Mes: septiembre 2009

LABRADOR EN EL CARTEL

No lo había olvidado, pero repasando las fotos del verano encuentro el cartel anunciador -omnipresente por toda A Coruña- de la exposición “El Bodegón español en el Museo del Prado”. Mayúscula y agradable sorpresa al descubrir que “La mosca en la uva” de Juan Fernández de Labrador es el motivo elegido para la promoción de esta exposición itinerante. Una vez vista in situ, en la Fundación Caixa Galicia, pudimos comprobar que la obra expuesta del maestro es, junto a la de Zurbarán o Van der Hame, de entre lo auténticamente sobresaliente de este género iniciado por Caravaggio, entre otros grandes. Fue un placer emocionante reencontrarse con el cuadro original del pintor extremeño del XVII. Por cierto, la exposición coruñea se prorroga hasta el 4 de octubre.

…A LOS CIUDADANOS EJEMPLARES

Rodríguez Ibarra se jubila como profesor de la Uex ( El Periódico Extremadura – 29/09/2009 )

Que tras veintitres años gobernando y otros más de diputado, a gastos pagos y con vivienda oficial, y ahorrillos aparte, aún conservo paga, coche no menos oficial, oficina del ex-presidente y trabajadores a cargo del erario de Extremadura. Pues por qué no. Que regreso en 2007 a dar clases en la Universidad, dónde prácticamente no estuve nunca, pues regreso: es mi sitio y así se ha entendido. Que sea durante 2007 cuando esa Universidad confeccione un plan de jubilación anticipada para los profesores a partir de los 60 años, pues qué casualidad. Aquí hay gente previsora. Que sea esa la edad de la plenitud intelectual, pues que no decaiga: de paso publico una autobiografía que distribuye la primera empresa editorial del país. ¡Te lo mereces! ¿Que se acoge uno al plan de jubilación curso y medio después de haber vuelto? Pues un ejemplo. Otro más de liderazgo. Quien no lo entienda es porque no quiere. Cuando sean padres, comerán huevos. Y más si son los padres de la patria. Pocavergonya!

LA ALTERNATIVA…

“Monago destaca que el AVE hasta Lisboa crearía 36.000 puestos de trabajo directos”

El tal señor es la alternativa plus ultra al gobierno del régimen en Extremadura. Se descontaron otras de sus declaraciones, recogidas por el medio, que compasivamente las ofrece sólo off the record a los acólitos del bipartidismo. Según el prócer, el Recreativo de Huelva ganará la Champions League este año, la guerra de Vietnam la inició personalmente Josep Tarradellas, Manuel Fraga fue abducido por un platillo volante en la playa de Palomares, Carlos Saura rodará una versión de “Blade runner”, Calderón de la Barca es un deportista de base y la refinería de petróleos de Villafranca lleva funcionando cinco años oculta tras un acebuche. Por supuesto, según el señor Monago la causa de la crisis económica no es otra que el cierre dominical de El Corte Inglés. Por el mar corren las liebres, dicen que decía, mientras sus 36.000 cuñados le devolvían, enfervorecidos, a su habitación acolchada, en los sótanos de la Asamblea.

LA COMPRA CORRECTA

Firmamos el contrato en la asesoría y salimos él y yo (el director de fotografía y el director; vamos, los dos tontainas) hablando de dibujantes, de los conocimientos de anatomía de Carlos Pacheco, y de Pedro Camello, y no se sabe cómo llegamos al súper y empezamos a intercambiarnos a Cormac McCarthy y a Coetzee. En realidad, necesitaba sólo cuatro cosas y pronto llegamos hasta la cajera, una rubia llena de gracia ministerial. Allí seguimos con la cháchara sobre “Meridiano de sangre”, “Hombre lento” o la horrorosa película de los Coen sobre “No es país para viejos”. Llegado el momento de pagar, la atenta moza lanza su pregunta con el cristalino tono de lo irrefutable: “¿Tenéis la tarjeta de El Árbol?”, y en sus labios queda prendida la palabra superflua: “pareja”. Atinamos a comprender y me contemplo en plano cenital: es de suponer. En esta cola de lo que hay que hablar es de toros o de ferretería. A lo sumo de Varon Dandy. Pues mira qué bien. Salimos por la puerta arrebatados por el lado políticamente correcto de la compra y su servicial ejercicio. Pero ella insiste, ya a lo lejos: “¿no queréis el ticket?”. No, no lo queremos…hace veinte años quizás me hubiera resarcido, seduciéndola, a solas conmigo o literalmente hablando, según las épocas y las necesidades. Equívocos a mí…
Hoy nos hemos reído, sobre todo cuando, ya en casa, comemos juntos y repasamos la compra que pasó la rubia: plátanos, zanahorias y medio lomo embuchado, más una lechuga para disimular. Él ya se había percatado, yo no. En realidad, no nos hacía falta ni hablar.

EL TEMA

La hoja parroquial (especializada últimamente en soplos energéticos) deja -sin querer, por supuesto- en evidencia a Vara y compañeros mártires (“la DIA sobre la refinería estará antes del verano y será positiva”, dijo el valido) y trae a primera página y editorial el tema. La bicha. Un nuevo retraso. Invitado a ello (a protestar por ello) por el promotor Gallardo (de dónde procede la filtración, a través de su canal particular, la propia Junta) el texto de la noticia resume en fechas el proceso del proyecto ante Medio Ambiente y cita fuentes de este ministerio y del propio promotor. Por supuesto, sin entrar en consideraciones con terceros, ni pedir la opinión ni de la administración autonómica, ni de los colectivos ciudadanos ni del sumsum corda. El mensaje es un lastimero recuento de esperas. Me recuerda aquel “El Eco de Extremadura” del XIX que clamaba por el ferrocarril. Ya me dirán para qué progreso…

No tiene desperdicio, sin embargo, el editorial, que habla de “la singularidad” de la refinería, lo que exige “rigor” y “celeridad” (?) en los trámites para bien de “los ciudadanos” (sic) y de “los promotores”, así, en plural. No merece comentario alguno este cinismo de pacotilla, ni el título (“Nueva espera”, así, melancólico). Ahora bien, su cierre es, como diría un castizo, de opereta: “No es normal que este proyecto lleve en manos de Medio Ambiente desde junio del 2005, es decir, más de cuatro años”. El calificativo “normal” en boca de este medio es de una amoralidad irresponsable, por supuesto. Aplicado a este tema, sugiere un coágulo en el cerebro. No en vano, olvidan que los “promotores” hicieron llegar hace casi cinco años al Ministerio de Medio Ambiente un proyecto inicial de ¡diez folios! (descripción literal del documento por parte del por entonces Director General de Calidad y Evaluación Medioambiental, Jaime Alejandre, palabras que quedaron grabadas durante una entrevista concedida a quien esto firma, incluida en el documental “Mientras el aire es nuestro”) con la intención de instalar una refinería de petróleos. Con posterioridad, y a pesar de las exigencias de la Administración central, los sucesivos informes y proyectos de la empresa (que incluían también un oleoducto hasta el puerto de Huelva desde los alrededores de Almendralejo) han sido escandalosamente romos, insuficientes y, como el tiempo demuestra, inaceptables para una resolución garantista. Olvida el periódico que más de 80.000 personas alegaron contra esta instalación, sin contar los colectivos, municipios y entidades que hicieron lo propio. Ciudadanos que, desde luego, no tenemos ninguna prisa. Si acaso, porque desaparezcan cuanto antes los malvados que manipulan sin compasión. En una palabra, que se acabe con la normalidad.

DEGRADACIÓN

El Ministerio de Cultura introduce la discriminación “positiva” en favor de las mujeres directoras en las futuras ayudas a la cinematografía, siempre y cuando osten sus proyectos a evaluación mediante “una comisión”, espectro que persigue en el mundo carpetovetónico a cualquier artista huérfano, esto es, sin padrinos. La medida degrada aún más a las mujeres, cuya igualdad ha de ser reconocida “de facto” y no “manu militari”. Paradójicamente, su incorporación a la dirección cinematográfica en éste y otros países de habla castellana, aunque lenta, parecía sin pausa y todo hacía indicar que de forma natural se encaminaba al reconocimiento tácito de un empuje más que necesario. Ahora estas medidas -dentro del disparate absoluto en el que en este campo se han movido todas y cada una de las administraciones desde la Transición, motivo por el cual el cine español fraguado durante el franquismo supera industrial, creativa y socialmente al actual hasta extremos sangrantes- contribuirán a dar más ventilación a la picaresca. Pasto de los aprovechados de siempre (en Extremadura los casos son notorios: cada productor del régimen ha “fichado” ya a una moza para usarla como ariete-florero) que meterán faldas en los créditos para conseguir la pasta al coste que sea. Si ya les iba bien con los hombres, ahora va a ser una merienda de negros con las mujeres. Volverán las Manane, Chus, Maite, Rosa y compañía a demostrar que siguen siendo tan malas como los Álvaro, Enrique, Alex, David, Víctor y compañia. Apareceran nuevas Malenas, Truebas, Bardenes y Cruces. No hace falta ser un lince tampoco para ver la sombra de la ministra detrás de esta ocurrencia tan “progre”, decisión que se une a otras, en la nueva ley del Cine, cuyo ideal es acabar con el cine alternativo, aritmética y literalmente hablando, en beneficio del más de lo mismo: concentración de la producción y la distribución, y más poder para los programadores y propietarios de televisión, públicos y privados, es decir, el oficio más degradante del mundo, hoy en manos de las personas más adecuadas posibles para ejercerlo. Una enorme mayoría, hombres que discriminan entre grandes risotadas. Por presumir, alguno presumirá de que se ha follado a la mismísima ministra.