Mes: noviembre 2009

JAZZ PARA LA ISLA

Voy aumentando el equipaje mientras ordeno…Once albúmes predilectos, aquellos que habitualmente escuchaba durante la (devastadora) experiencia de escritura de guiones a toda velocidad, más de setenta programas al año…Escuchar, vaciar la mente en la morosidad de lo que sucede, hasta aprender a ver que hay, en la vida que nos rodea y en nuestro propio corazón, una tranquilidad que ni siquiera sospechábamos. Lo más adecuado para una isla no del todo desierta.

“The Köln Concert”, Keith Jarrett, 1975
“A turtle’s dream”, Abbey Lincoln, 1995
“Revisited”, Charles Mingus, 1965
“Quintette du Hot Club de France”, Django Reinhardt, Stephane Grapelli (1934, 35, 36, 37)
“At the Golden Circle, Stockholm”, Ornette Coleman Trio, 1965
“Alone in San Francisco”, Thelonious Monk, 1959
“Kind of blue”, Miles Davis, 1959
“Alone”, Bill Evans, 1968
“Lush life”, John Coltrane, 1958
“Tortoise”, Tortoise, 1994

“Jazz at Massey Hall”, The Quintet (Parker, Gillespie, Powell, Roach, Mingus), 1953

CIEGOS EN EL PAÍS DE LOS MUDOS


La cosa se presta a broma fácil, desde luego. La cuarta edición del Premio Solidario ONCE Extremadura recae en esta ocasión en…Canal Extremadura TV. Sin comentarios. Su criterio es indiscutible: son el mejor cliente posible para ese medio invisible. A la entrega de premios asiste la plana mayor del régimen. Los tres anteriores galardonados son la Universidad de Extremadura, el Consorcio López de Ayala y la Diputación de Badajoz. No hace falta ver para creer. Chiste fácil, otra vez.

ESTERCOLERO


Una autopsia revela que el fallecimiento de una niña de tres años se produjo por una caída en días previos -a la que un médico no hizo caso alguno en urgencias-, que las levísimas quemaduras que su cuerpo mostraba se debieron a una reacción alérgica a un potingue y que quedaba descartado cualquier abuso, desmintiendo categóricamente un informe médico que mandó a prisión a un joven, cuyos argumentos resultaron coincidir con el veredicto forense. Entretanto, un periódico de tirada nacional ofrecía en su portada el rostro del asesino (ni siquiera presunto), el gobierno autonómico de turno exigía justicia ante el cuerpo aún caliente de la niña maltratada y clamaba contra la atrocidad, mientras los medios de comunicación abrazaban en masa la historia oficial: crimen. El falso culpable, víctima de la furia de nuestro estercolero, se ha derrumbado hasta tener que ser hospitalizado. Poca reacción es. Nadie dimite, nadie pide disculpas, nadie consuela. Todas hieren. Sólo la última mata. Pero raramente a quienes más lo merecen.

Ilustración: J.R Mora

PARA EL TOCADISCOS DE LA ISLA

Euforia de inventario y clasificación, coincidiendo con el día, tal como hoy, que compré el “Sombra y luz” de Triana, hace ¡30 años! Vinilos y compactos a centenares, por no decir miles. Ante la posibilidad de una noche de luna al fuego de las hogueras en la húmeda arena del paraíso, mis once grabaciones predilectas -en lenguas estatales-, con aquel disco aún siendo mi favorito.
“Sombra y luz”, Triana, 1979
“No me iré mañana”, Antonio Vega, 1991
“Cuentos chinos para niños japoneses”, Love of Lesbian, 2007
“Por amor a lo que venga”, Ciento Volando, 2001
“Taxi”, Antònia Font, 2004
“Una semana en el motor de un autobús”, Los Planetas, 1998


“De un país en llamas”, Radio Futura, 1985

“Agila”, Extremoduro, 1995
“De espaldas a ti”, Esclarecidos, 1985
“Activando la disidencia”, Bloomington, 2006

“L’argot du bruit”, Pascal Comelade, 2003

LA ISLA

Ha llegado la hora del inicio del traslado de las películas a su nuevo hogar, las flamantes estanterías de la casa de al lado, es decir, de la “produ”. Haciendo balance y en previsión de algún pequeño apocalipsis, guardo mis doce títulos para la isla desierta que nos espere. Por orden cronológico, so pena de dejar espacio para otras decenas de su mismo calibre, para un servidor, inmenso.


“Amanecer”, F. W. Murnau, 1927


“Breve encuentro”, David Lean, 1945
“Vivir”, Akira Kurosawa, 1952

“La noche del cazador”, Charles Laughton, 1955
“Senderos de gloria”, Stanley Kubrick, 1957
“Sed de mal”, Orson Welles, 1958
“El sur”, Victor Erice, 1983

“La vida de bohemia”, Aki Kaurismaki, 1992

“Léolo”, Jaun Claude Lauzon, 1992
“Eyes wide shut”, Stanley Kubrick, 1999
“Código desconocido”, Michael Haneke, 2000
“El hombre del tren”, Patrice Leconte, 2002

LE BATTEUR DU BOLÉRO

Mi rendida admiración por Patrice Leconte (considero su filme “El hombre del tren” -L’homme du train, 2002- entre mis tres películas contemporáneas, y el guión de Claude Klotz alcanza la misma cifra entre mis predilectos) se concreta en entusiasmo por el cortometraje adjunto, “Le batteur du Boléro” (1992) una pieza filmada en dos únicos planos (y en cuatro únicas tomas, tal como explica, eso sí, en inglés, el cineasta en el video) sobre la figura del baterista del Bolero de Ravel. El cómico Jacques Villeret interpreta histriónica y entrañablemente a su personaje. La película de Leconte define a la perfección el mérito del cortometraje como pieza cinematográfica del mismo valor que el largometraje: adecuada a una idea sencilla y perfecta, y a la duración exigida.