Mes: octubre 2012

FURIA

Pues nada, que los gloriosos amigos Geles y Luis me despachan el regalito: una cerveza ¡leonesa! que responde al nombre de Aora (compañía productora de ‘cervezas y maltas artesanas’) Furia (marca comercial de la cerveza Pale Ale en cuestión). Discutible diseño retro feísta (en fin…) en botella y etiquetas, traslado florida descripción de la casa: “Técnicamente esta cerveza artesana es una de la clase Pale Ale que hace una fermentación a alta temperatura con el fin de lograr una gran extracción de las maltas y conseguir una estructura que la hará fácilmente reconocible. Casi transparente y de color dorado claro. Aromatizada a base de lúpulo Nugget con notas afrutadas y de resina, así como herbáceas y florales. Espuma blanca, cremosa, consistente y de gran permanencia.Cuerpo medio-alto con un fino amargor, Retrogusto de notas tostadas sobre un fondo herbáceo, cítrico y floral. Cerveza elegante con elegante paso en boca, gran longitud y muy persistente.”

Una de las escasísimas Pale Ale fabricadas en España (como la Ambar 1900, por ejemplo), apenas cinco décimas de graduación superior a las horribles cervezas hispanas Pilsen por todos conocidas, es indispensable engullirla fría y rápido. El color no aventura nada bueno, es pálida como su nombre indica, pero sí el sabor, agridulce y aromático, casi excesivo. Aunque su agresividad termina pronto. Su presencia es efímera. Lo de ‘gran permanencia’ y ‘muy persistente’ que declara la propaganda viene a ser tan cierto como el programa electoral del bipartidismo…¿Qué habrían de decir de la permanencia de la Voll-Damm: ¿qué con una al año ya te queda el recuerdo? Amante perfumada y fugaz, aún así merece la pena esta Furia, si no se entra en comparaciones por arriba de la tabla. Y si no se le hace caso ni al catador oficial, ni al que le ha puesto nombre, por supuesto.

CUATRO…

…películas en lo que va de año. La última, la irregular ‘Tyranossaur’ (GB, 2011, Paddy Consedine), lamentablemente comercializada en este país como ‘Redención’ (el oficio de rabautizador de películas en España es el fiel reflejo del moralizante franquismo que nunca dejó de asolarnos). El caso es que esa es mi cosecha, hasta la fecha, del año 2012. Cuatro. Apenas presto atención al cine que se exhibe hoy en día, si bien guardo decenas de títulos interesantes pendientes de ver, y de autores muy ‘en boga’ (de países como Tailandia, Corea del Sur, México, Dinamarca, Irlanda o Bélgica, claro…) entre VHS, DVD y el disco duro del grabador, sin demasiadas ganas de echarles un vistazo. Tengo cierto apremio por ver ‘Le quattro volte’ italiana dirigida por Michelangelo Frammartino. Pero me cuesta creer que ya no le dedique apenas tiempo a una actividad que me llevó en el periodo 1983-1990 a acudir más de 1000 veces a una sala de cine, plazo en el que, y lo tengo anotado, llegué a ver ¡y reseñar! la friolera de 3145 películas, la inmensa mayoría penosas. Hoy en día, lo que me pregunto es qué cómo cojones hacía para vivir entre película y película. Algún recuerdo borroso, tengo… En cualquier caso, qué bien que, afortunadamente, me curé la chifladura. Por cierto, todavía hoy me considera algún conocido un pretencioso pedante cuando digo que con sólo ver los títulos de crédito ya puedo adivinar de qué clase de filme se trata y, si me apuran, si el plano final será o no una grúa, esa elevación anticipatoria con la que terminan nueve de cada diez películas norteamericanas. Aún retirado, soy como un cultivador de café o marihuana. Lo que no se sepa a simple vista, costará mucho tiempo aprenderlo. Y el cine no ha cambiado prácticamente nada desde Murnau, Chaplin, Lang o Welles. Y si lo ha hecho, ha sido para mal. Así que, si me apuran, visto el cartel, visto todo…

PREMIO A BRIGADAS INTERNACIONAL POR LA PAZ

Brigadas Internacionales por la Paz y Libre Producciones han obtenido el primer Premio Periodismo y Paz (otorgado en Santander, Cantabria) en la categoría de Comunicación por el vídeo documental “30 años abriendo caminos para la paz”. Una excelente noticia. Nos alegramos especialmente por Pablo, Rodrigo y todos y todas las demás que echaron una mano en la producción. Es la segunda ocasión en que el video obtiene un reconocimiento, que no es que lo merezca en comparación con la enorme tarea que llevan a cabo los brigadistas por la paz en este país y, especialmente, donde se la juegan en defensa de las personas amenazadas por la violencia estructural, política o criminal.

LIMPIARSE EL CULO

La escena me resultó primero incómoda y después chocante: los ruidos en el aseo de caballeros de la estación de servicio evidenciaban que un varón había terminado de cagar. Durante los veintitantos segundos que tardé en mear, aquel señor parecía limpiarse el culo de forma furibunda, tiraba del rollo de papel higiénico de forma continuada, y cada vez empleaba mayor cantidad en la natural tarea, enrollando a modo de tomo el útil de celulosa hasta que, a juzgar por el paisaje sonoro, daba cuenta de lo restante. Durante el tiempo que me llevó lavarme las manos, el método siguió hasta cautivar por completo mi atención, y daba por hecho que, a tal ritmo, el rollo no podía durar. El hombre continuó así todo el rato, al menos hasta que salí del baño tras una pausa, boquiabierto. Desde la puerta aún se oía el rumor, hasta que, claramente, un agónico estertor metálico daba cuenta del fin de aquel monopolizado rollo de papel. Mientras me alejaba sonó la cisterna, y aún sigo sin comprender cómo es posible gastar tanto en la higiénica gestión, y sobre todo, si tal dispendio sería usual en su propia casa durante los mismos menesteres. Me pareció que sigue habiendo mucha gente que no se da por aludida, que aún concibe el interés propio como motor del mundo, aunque ni siquiera tenga idea de qué es aquello que va en su propio interés. El hombre surgió al fin en medio de otro escenario común pero más discreto, el asfalto, montó en su 4×4 y enfiló la autovía como si nos lo hubiera hecho pagar.

AGONÍA DE LA PRENSA LOCAL

‘El churro más largo de Cáceres’
‘Susto por una culebra en un patio de la calle Caleros’
‘Arde un contenedor en el Cerro de Reyes’
‘Cáceres se convierte en el epicentro mundial del blues’ (sic)
‘Quejas en la calle Margallo por los excrementos de un perro’
‘La dehesa suena a sexo’
‘Los cacereños se echan a la calle’ (titular para indicar que la ciudad ‘se activa’ en otoño.