Mes: diciembre 2008

ANTES DE TIEMPO

Como llega la madurez -o la fatiga-
cuando menos la esperas:
empiezas a anudar los hilos sueltos
reconoces los títulos de las viejas canciones
y los poemas que antes te conmovían aún lo hacen
pero menos.

Es el momento de servirse otra copa
con agua y floja, porque el cuerpo
también aguanta menos;
y es el momento de servirse otra copa
-y ésta sí, rebosante-
de música y canciones,
que te hacen más falta.

Es verdad, mucha falta
para no ceder ante las contradicciones:
para arrimar la pala todavía
al sueño y a las sombras
para no quemarse al sol que más calienta
para levantar un palmo la frente
en la mitad de todo lo que tenemos enfrente
y poder dar la cara todavía
delante del espejo de las cosas
que mandan y que matan
las antiguas visiones:

cuando pensabas que la madurez sería
un caudal de aspiraciones renovadas, cumplidas

o que la fatiga llegaría tan sólo cuando realmente la merecieras
o la necesitaras.

Ana Baliñas
Jaque al rey, 1998.

COUP D’ÉTAT

Desde el pasado día 23 carezco de correo electrónico, por un error que ni el servidor, ni un servidor, saben reparar. Aquello que era hace años un mero cordón de centinelas se han convertido ya en los guardianes de palacio, lo que, en la práctica, me impide ahora trabajar. Y esencialmente, contestar. Un minúsculo drama navideño.

ABRAZOS

Me reconcilio con los abrazos, abrazos que nos retienen en la infancia cuando se han convertido en el símbolo del consuelo, de la ternura con la que domar la aflicción. Aparecen en la lejanía del insensible zaguán del tanatorio los recuerdos, asociados a los mismos rostros de antes, hoy ya otros, mientras la gélida noche convierte a los coches en estatuas de hielo, y a las personas en cómplices de una herencia antigua, una ceremonia arcaica e íntima. El acompañamiento a los difuntos es el humano salvoconducto hacia la asamblea de la madurez, desde la que asistir, perplejos, a nuestro propio cambio. Al abandono de una orilla que parecía cercana. Y a la evidente superioridad moral y física de nuestros mayores.

Desde que se convierte en costumbre se escucha ya el aullido de los perros, clamando desde donde acabará el itinerario. Hasta entonces se sucederán las culpas como han venido haciéndolo las renuncias y las lágrimas, como también las risas y los silencios. El solsticio de invierno ha traído hogueras nuevas y otras, como mi tío Pedro, que se apagaron y con ellas su efectividad, que no su huella, bien visible en el sereno resplandor de sus hijos. Apenas horas antes moría también Juan, otro padre, otro héroe, hijo de héroes. Los dos hombres ya sin vida comparecieron uno después del otro en la misma sala, el mismo lugar de la espera al que fuimos requeridos por el lazo de sangre, por la amistad. Coincidencia triste en la misma sala numerada, remedo práctico de las alcobas, espacios modernos y vacíos donde se resumen los obstáculos que debemos salvar para enlazar las dos orillas. Y a su alrededor, los abrazos, que nos retienen en la infancia mientras lloramos en silencio por su definitivo fin, justo a las horas en que desearíamos, por encima de cualquier esperanza, no habernos hecho mayores y poder así seguir jugando, alegremente, al pie de la higuera de aquel enorme patio, dónde la muerte era, al fin y al cabo, un murmullo detrás de las enormes paredes.

EL ORIGEN

Un bien conocido ilustrador, guionista y dibujante de tebeos, además de buen lector y versado en historia, a la sazón primo de un servidor, me ha surtido recién de documentación acerca de nuestro peculiar apellido familiar. La traslado a este diario para ilustrar como, por ejemplo, ya andaban por la faz de la tierra en el siglo XVII un genealogista (¡y un teólogo e inquisidor!, de casta le viene al galgo, ejem) con el apellido Camello…asociado al de ¡Moreira!, también de origen portugués, por supuesto, y femenina versión de la otra mitad de Libre Producciones. Desde luego, no me extraña que nos imante Portugal. Y que poco a poco nos vayamos acercando…

Según el heraldista y geneálogo portugués Pereira Rodrigues, así como Antonio Sergio en su obra titulada “Armorial Lusitano”, éste (Camello) es un noble apellido originario de Portugal, de donde unas ramas pasaron a España. Este apellido proviene de los linajes de los Cunhas, pues don Martín Lourenço da Cunha fue el padre de don Gonçalo Martins Camelo.

Lopo Rogrigues Camelo fue escribano de Cámara de don Sebastiâo de la Cámara y del Mestrado de la Orden de Cristo; cuenta la leyenda que un día de 1570, acompañando a este caballero, estuvo a punto de caer a un río y el rey lo asió por una de sus manos, salvándole. Por variación ortográfica, Camelo dio lugar al apellido Camello.

Desde antiguo los Camello radicaron en las localidades de Baiao (municipio de Porto), Coimbra y Aveiro. Una rama radicó en Embleton (condado de Durham, Inglaterra). También se extendieron a Filipinas.

En el Nuevo Mundo se establecieron en Brasil, México y California.

Álvaro Gonçalves Camello fue un caballero portugués que probó su hidalguía en el año 1420. Otros portugueses que probaron su hidalguía fueron Fernao Camello Pereira y Gaspar Camello do Rego.

De entre los portadores de este apellido destacan:

-Amaro Moreira Camello. Insigne genealogista portugués del siglo XVII.

-Antonio Moreira Camello. Teólogo e inquisidor portugués, fallecido en 1675.

-Joao Camello. Escritor religioso portugués del siglo XII.

-Joao Lopes Camello, nacido en 1689. Jurista portugués.

En el Archivo General de Simancas, se custodian los siguientes expedientes:

-Poder de Juan I de Portugal a Fray Álvaro González Camello y al Doctor Juan das Regras para ajustar treguas con Enrique III de Castilla. Año 1393.

-Escritura otorgada por Fray Álvaro González Camello, Mariscal del Ejército del Rey de Portugal, declarando haber recibido los rehenes estipulados en las treguas con Castilla. Año 1393.

-Escritura otorgada por Fray Álvaro González Camello y Juan das Regras, en nombre de Juan I de Portugal, con los procuradores de Enrique III de Casilla, para ajustar los treguas. Año 1393.

-Juramento que otorgó Fray Álvaro González Camello, Mariscal del Ejército del Rey de Portugal, de guardar las treguas ajustadas con Enrique III de Castilla. Año 1393.

En el Archivo Histórico Nacional, se custodian los siguientes expedientes:

-Carlos de Manoa y Camello sobre que se franquee el paso a las aguas del riachuelo en el sitio llamado dacortes, Santa María de Cortegada. Año 1806.

-Alegación fiscal del pleito civil sobre el recurso interpuesto por Nicolás Orlandis ante la Audiencia, sobre el concurso de acreedores de la herencia de Francisco Ballester Camello. Año 1779.

En la actualidad, según datos del año 2006, llevan este apellido en España 465 personas repartidas por las provincias de Badajoz, Barcelona, Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Cuenca, Girona, Guipúzcoa, Huelva, Jaén, Madrid, Asturias, Sevilla, Toledo, Valencia y Vizcaya.

SAN MARTÍN

¡¡Terrorismo empresarial!! “FeS-UGT Extremadura empleará todos los medios necesarios para combatir esta práctica de terrorismo empresarial.” Esta expresión forma parte de un brutal comunicado de la Federación de Servicios de UGT Extremadura. Se refiere al Diario HOY, propiedad del grupo Vocento, y a su “política de despidos selectivos camuflados bajo la etiqueta de ‘causas objetivas y económicas’”.
Particularmente, sería un hipócrita si no escribiera hoy aquí que desearía la desaparición inmediata  del citado medio de comunicación, cuya contribución al desarrollo social y moral de Extremadura era insignificante y es nociva. Los trabajadores que no se han opuesto a la vergonzante política “informativa” -manipulación, ocultamiento, sectarismo, corporativismo, falsedad, avaricia…- del “medio” (dando alas a un contexto laboral tan cínico como patético) han cometido un error mayúsculo creyéndose bajo el amparo de sus dueños, y sus compañeros colaboracionistas, que se irán a buen seguro de rositas. Y los débiles de espíritu lo van a pagar tan caro como podía preverse. Sorprenderse y revolverse ahora es la simpleza del soldado. La agonía de San Martín.

Al respecto del sindicato del régimen, poco más se puede añadir, salvo que hay un santo para todos, incluso los que siempre se creen a buen recaudo. No se puede pactar con el diablo y salir indemne. El final de su comunicado “El empleo de un ERE encubierto con la complicidad de la situación de crisis generalizada, que sin embargo apenas afecta a la empresa, es una práctica que este sindicato no permitirá a ninguna empresa” mezcla expresivamente su enfermiza e inútil arrogancia con la indecencia que les caracteriza. Decir sibilinamente que la crisis “apenas afecta a la empresa” es querer ahora señalar que el sol que supuestamente les calienta (las eléctricas y bancos que dominan Vocento) no sufren drama alguno, lo cual es de dominio público. También lo es que el sindicato apoya la política industrial decimonónica -y condenada al abuso y el fracaso- en Extremadura de esos mismos patrones y sus secuaces políticos, amén del modelo económico clientelista en el que naufragamos. Que lo expliquen también en otro comunicado contra el terrorismo, aprovechando para quitarse ellos mismos los pasamontañas.

ANIVERSARIO

Hoy, 20 de diciembre, se cumplen 19 años de la invasión norteamericana de Panamá, una “quirúrgica” matanza de personas indefensas que garantizó el control del canal y selló la brutal política de EEUU contra su “patio trasero”.Por entonces, el mal era Noriega, como hoy es quien se decida. Por entonces se puso en marcha la estrategia de control económico y político de los grandes medios. Aquellos años -que hoy continúan en Oriente, mientras las multinacionales, entre ellas las españolas, remueven el territorio para volver a la carga en Latinoamérica- caen en el olvido como las famosas lágrimas en la lluvia. Salvo para quienes no pueden olvidar, porque les va la piel en ello.


“Este 20 de diciembre se han cumplido 19 años de la invasión a Panamá por los EEUU. El país, al que algunos califican como el próximo Dubai, puso 5.000 muertos según organizaciones de víctimas de dicha invasión.
Esta tierra chiquita de la que se conoce bien poco, o por lo menos yo conocía poco, esconde el origen del imperialismo estadounidense en América Latina. No fue hasta hace pocos días en un curso sobre “Resolución de Conflictos en Latinoamérica” cuando me acerqué más a dicho país.
Leyendo, después, supe que se había independizado de la Gran Colombia de Simón Bolívar en 1821. Luego llegarían varios intentos de separación de Colombia, hasta el definitivo de 1903. Inmediatamente fue reconocido el nuevo país por los Estados Unidos y las potencias europeas. 10 años llevaba Francia intentando el canal y 20.000 muertos no estadounidenses y no europeos, todos pobres, le había costado el intento.
Como decía, inmediatamente después de la independencia de Colombia, llega la seudo dependencia de los EEUU. Hoy las ventas de soberanía llegan en protocolos llamados Tratado de Lisboa o Tratado de Libre Comercio, por ese tiempo el nombre era “Tratado Mallarino-Bidlack” (que abría la puerta a la intervención militar en Panamá en 1846), “Tratado Herrán-Hay” (para finalizar el canal que comenzaron los franceses, en 1903) o “Tratado Thompson-Urrutia” (1922), donde se legaliza la ‘compra’ de Panamá por EEUU con 25 millones de dólares.
Uno de los muchos ‘tratados’ firmados entre ambos países, benefició al más chiquito: el “Tratado Torrijos-Carter”, de 1977, donde se firmaba el regreso del Canal a la soberanía panameña. Claro que esto no se dio hasta 1999.
Otro panameño que todo el mundo recuerda es al infausto general Noriega, su relación con el narcotráfico y su volteada a los EEUU a los que sirvió fielmente hasta ese momento, lo que provocó la invasión por parte de los militares estadounidenses en 1989. Los ‘Tratados, que legalizan el despojo en un mundo de hipocresía, legalizó la invasión mediante la Reserva de Concini, que decía: “De haber riesgo para el funcionamiento del Canal de Panamá, los EEUU pueden intervenir militarmente en el país”. ¿Y que mayor riesgo que un empleado volteado de la CIA llamado Noriega?
Como de lo malo hay que sacar algo provechoso, tras la nueva constitución, se elimina al ejército en 1992. Tanto Panamá como Costa Rica eliminaron la figura del militar y, curiosamente, son los dos países más prósperos de Latinoamérica, si de desigualdades hablamos.
La prosperidad del estado caribeño ha llevado capitales de muchos lados del mundo, uno de ellos es Colombia que ha invertido entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. ¿Será Panamá otra lavadora del aparato bursátil del narcotráfico? ¡Malpensado!
No sólo dinero se fuga de Colombia, también ‘capital’ humano y ya son más de 300.000 los colombianos y colombianas en ese país. No llegaron por tierra. La Carretera Panamericana que cruza de Norte a Sur el continente se corta en un tramo de unos 50 km. Purita selva (cada vez menos) y uno de los santuarios de la biodiversidad del mundo (cada vez menos), se cruza en mitad de los planes energéticos, viales y de comunicación de las grandes multinacionales (cada vez más).
En mi opinión no es la selva, que también, quien para esa unión. Panamá, con su boyante economía y su estabilidad política y social, no tiene el más mínimo interés en tener un acceso desde el sur que lo ponga en contacto con un país como Colombia, con una población migrante, unos índices de pobreza espectaculares, cuatro millones de desplazados internos, el narcotráfico permeando las máximas esferas del establecimiento y el conflicto armado interno más viejo del continente.
Así la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Latinoamericana (IIRSA), del año 2000, deberá desviar los cables de fibra óptica, los eléctricos, el gaseoducto y el oleoducto, que le lleguen o salgan, por el mar. Mientras, de los transportes ya se encargarán los barcos con sus puertos estratégicos y el viejo canal. Aunque dejará de ser tan viejo cuando salga de la remodelación de 5.000 millones de dólares que lo dejará preparado para la circulación de los nuevos buques, evitando competencias con otros canales interoceánicos. Muchos de esos barcos tienen bandera panameña, 8.159 buques para ser exactos, según el Registro Internacional de naves y Tonelaje Bruto. Claro que ni esos buques pertenecen a Panamá, ni la mayoría del dinero que recala en los bancos es de producción panameña.
Bien lo dice el antiguo dicho: “Vales un Panamá”. ¿O era un Potosí?”

Por Pablo Casado

DEFINICIÓN DE TRASCENDENCIA

                Verdaderamente, más allá de lo malo y de lo bueno,
hay este sabor a vainilla de la madrugada,
                la noche como un tren que llega a su estación y despacio
se detiene,
                la promesa que podría no cumplirse de los segundos
siguientes.

Ana Baliñas, “Ilusiones, definiciones y otras adivinanzas” (2.000)
“Namoradeira”, foto de Aldao, serie sobre o Pazo de Cadro, en Marín, con Salva Castro. “Namoradeira non é tanto un título como o nome con que se coñece en galego do sur e portugués a eses bancos de pedra situados a carón das ventanas”.