Mes: octubre 2010

DE AQUELLOS POLVOS…


…estos lodos, o las barbas de los vecinos en remojo…

“Los Verdes de Extremadura” alertan sobre la amenaza latente de la balsa de residuos de la Mina de níquel de Aguablanca, que explota la empresa Río Narcea Recursos en el término municipal de de Monesterio. Los argumentos son evidentes: “Mientras que el cierre de la explotación de la mina tiene un plazo cada vez más cercano, a punto ya de concretarse, los residuos embalsados no tienen fecha de caducidad, lo que los convierte en una bomba de relojería”. El hecho de que los materiales con lo que se construyen los muros de contención de estas balsas de residuos tóxicos no garanticen su durabilidad ni resistencia en el tiempo, ni contemplen los cada vez más frecuentes imprevistos climatológicos, propicia accidentes como el sucedido en Hungría, en una mina de características muy semejantes a Aguablanca, o el bien recordado de la Rotura de la Presa Minera de Aznalcóllar.

La amenaza de rotura, filtraciones y contaminaciones de dicha balsa de lodos, situada a menos de tres kilómetros de la población sevillana de El Real de la Jara, seguirá en pie mucho tiempo después de que su explotación sea un mero recuerdo. De hecho, “el oscurantismo sobre las garantías técnicas y medioambientales, y los compromisos posteriores al cierre que deben ofrecer la empresa y la administración acerca de la Mina de Aguablanca, no deberían tranquilizar especialmente a la ciudadanía”, como tampoco los conflictos laborales en el seno de la empresa que explota Aguablanca, ni el hecho de que empresas como Bolidén no hayan asumido responsabilidades de ningún tipo tras catástrofes como la citada de Aznalcóllar..

El macroproyecto minero “Aguablanca” en Monesterio, para extraer níquel y cobre, es un ejemplo de un proceso devastador a efectos sociales, sanitarios, medioambientales y culturales. Así, se asumen industrias potencial o directamente contaminantes que menosprecian el desarrollo sostenible, la riqueza natural y los usos tradicionales en Extremadura, en base a decisiones con firmes cimientos en el histórico predominio de la oligarquía sobre el interés común, y que dejan en evidencia la política llevada a cabo por el gobierno extremeño en estos años. “La explotación de Aguablanca ha hecho confluir en la comunidad extremeña turbias decisiones políticas con evidentes intereses económicos privados, degradando valores naturales hasta erosionar la calidad de vida de una población que tendrá que asumir riesgos para el futuro.”

“Los Verdes de Extremadura” suscriben a fecha de hoy las críticas que se hicieron en su día, antes de la apertura de la Mina, por las organizaciones ecologistas: “que no se aprenda de los errores pasados y desde la clase política se apueste por, o no se impidan, proyectos mineros muy contaminantes como esta Mina a cielo abierto de Aguablanca en Monesterio (Badajoz), un modelo de desarrollo insostenible y depredador del medio ambiente.” La responsabilidad del gobierno extremeño es absoluta, al haber aprobado y subvencionado en su día la explotación en beneficio de una corporación multinacional que ha hipotecado medioambiental y económicamente un espacio protegido, y el agua que ha de beber una población de un millón de habitantes.

http://www.facebook.com/v/1349994922776

PIETRA

Cerveza corsa, la única del país, oscurita, no muy densa pero de buen sabor, y graduación competitiva (a 1’2º de la Voll Damm, por ejemplo, lo que dice mucho de los bares de la isla, y no digamos nada de las siestas). Indistinguible, con un único ejemplar, el desconcertante hecho de estar ‘accumudàta cù a castagna”, es decir, hecha con harina de castaña, muy de este tiempo, por otro lado. Además, compartimos entre buena gente su medio litro, con el agradecimiento a su portadora desde aquellas tierras, otro obsequio dentro de una tradición que me ha traído ya sorpresas de Turquía, Namibia, Eslovaquía, Nicaragüa, Escocia, Rusia o Ecuador. Qué bien vivo, ¡hip!

FUERA

Nuestra irreductible administración, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta extremeña, ha preferido dejar fuera a “El sabio mudo” de su catálogo anual de cortometrajes, editado en DVD y con copia en 35 mm de regalo, en beneficio de otras películas, es posible que mejores, de autores más ‘jóvenes’, de temáticas más ‘universales’, más ‘exportable’ como ‘cine extremeño’ (sic), aunque alguno de los elegidos, para más inri, sea considerado ‘andaluz’. El hecho de que detrás de estas decisiones (¿por qué cinco y no seis, o siete, o diez películas?) y de estas instituciones, estén personas con nombres y apellidos, que llevan años insultando nuestra inteligencia, nuestro compromiso con Extremadura, y no digamos ya la dignidad de nuestro trabajo, no debería ser razón para desconfiar de la objetividad de sus criterios. En cuanto a nuestro corto, por ejemplo, se obvia que la productora esté radicada en la Comunidad, que se haya rodado en ella en su integridad, que sus autores artísticos y técnicos o sean extremeños o residan en ella, que se hiciera el esfuerzo de editar el cómic original, y que en la convocatoria pública de ayudas a la producción “El sabio mudo” obtuviera la mayor puntuación y, de hecho, la mayor inversión pública en su producción…para luego no apoyar su difusión, sino todo lo contrario. Son cuestiones tan ‘baladís’ como el indiscutible hecho de que, puestos a elegir, preferíamos no estar, aunque fuera nuestro derecho. Pero que te menosprecien y no te den argumento alguno, siempre duele. Decir lo contrario sería mentir. Y no, nosotros no mentimos, como diría Chus Lampreave.

A DESALAMBRAR

Los amiguísimos de ‘Mundobriga’, de San Vicente de Alcántara, organizan, el próximo sábado 16 y domingo 17, unas Jornadas Técnicas sobre el Uso Público de la ‘Zona de Interés Regional’ Sierra de San Pedro, la joya de la corona medioambiental extremeña, un espacio vetado en la práctica al disfrute por mor de la presión cinegética, y el hecho de que la práctica totalidad del territorio sea propiedad privada. El cierre ilegal de los caminos públicos es moneda común. Las jornadas tienen mucho interés: ponentes como el excelente Álvaro Casanova o Manuel Trujillo, éste de la Plataforma “A desalambrar”, y talleres dinamizados por miembros de esta misma Plataforma (con el expresivo título de “Estrategias y experiencias para la recuperación de caminos”) y cierre campestre de la mano de Godfried Schreur.

PEQUEÑOS DELINCUENTES

Un gobierno autonómico al borde la bancarrota, con una deuda descomunal, un paro desatado, el personal bailando como puede hasta fin de mes, y un porvenir electoral, por primera vez, complicado, se gasta cuatro millones de euros en que la televisión pública emita la Champions…y ¡aquí no pasa nada! ¡Lo que tiene que haber padecido ese interventor hasta conseguir que se publique en el DOE semejante despropósito, una subvención directa, en pago único y por adelantado, por ‘interés social’, para pagar el fútbol de élite en una televisión pública presuntamente austera! El PP es cómplice -lo aprobó en el Consejo de Administración, que comparte en exclusiva con el PSOE-, el resto de partidos y agentes sociales no dicen ni pío; los ‘medios’ -salvo el Hoy y algunos digitales- ni se lo plantean…Que corra el aire, es la consigna…pero el caso es que cada partido de la Champions equivale a 90.000 € de coste, que es un presupuesto nada desdeñable para la alimentación de un instituto o la inversión en centros de salud, o colegios rurales, por ejemplo. Es un síntoma de lo que yo llamo ‘la teoría del pequeño delincuente’: como todo el mundo tiene un cadáver debajo de la alfombra, lo mejor es hacer el avestruz…y ver el fútbol. Un servidor, en su afán fundamentalista, ha de reconocer que, por primera vez en cuatro décadas, prefirió no ver al Madrid que verlo de esa forma. Un sacrificio impensable…pero coherente. Ese importe por partido emitido supera partidas destinadas a la sanidad, el campo, la educación, el desempleo, el deporte…, corresponde al montante de producción de ¡50 episodios! de “El lince con botas” y se justifica por esas razones ‘de interés social’ y contra la ‘discriminación’ de los ciudadanos extremeños. De verdad, nunca creí en lo del opio del pueblo, me parecía poco respetuoso. Pero debe ser cierto, para llegar a estos extremos. En mi opinión, esta región está en coma.