Mes: febrero 2011

LA REALIDAD Y LA FICCIÓN

BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO
Núm. 44 Lunes 21 de febrero de 2011
Sec. III. Pág. 19663

“Resolución de 30 de noviembre de 2010, aprobada por la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, en relación con el Informe anual de la Comunidad Autónoma de Extremadura, ejercicios 2004 y 2005.
La Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, en su sesión del día 30 de noviembre de 2010, a la vista del Informe remitido por ese Alto Tribunal acerca del Informe Anual de la Comunidad Autónoma de Extremadura, ejercicios 2004 y 2005, acuerda:
Instar al Gobierno de la Comunidad Autónoma de Extremadura a que:

1. En el cumplimiento del principio de economía en la contratación, pondere de forma adecuada la valoración del precio de las ofertas.
2. Corrija las deficiencias detectadas por el Tribunal de Cuentas en los contratos que han sido objeto de examen, especialmente con relación a los criterios de adjudicación y, en todo caso, cumplir escrupulosamente la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.
3. Se implante lo más rápidamente posible una contabilidad adecuada para los gastos de financiación afectada, para conseguir que sea real y no ficticio el superávit o el déficit que arroje la propia cuenta.
4. Se complete la normalización contable de la provisión por insolvencias.
5. Se contabilicen por separado las cuentas de los diferentes Organismos y no integradas en la Cuenta General de la Comunidad de Autónoma, a fin de conseguir la necesaria claridad en todas ellas.
6. Lleve a efecto la exigencia del Tribunal de completar el inventario de los bienes y derechos de la Comunidad Autónoma con una valoración actualizada y completa de los mismos para que las cuentas de balance y de resultado sean reales y no ficticias.
7. Acelere los procesos de concesión de subvenciones y ayudas resolviendo en plazos adecuados los oportunos expedientes.
8. Efectúe las auditorías externas correspondientes a las diversas entidades integrantes del sector público, autonómico o municipal.

Palacio del Congreso de los Diputados, 30 de noviembre de 2010.–La Presidenta de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, María Isabel Pozuelo Meño.–El Secretario de la Comisión Mixta para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, José Luis Ábalos Meco.”

50 MESES

http://www.facebook.com/v/1719169431908

Cumplimos, en Libre Producciones, 50 meses de veto absoluto por Canal Extremadura, con la aquiescencia del gobierno autonómico, la clase política, el personal del medio y de casi todos los demás, y la ‘patronal’ del sector. ¡Y sumando! Más de cuatro años con la puerta en las narices. Puestos a elegir, hemos salido ganando, por aquello del pequeño mito creado al respecto. Aquí estamos todavía, je,je. Paciencia…

Parece mentira, pero “Calle de la Estrella, sin número”, el episodio de “El lince con botas” sobre afiladores ha cumplido diez años desde su edición…Su sinopsis: “La poética descripción del lugar perdido, bajo un olivo, dónde, como él mismo cuenta, nació un día…Julián se aferra al manillar de una bicicleta, como aquel personaje al que desesperaba un robo…Quizás no sea un maestro del oficio. Quizás repite de memoria lo que un día aprendió, haciendo girar una rueda que no es la de la fortuna . Pero no deberían perderse estos pasos en la turbia lejanía.. ¿No se decía antaño que, si hay pobres, es para que resplandezca más la caridad de los ricos? Y en este caso, como para sacar filo a tan acerada ironía, podríamos contar con un hombre que siempre volvería sobre sus pasos, silbando para atender nuestra llamada…” De la versión final del locutor (el mítico José María del Río) desapareció la cita cinéfila porque acogía un error impropio de su guionista, yo mismo: se achacaba “Ladrón de bicicletas” a… Visconti. Debería haberlo dejado. Ahora me hace gracia. Tanta como me hará ver pasar el cadáver de alguno por delante de la puerta de mi casa. Y por ahora, me conformo con la metáfora.

TREINTA VELOCES AÑOS

30 años después del frustrado golpe que le encumbró como figura mediática (protegida además por leyes de tono medieval), el monarca cazador impuesto por la dictadura opina, en otra de sus sentencias telegráficas, que España está ‘mejor que hace tres décadas’. Es evidente que ha de tener motivos y argumentos para tal aseveración, dada su condición de jefe del Estado y aficionado al deporte de élite.
Quizás no se plantea los argumentos en contra de esa opinión: España sufre un déficit democrático brutal, impuesto desde las instituciones, la partidocracia y el sector financiero y de la comunicación: el miedo a la represalia económica asoma constantemente a la hora de implicarse individualmente en defensa de cualquier conquista social; el mapa de la corrupción es abrumador, y parte desde la base misma de una sociedad endeudada hasta alcanzar su cima, los gobiernos; la educación pública conoce la peor etapa posible, siendo el intervencionismo político la principal fuente de sus desastrosos resultados; la investigación y el desarrollo llevan años con el pie en el estribo del tren, para emigrar; la justicia es una posibilidad, sujeta también a la decisión política, cargando además con basura del nivel de la doctrina de ‘pertenencia intelectual’ como legitimación de la persecución; la violencia estructural se ha potenciado como cortina de humo mediática, sin que se le oponga recurso alguno; de la economía y la pérdida de autonomía en favor del ‘mercado’, las corporaciones y la política exterior, mejor evitar la cita por la obviedad de sus resultados; las 17 comunidades deben hasta los calendarios y su despilfarro es algo tan sencillo de señalar que ningún ciudadano discutiría la evidencia; los recortes consecutivos de la protección social son una siembra semejante a la que provocó el desgaste de la agricultura y ganadería doméstica en favor de la concentración y la gestión privada y especulativa de los bienes de primera necesidad; el medio ambiente en este país nunca fue una prioridad, se salvan los muebles mientras se quema la casa. La política exterior coquetea con dictadores hasta que sus pueblos, sucesivamente, ‘descubren’ que lo son, y los ex-presidentes andan a su libre albedrío presumiendo de quien de los dos es más depredador. Hay una guerra en marcha en Afganistán y los disparatados gastos en ‘defensa’ carecen tanto de explicación lógica como de cualquier valladar que les impida perpetuarse. La gran cultura existe pero está criminalizada y oculta hasta la asfixia detrás de los escaparates que ofrecen los medios. La memoria histórica se ha vendido como negocio, obligando a las víctimas y a sus familiares a mendigar caso y no obtener nunca justicia. Las clases gobernantes han abierto aún más la sima entre ellas y los modestos, a quienes han chantajeado mediante el ardid de obligarles a endeudarse para mejorar el parque móvil, los frigoríficos y el suelo de las casas…La mayoría de los jóvenes pretenden ser funcionarios para librarse de problemas y los que hoy lo son aparentan jamás haber sido jóvenes. Así las cosas, el monarca se siente satisfecho de su reino, que se mantiene en pie porque nadie es capaz de asumir su culpa. Se reparte entre todos y se disuelve por el desagüe, a la espera de véte a saber qué magia sostendrá el estado de las cosas.

¡NI UNA!

Ecolo-Verdes Extremadura presenta “Por qué no”, campaña informativa sobre la situación actual de los proyectos de Térmicas en la comarca de Mérida.

“La campaña del partido político ecologista extremeño desea, a través de los dípticos que se repartirán en Mérida y su comarca, informar a los ciudadanos sobre los efectos negativos de las térmicas en la salud y la economía, y de la situación actual de los tres proyectos (Alange, La Zarza y Valverde de Mérida), las responsabilidades políticas y los incumplimientos de las promesas electorales de los equipos de gobierno municipal de la Zarza (PSOE), Valverde de Mérida (PP), y el silencio vergonzante de la corporación municipal de Mérida.

El díptico, que se repartirá en Mérida y en las localidades cercanas, denuncia las manipulaciones y la presión de las multinacionales energéticas Iberdrola, EGL o Siemens sobre las corporaciones municipales y el apoyo institucional que han recibido desde la Junta de Extremadura.

Ecolo-Verdes de Extremadura insiste en su escasa utilidad social por varios motivos. Durante su funcionamiento sólo generaría 30 puestos de trabajo. Su gran consumo de recursos naturales, así como su gran impacto contaminante, perjudicarían no sólo a la salud, sino que también repercutiría negativamente en la economía, los productos de la zona y el turismo, especialmente el turismo de naturaleza y de salud, como el de Alange, con más de 250 empleos directos que dependen de su balneario.

En un solo día, asegura Ecolo, la central térmica de Alange de 800Mw arrojaría a la atmósfera 7 toneladas de óxido de nitrógeno (causante de lluvia ácida, generador de ozono, agravante del asma y otras afecciones respiratorias), el equivalente al que pueden emitir 1 millón de coches.

El díptico de Ecolo informa también de la situación de los tres proyectos; por una parte, todos tienen ya el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente, con la Declaración de Impacto Ambiental positiva. La administración regional trabaja en la concesión de su permiso para “la Autorización Ambiental Integrada” y los Ayuntamientos se han encargado de facilitar los trámites urbanísticos y de suelo. Los tribunales, por su parte, deberán pronunciarse ante las irregularidades denunciadas por la asociación Ciudadana Térmicas No, asociaciones ecologistas y Ecolo-Verdes de Extremadura.

Ecolo-Verdes de Extremadura acusan a Ángel Calle, alcalde de Mérida, de lavarse las manos ante su responsabilidad.

Para Ecolo, el silencio del Ayuntamiento de Mérida sobre este asunto es vergonzoso e “instala a Ángel Calle en la política de Poncio Pilato, lavarse las manos ante el problema, más obsesionado por cumplir los deseos de su partido que por el interés general de los ciudadanos de Mérida”.

El Alcalde de Mérida con su silencio, siempre ha querido ocultar su complicidad, y la de su partido, con los proyectos de las Térmicas, pero los hechos son incuestionables: no hizo caso a la petición de una Moción contra las térmicas como sí han hecho 13 Ayuntamientos de la comarca, en ningún momento ha mostrado su preocupación, no ha informado a los ciudadanos, no ha presentado alegaciones y cuando las principales organizaciones medioambientales de la región le solicitan, como Alcalde de una ciudad rodeada por Térmicas, la organización de un debate, responde “ya no es el momento del debate sino de esperar la decisión que tome el Ministerio” que, a su juicio, ” será la correcta y más beneficiosa para todos”.

Ecolo denuncia así la complicidad política-administrativa de los cargos electos con las multinacionales energéticas y la obediencia, en algunos casos, a las decisiones del partido. Recuerda Ecolo-Verdes de Extremadura que Extremadura exporta el 80% de la energía que producimos, mientras, otros grandes consumidores como Madrid o la comunidad autónoma valenciana, han prohibido con el consenso de todos los partido políticos la instalación de centrales térmicas en cualquier localidad de su territorio. ¿Por qué aquí no?”

KAPUZINER

Promocionada en una cervecería de Santiago (en la que la media de edad de los clientes se asemeja a la del recreo de un instituto), al revelador precio de 8’20 € el litro (6’30 € en tiendas), la Kapuziner Weissbier de medio litro responde a las expectativas sobre su prestigio pero, como la popularísima Franziskaner -con la que comparte aroma, cuerpo, sabor e incluso el sinuoso trazado de su grueso vaso-, se viene abajo si se la deja reposar. En fin, no sé qué me recuerda…Ligeramente turbia y amarillenta, resulta extremadamente placentera bien fría y bien servida, sin excederse en la espuma para poder apreciar su notable cremosidad. Si se calienta, como cualquier otra de trigo, mejor rogar porque en el local o en la nevera haya cerca una Grimbergen doble y sus 6’5º de caramelo. La mejor y módica pareja.

LA GALBANA


Nuestra humilde familia profesional crece. No tenemos suficiente con la travesía por el desierto de la producción audiovisual, que vamos a naufragar también en el mar editorial. A partir de marzo nace “La Galbana, Pequeña editorial”, un sello propio y familiar con el que pretendemos hacer (y distribuir) libros de autores muy cercanos, abarcando la poesía, la narrativa (novela, guiones, cuentos, microrrelatos y ensayo) y la historieta gráfica, de manera tranquila, cuidadosa y humilde: quizás dos o tres títulos al año si la dinámica lo permite, para luego, con el tiempo, ir declinando, obviamente. El logotipo es obra de Rafael Mellado y en poco tiempo estará en la calle la primera de nuestras pequeñas ediciones, que responde al ISBN 978-84-614-7216-1.

EL FUTURO

La vía de cuatro carriles a Evora, desde Badajoz, absolutamente desierta, a la ida y a la vuelta. Es la mañana y también la tarde de un lunes. En 180 kilómetros, cuatro camiones y tres turismos. Contados entre la estupefacción. Nadie en absoluto en la estación de servicio, con un joven de dieciocho años atendiendo, solo, el negocio de la corporación. La gasolina a 1’53 € el litro y el peaje, 11 más. El “Diario do Sul” clama en portada, ese mismo día: “El cobro en las autovías llena las carreteras secundarias”. Así que Portugal no era solo el pasado: es también el futuro.

CARACOLA

Achaca el presidente del gobierno español su volubilidad a la agitación de “la economía”, en referencia ambigua al nerviosismo del poder auténtico: el no menos ambiguo “mercado”, esto es, el muy inequívoco “dinero”. Zapatero, como sus predecesores al timón, ha sido un pelele, otro títere al cargo de otro paréntesis ominoso en la historia de este país. Confiesa, en cualquier caso, que la ideología y la ética no pueden sobrevivir a la presión de la economía. Con él (daba pánico pensar en el hombre que hay detrás de la máscara cuando, en una entrevista televisiva reciente, tenía como respuesta preparada que el mejor sabor de su trabajo se lo dejaba saber que había hecho feliz a “personas del mismo sexo que habían podido casarse”: su único y patético asidero en ocho años de mentiras) se ha consolidado el modelo de gobierno sujeto al rumbo del dinero y a los intereses creados, al tiempo capaz de desmentir hasta el color de los muros grises del parlamento. No habrían hecho falta los papeles de Wikileaks: a estos, como a los gabinetes de González o Aznar, o a los próximos que lleguen, basta mirarles el traje y las patas de gallo para saber que mienten, que son unos embusteros. La distancia entre algunos y otros es la que existe entre aquellos que disfrutan haciéndolo con respecto a quienes solo lo hacen por dinero.

Ya no es tiempo de encontrar los colmos. Por eso, el anuncio de prórroga de la vida útil de las centrales nucleares es solo una caracola más que pone en nuestros oídos, parafraseando a Benedetti, todo el escándalo del mar. Para la gente en la que yo creo, el mar es otro que el que ellos escuchan. Y no estaríamos dispuestos a sacarle brillo al oro monigote que mueve a estos hombres a su absurda y, potencialmente, criminal condición. La hora de rectificar llegará, a buen seguro, demasiado tarde.

NO ES PAÍS PARA VIEJOS

La reciente lectura de la espléndida novela “No es país para viejos” de Cormac McCarthy, me ratifica en la impepinable decadencia de los hermanos Coen: su versión cinematográfica de esta obra sublime atropella su alma, cosa que podía detectarse aún sin haber leído ni la solapa del libro. El disgusto que me provocó el filme -desde entonces me niego y negaré a ver película alguna de estos personajes, rencoroso que es uno- se acentúa en estas fechas al asomarse a la novela de McCarthy, un autor que hay que dosificar, por aquello de su intensidad provocadora. Sin entrar en mayores comparaciones entre el cine y la literatura (“me gustó más la novela”, le dijo una cabra a otra mientras comía el celuloide), la reflexión del escritor sobre el mal que ha engendrado a su país, cuya vigencia está anudada a su progreso, y del que no consigue escapar, aún a pesar de los remordimientos de una parte estimable de sus ciudadanos, y la explícita alegoría sobre el arrinconamiento de la vejez por ser prueba de cargo contra ese fantasma de la violencia y la maldad (las últimas páginas del libro son una extraordinaria reflexión en este sentido, agónica y aterradora, muy en la línea del autor) son suplantados en su versión cinematográfica por un catálogo de obviedades tan irreflexivas como la elección de la óptica que monta la cámara en cada plano: la truculencia en McCarthy va siempre más allá de lo explícito: no es a la representación de un dolor físico y moral artificioso a lo que somete al lector, sino a su temor, a un enorme miedo a convertirse en víctima o asesino. Encarnado el mal en esa fantasmal muerte-asesino que se escapa al entendimiento y la profesionalidad del defensor de la ley que protagoniza el relato, resulta revelador el párrafo en que un testigo, en la novela, describe al brutal personaje: no tenía nada de particular, cuenta, era una persona normal, cuyo rostro podría perfectamente olvidarse. Ni que decir tiene que tanto el diseño de las características físicas como la dirección artística del personaje interpretado por Javier Bardem traicionan de facto este decisivo detalle. Con ella y otras tantas traiciones, los cineastas y la industria del cine atropellan el mensaje incendiario de la obra: la muerte es, somos, todos, y “No es país para viejos” es un drama sobre la irresponsabilidad de no aceptar lo que nos incumbe como seres humanos, sobre la lógica perversa de la ambición, sobre la falta de autoridad moral para enfrentarse a una no menos perversa lógica del exterminio que, en la novela, expresa con enorme suficiencia el personaje del psicópata-muerte: él elimina porque tiene el compromiso moral de hacerlo, dado que nadie se sacrifica por evitarlo y todo queda, pues, dejado al azar. Y también trata la novela sobre la impunidad que, con esas renuncias, cada uno ofrecemos al crimen, al abuso, a la guerra por venir. Como en tantos otros casos, el cineasta desactiva la dinamita en beneficio de su consumo como un vulgar guiñol, sobre el cual el tiempo ha dejado ya montañas de polvo apenas tres años después de filmarse. Y aquí paz y después gloria.

LA BROMA PESADA

Prisa y sus dueños (Telefónica y Berlusconi incluidos) recuperan los derechos del fútbol europeo a partir de 2012, tras superar a sus rivales en la subasta. Al tiempo, la Liga de Fútbol Profesional exige la supresión del partido semanal en abierto, para poder redondear sus ingresos anuales hasta los ¡1.000 millones! de euros… Algunos reflexionan acerca de lo inadmisible de la gratuidad de este espectáculo mientras se ponen en cuestión servicios sociales: la propia patronal y los medios exigen que se cuestione su protección pública, vigente desde la ley de Álvarez Cascos. Y lo conseguirán: hasta quien detenta esos derechos (Media Pro) está a favor de cerrar la ventanilla al fútbol en abierto.

Así, la broma pesada del gobierno extremeño al ‘garantizar’ la Champions League en abierto a través de una subvención, emisiones que terminarán en mayo de 2012, ha supuesto que el canal autonómico emita a lo sumo 26 partidos de fútbol de alta competición al coste de 95.961 € impuestos incluidos por cada uno de ellos, sin posibilidad, como era de preveer, de fidelizar una audiencia mínima para el canal. Se trataba exclusivamente de un gasto demagógico, quizás el último de una etapa faraónica para olvidar. Gestión realizada con el apoyo de la oposición y el visto bueno de la sociedad extremeña. Evidentemente, este país carece de remedio. Y de ello Extremadura es su más obvio síntoma.

COMO GUSTÉIS

Siempre es un placer arrimarse a Kenneth Branagh, aunque sea con una pantalla de por medio, como cualquier simple mortal. Autor de la que considero mi comedia favorita (“En lo más crudo del crudo invierno / In the bleak midwinter”, 1995), hace unos días nos asomamos a “Como gustéis / As you like it” (2006), adaptación de Shakespeare que incluye el irresistible monólogo sobre “las siete edades del hombre”. Solo por asistir a la interpretación de Kevin Kline de estos versos, y por comprobar la sostenida lucha de los intérpretes con los pentámetros yámbicos frente a la planificación de cámara extremadamente respetuosa con ellos, merecerían la pena dos horas junto a un filme que rueda a medio camino entre la potencia sensual de “Much ado about nothing” (1993) y el delirio de “Love’s labour’s lost” (2000). Ambientada la comedia en un Japón más onírico que verosímil (afortunadamente), entre luchadores de sumo descompensados, actores negros encarnando personajes wasp y bellas mujeres en la piel de imposibles mancebos, más un epílogo felliniano en el que se descubre la enormidad circense de un rodaje financiado por la HBO y la BBC, epílogo que aparece después de los créditos y tras un final a lo Busby Berkeley, poca más luz ha de arrojarse sobre una obra que, como la casi totalidad del Branagh cineasta, podrá pasar desapercibida, pero raramente nos será indiferente si conseguimos verla. Y conseguir hacerla y en las condiciones artísticas y técnicas que ofrece, ya es suficiente mérito, además. La penitencia, tener que dirigir “Thor” para un gran estudio o encarnar con un laconismo severo (él, el anfitrión del histrionismo) a Wallander en el serial televisivo sobre el personaje de Mankell. Un drama, pero por lo menos no es Robert DeNiro.

EN ACTIVO

Soy antisistema. J.R. Mora

“Pues sí, puede que lo haya sido siempre.

Soy de los que aguanté que me miraran como a un necio, un pobretón, cuando no dejé que me atracaran con una hipoteca que sabía que no podía pagar.

Soy uno de aquellos que muchos miraron mal cuando pregunté cabreado qué habían hecho durante 15 años esos apalancados de la Junta de Andalucía, y sus democráticas herramientas de control, mientras en Marbella robaban a seis manos la pasta del pueblo durante 15 años.

La democracia representativa a cambio de un voto caducó en eso que llaman la fiesta de la democracia… a la basura, se ha podrido y le han salido gusanos a esos gusanos.

No hay consultas, no decido nada, la participación ciudadana es una puta broma, los mismos que se llenan la boca de participación ciudadana son los mismos que la politizan, criminalizan y reprimen cuando alguien se anima a practicarla.

Los ciudadanos no redactan los programas electorales, no hay intervención en los nombramientos de inútiles subalternos a dedo.

Políticos inventado leyes, en lugar de personas de ley. Gestores de lo público sedimentados en su chanchullo vitalicio, en su sistema, ese que alimenta el interés de otros ciudadanos por medrar para conseguir un contrato a tiempo perpetuo en su casino de etiqueta.

Jóvenes de boina con USB, wifi y redes sociales, adultos desencantados, puretas cascarrabias, viejos pobres.

Y en cualquier esquina con la farola fundida, el espíritu de servicio público agoniza mientras un perro levanta la pata para echarle un chorrito.

Votos que valen menos, desigualdades aleatorias y por capricho, ruedas de prensa sin preguntas, periodistas haciendo campaña, demagogias con traje y corbata, gemelos de oro.

Metiendo dinero de verdad a bancos para que vuelvan a convertirlo en dinero de mentira…y otro poquito de paro.

Impuestos siempre arriba, salarios y condiciones laborales bajando cada día a las cloacas, cuando permitirse el gasto del conjunto de los productos de primera necesidad ya es casi un lujo. Representantes que no trabajan representando a los trabajadores que pagan la cuota.

Agentes sociales que huelen a marqueses con piel de pana.

Y las hienas que lloran cuando habla la patronal.

Si el sistema es esta mierda, soy antisistema.

En activo.”

EL GRACIOSO

En un país como éste, dónde Victor Erice no rueda mientras la imagen de Prisa es un director de películas de terror del nivel de un estudiante californiano de primero de carrera, nada puede ya sorprendernos. En particular, viniendo de un aprendiz de cineasta. El tal Vigalondo se echa el pisto de su fortuna (protagonista de un horrendo spot) en las redes sociales aprovechando para hacer chascarrillos sobre lo intocable: el mal absoluto. Si fuera alemán estaría en el trullo. Si fuera alemán, en cualquier caso, jamás hubiera dirigido una película. Y eso que nos hubiéramos ahorrado todos. Mas la sensación cada vez más cristalina de que hay que ser un auténtico descerebrado para filmar cine comercial en España, esa persiste y se agranda cada día que pasa. La extinción de este género parece una prioridad cultural, digo yo, en imitación del buen gusto del individuo.

EL EQUIPO DEL PUEBLO

Todo es tan de telefilme que parece escrito por un alma superficial, de serie C ó D: el Barcelona es el mejor equipo de la historia, tiene temple en el palco, elegancia y sabiduría en el banquillo -impagable ese Guardiola llamando por su nombre a los reporteros en las ruedas de prensa-, brillo en el césped, aspecto de club casero en el que todos comen en casa de sus madres y una reluciente imagen de humildad absolutamente incompatible con el nivel de vida de sus jugadores. Pero ahí está, tan campante. El Barça tiene aura de reverencia e imbatibilidad, como el John Wayne de “Centauros del desierto”, y hasta Walter Pandiani -que tiene nombre de personaje de novela negra uruguaya- dice que es ‘el equipo del pueblo’. Enfrente ese perfume culé tiene, en Chamartín, una equivocación. El guionista de la comedia ha elegido para los blancos todos los tópicos del sinvergüenza. Excepción hecha del verbo borgiano de Jorge Valdano -que tiene nombre de personaje de novela negra argentina-, no ofrecen nada más que errores. Si acaso, disparates. El primero lo cometieron cuando se desembarazaron del hombre de la casa por antonomasia, Vicente Del Bosque -que tiene nombre de personaje de novela negra de Eugenio Fuentes- y lo hicieron justo en plena celebración del éxito de un título que ahora se antoja una posibilidad remota, como si la Liga fuera derribar el Valle de los Caídos. Con ello, el magnate que lo dirige acabó con el valor del club, su filosofía conciliadora entre lo óptimo y lo de barriada, ese toque primoroso de irreductibilidad propio de quienes son capaces de enguajar la suntuosa herencia de los abuelos con el ánimo desprendido de haber trabajado, como uno más, en barrizales. Y lo hicieron confiados como estaban en la histórica falta de construcción del rival, caracterizada por su patética dirección a cargo de constructores. Después llegaron otras equivocaciones de las que arrepentirse, pero nunca tanto como la de dejar el buen nombre del equipo en manos de especuladores con la imagen y su brocha gorda: Aznar en el palco, trituradora de técnicos, segunda versión mesiánica con fichajes calamitosos de catequistas como Kaká, u hombres-valla como Cristiano, tan competente como descuidado en su educación, y no digamos nada de su condición de futurólogo. Por fin, amanece Mourinho como la amenaza definitiva: contra el bien, opongamos el mal. Si una vez, de un golpe de fortuna, le hincó el diente a los buenos, ha de esperarse que la flauta suene otra vez en beneficio de los malos. El guión de la comedia, penoso, lo convierte este personaje omnipresente en un aún más burdo serial. Caprichoso, victimista, de mensaje transparente en su resultadismo, convencido de su inmunidad, injusto y pretencioso, Mourinho agota los calificativos en su faceta de comunicador. Tanto, que compromete su seriedad profesional e incluso la simpatía de su nacionalidad. Seductor de masas con el estilo grandilocuente y arisco de Mel Gibson (el hombre que debería interpretar su papel, como Mark Hammil debería hacer de Messi), Walter Pandiani lleva razón cuando dice que el Madrid no es ya equipo para el pueblo. Es equipo para entender la crisis. Haga usted las cosas mal y lo acabará pagando. ¿Y cómo lo paga? El responsable cada vez se enriquece más mientras a su alrededor todo le dice que no hay manera humana de comprar la felicidad. En cualquier caso, como ilustre representante de eso que llaman ‘el mercado’, la solución es cualquier cosa menos echar la vista atrás. Y perderse, de paso, en la tiniebla creada por su presencia. El guionista, alma superficial, tendrá que acabar en cualquier momento con este suplicio. Y lo hará. Probablemente, con algún nuevo escarmiento, para satisfacción del maniqueísmo más obvio desde los western del cine mudo.

DOMINÓ

Son las cuatro de la tarde y el solecito que enfoca la fachada del bar limita los daños del frío del primero de febrero. El par de jubilados apuran en la puerta los chatos digestivos, el café negro como el corazón de un usurero y el cigarrillo no menos negro. Les saludo haciendo alusión al tabaco, al frío, a la salud y a la ley. Resignados están, pero alegres y contentos de chascarrear. En el interior del local, apenas el paciente jefe y un parroquiano más. Al salir, los dos hombres retoman el tema y, mientras me alejo, escucho la sentencia: “Aquí deberíamos hacer como los de Túnez y Egipto. Y no solo por el tabaco”. “No caerá esa breva”, contesto, mientras me aparto para que los probos obreros sigan echando tranquilamente el asfalto ardiente sobre las calles del pueblo. Dos horas y media después, quinientas grullas sobrevuelan los tejados, sabiendo perfectamente hacia dónde señalar.

IMPACTO SOCIAL: LA ENERGÍA

Texto literal del Acuerdo Económico y Social del gobierno español y las centrales sindicales convocadas. En lo referente a la energía: Propone “un conjunto de medidas de carácter estructural que contribuyan a la sostenibilidad económica y medioambiental a medio y largo plazo”. Promueve “fomentar la eficiencia y sostenibilidad en el sector del transporte, por su importancia en cuanto al consumo energético y a las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante la sustitución gradual de combustibles fósiles”.

Los firmantes del acuerdo continúan diciendo en Madrid exactamente lo contrario que en Mérida, pese a ser los mismos y representar idénticos intereses. La realidad, en cualquier caso, se impondrá. La verdad se ha revelado ya hace mucho.


“La energía constituye uno de los ejes principales de la actividad económica y, como tal, un motor para el desarrollo y progreso de cualquier país. Uno de los grandes retos de los Gobiernos del siglo XXI es el de garantizar a sus ciudadanos y empresas un sistema de abastecimiento energético basado en tres objetivos: 1) la seguridad de suministro y la reducción de la dependencia energética, 2) la competitividad económica y 3) la sostenibilidad medioambiental.

En los últimos años el sector energético ha experimentado profundas transformaciones como consecuencia de la creciente participación de las economías emergentes en la demanda energética, del importante desarrollo tecnológico y de los compromisos internacionales en materia de reducción de las emisiones contaminantes de los modelos de generación de energía. A ello hay que añadir, en el caso español, debilidades como la elevada dependencia exterior o el relativo aislamiento de nuestra red básica de energía del resto del continente europeo.

Todos estos cambios, junto a los rasgos propios del sector energético español, refuerzan la dimensión estratégica de este sector y exigen la adopción de un conjunto de medidas de carácter estructural que contribuyan a la sostenibilidad económica y medioambiental a medio y largo plazo, garantizando la estabilidad frente a los cambios de ciclo económicos y políticos.

Paralelamente, el actual contexto económico ha condicionado la evolución de la demanda energética nacional e internacional poniendo de manifiesto la necesidad de medidas de naturaleza coyuntural.

Desde el convencimiento de que la política energética es un factor clave para impulsar un desarrollo económico compatible con la protección del medio ambiente, las partes firmantes consideran que la consolidación de un modelo energético sostenible, estable y eficiente, que refuerce la confianza de empresas y de consumidores, exige el impulso de las siguientes actuaciones.

1. Las partes negociarán y realizarán una propuesta compartida para el horizonte 2035. Se llevará a cabo en el seno del Grupo de Trabajo de la Industria y Energía para el Diálogo Social Reforzado durante el primer trimestre del año. Se tomará como base de partida el mix energético de referencia a 2020 de la Subcomisión de análisis de la estrategia energética española. Las partes asumen este mix como orientador de la política energética a desarrollar con este objetivo temporal. Asimismo, el citado grupo de trabajo, también abordará la gestión de los residuos nucleares.

El mix de referencia tendrá en cuenta el objetivo de convergencia con los valores medios de la UE de la intensidad energética y la reducción de la dependencia en este ámbito. Además, contemplará una mayor electrificación de la economía y asegurará el cumplimiento en 2020 de los objetivos de alcanzar el 20% de energía final renovable y, de modo específico, el 10% de renovables en el transporte. Lo anterior exigirá el desarrollo de las interconexiones de electricidad y gas hasta alcanzar los objetivos establecidos en el ámbito europeo.

2. Las partes acuerdan realizar una revisión de los principales componentes del precio de la electricidad, con objeto de eliminar las posibles ineficiencias, reducir los sobrecostes y dar transparencia a costes regulados y precios. También se analizarán los mercados minoristas de electricidad, de gas y de gases licuados del petróleo, con el objetivo de preservar el necesario grado de competencia y calidad del servicio. Se establecerán mecanismos de protección social para los consumidores más vulnerables y/o con menor capacidad de ahorro energético.

3. Reforzar el liderazgo de España en el ámbito de las energías renovables, que contribuyen a reducir las emisiones y a aliviar nuestra dependencia energética exterior. Para ello se acuerda la elaboración de un nuevo Plan de Energías Renovables 2011-2020 en el que se recogerá una senda indicativa de la instalación de esta modalidad de energía que permita alcanzar el mix energético de referencia a 2020. Las políticas de apoyo a las renovables pondrán énfasis en el fomento de la innovación y el desarrollo tecnológico y la eficiencia en los mecanismos de incentivos a la generación, con el objetivo de que las empresas españolas fortalezcan su posición de liderazgo industrial en el ámbito internacional.

4. Impulsar medidas de ahorro y eficiencia energética a través del desarrollo de un mercado de servicios energéticos, incluyendo medidas de apoyo a la financiación de las empresas de servicios energéticos. En particular, se contemplan actuaciones como el desarrollo y ejecución del Plan 2000 ESE y, con la participación de los agentes sociales, la elaboración de una futura ley de Eficiencia Energética y Energías Renovables, así como la aprobación de un nuevo Plan de Acción 2012-2020 de Ahorro y Eficiencia Energética. Se valora, en este sentido, que el ahorro y la eficiencia en este ámbito tienen una repercusión notable en el desarrollo tecnológico de los sectores industriales proporcionando nuevas oportunidades para la generación de empleo. El nuevo Plan de Acción continuará las campañas de concienciación entre los ciudadanos sobre comportamientos responsables en materia energética.

5. Apoyar una mejor gestión de la demanda energética. En este ámbito se plantean como actuaciones concretas el fomento de las redes inteligentes, la telegestión y la telemedida con el objetivo de facilitar a los consumidores señales de precio en tiempo real para que puedan reducir el coste energético a la vez que se optimiza el uso de las redes. Más concretamente, se desarrollarán tarifas que incentiven los consumos en periodos de menor coste para el sistema (p.ej. tarifas super-valle).

6. Fomentar la eficiencia y sostenibilidad en el sector del transporte, por su importancia en cuanto al consumo energético y a las emisiones de gases de efecto invernadero, mediante la sustitución gradual de combustibles fósiles

7. Apoyar e intensificar la investigación y desarrollo de las tecnologías de captura y almacenamiento de CO2.”