Mes: enero 2012

LO QUE NOS QUEDA POR VIVIR

El atropello de Theo Angelopoulos por una motocicleta de la policía es uno de los más tristes símbolos de lo que vivimos y de los que nos queda por vivir. Como sucediera con Gaudí, el genio (en este caso, el de un cineasta absoluto, sin parangón en su estilo y clima), la calma, cae víctima de la furia homicida de los tiempos. Como él proclamó, una vida es la eternidad y un día. Quede para él la eternidad y para nosotros, al menos para mí, un día insoportable.

ALEGRÍA

Como diría el Borbón, nos llena de satisfacción la sentencia de la Audiencia Provincial según la cual la soberbia persecución política contra el movimiento ciudadano contrario a la refinería sufre un nuevo revés, en la cadena de reveses que, paradójicamente, y de forma tan milagrosa como ajustada al sentido común, han ido padeciendo los perpetradores de aquel desafío contra las libertades. Compartimos la alegría de nuestros amigos por el fin de sus desvelos. Naturalmente, hemos de asumir una vez más la vergüenza ajena que provoca el tratamiento en los medios (habituales) de esta noticia (uno de los dos de la prensa escrita regional ni siquiera lo menciona en sus ediciones), a los que deseo, personalmente, como siemrpe he sido incapaz de ocultar, la pronta llegada de su San Martín. La siembra de vientos siempre garantiza una excelente cosecha de tempestades.