Mes: diciembre 2008

ANTES DE TIEMPO

Como llega la madurez -o la fatiga-
cuando menos la esperas:
empiezas a anudar los hilos sueltos
reconoces los títulos de las viejas canciones
y los poemas que antes te conmovían aún lo hacen
pero menos.

Es el momento de servirse otra copa
con agua y floja, porque el cuerpo
también aguanta menos;
y es el momento de servirse otra copa
-y ésta sí, rebosante-
de música y canciones,
que te hacen más falta.

Es verdad, mucha falta
para no ceder ante las contradicciones:
para arrimar la pala todavía
al sueño y a las sombras
para no quemarse al sol que más calienta
para levantar un palmo la frente
en la mitad de todo lo que tenemos enfrente
y poder dar la cara todavía
delante del espejo de las cosas
que mandan y que matan
las antiguas visiones:

cuando pensabas que la madurez sería
un caudal de aspiraciones renovadas, cumplidas

o que la fatiga llegaría tan sólo cuando realmente la merecieras
o la necesitaras.

Ana Baliñas
Jaque al rey, 1998.

COUP D’ÉTAT

Desde el pasado día 23 carezco de correo electrónico, por un error que ni el servidor, ni un servidor, saben reparar. Aquello que era hace años un mero cordón de centinelas se han convertido ya en los guardianes de palacio, lo que, en la práctica, me impide ahora trabajar. Y esencialmente, contestar. Un minúsculo drama navideño.

ABRAZOS

Me reconcilio con los abrazos, abrazos que nos retienen en la infancia cuando se han convertido en el símbolo del consuelo, de la ternura con la que domar la aflicción. Aparecen en la lejanía del insensible zaguán del tanatorio los recuerdos, asociados a los mismos rostros de antes, hoy ya otros, mientras la gélida noche convierte a los coches en estatuas de hielo, y a las personas en cómplices de una herencia antigua, una ceremonia arcaica e íntima. El acompañamiento a los difuntos es el humano salvoconducto hacia la asamblea de la madurez, desde la que asistir, perplejos, a nuestro propio cambio. Al abandono de una orilla que parecía cercana. Y a la evidente superioridad moral y física de nuestros mayores.

Desde que se convierte en costumbre se escucha ya el aullido de los perros, clamando desde donde acabará el itinerario. Hasta entonces se sucederán las culpas como han venido haciéndolo las renuncias y las lágrimas, como también las risas y los silencios. El solsticio de invierno ha traído hogueras nuevas y otras, como mi tío Pedro, que se apagaron y con ellas su efectividad, que no su huella, bien visible en el sereno resplandor de sus hijos. Apenas horas antes moría también Juan, otro padre, otro héroe, hijo de héroes. Los dos hombres ya sin vida comparecieron uno después del otro en la misma sala, el mismo lugar de la espera al que fuimos requeridos por el lazo de sangre, por la amistad. Coincidencia triste en la misma sala numerada, remedo práctico de las alcobas, espacios modernos y vacíos donde se resumen los obstáculos que debemos salvar para enlazar las dos orillas. Y a su alrededor, los abrazos, que nos retienen en la infancia mientras lloramos en silencio por su definitivo fin, justo a las horas en que desearíamos, por encima de cualquier esperanza, no habernos hecho mayores y poder así seguir jugando, alegremente, al pie de la higuera de aquel enorme patio, dónde la muerte era, al fin y al cabo, un murmullo detrás de las enormes paredes.

EL ORIGEN

Un bien conocido ilustrador, guionista y dibujante de tebeos, además de buen lector y versado en historia, a la sazón primo de un servidor, me ha surtido recién de documentación acerca de nuestro peculiar apellido familiar. La traslado a este diario para ilustrar como, por ejemplo, ya andaban por la faz de la tierra en el siglo XVII un genealogista (¡y un teólogo e inquisidor!, de casta le viene al galgo, ejem) con el apellido Camello…asociado al de ¡Moreira!, también de origen portugués, por supuesto, y femenina versión de la otra mitad de Libre Producciones. Desde luego, no me extraña que nos imante Portugal. Y que poco a poco nos vayamos acercando…

Según el heraldista y geneálogo portugués Pereira Rodrigues, así como Antonio Sergio en su obra titulada “Armorial Lusitano”, éste (Camello) es un noble apellido originario de Portugal, de donde unas ramas pasaron a España. Este apellido proviene de los linajes de los Cunhas, pues don Martín Lourenço da Cunha fue el padre de don Gonçalo Martins Camelo.

Lopo Rogrigues Camelo fue escribano de Cámara de don Sebastiâo de la Cámara y del Mestrado de la Orden de Cristo; cuenta la leyenda que un día de 1570, acompañando a este caballero, estuvo a punto de caer a un río y el rey lo asió por una de sus manos, salvándole. Por variación ortográfica, Camelo dio lugar al apellido Camello.

Desde antiguo los Camello radicaron en las localidades de Baiao (municipio de Porto), Coimbra y Aveiro. Una rama radicó en Embleton (condado de Durham, Inglaterra). También se extendieron a Filipinas.

En el Nuevo Mundo se establecieron en Brasil, México y California.

Álvaro Gonçalves Camello fue un caballero portugués que probó su hidalguía en el año 1420. Otros portugueses que probaron su hidalguía fueron Fernao Camello Pereira y Gaspar Camello do Rego.

De entre los portadores de este apellido destacan:

-Amaro Moreira Camello. Insigne genealogista portugués del siglo XVII.

-Antonio Moreira Camello. Teólogo e inquisidor portugués, fallecido en 1675.

-Joao Camello. Escritor religioso portugués del siglo XII.

-Joao Lopes Camello, nacido en 1689. Jurista portugués.

En el Archivo General de Simancas, se custodian los siguientes expedientes:

-Poder de Juan I de Portugal a Fray Álvaro González Camello y al Doctor Juan das Regras para ajustar treguas con Enrique III de Castilla. Año 1393.

-Escritura otorgada por Fray Álvaro González Camello, Mariscal del Ejército del Rey de Portugal, declarando haber recibido los rehenes estipulados en las treguas con Castilla. Año 1393.

-Escritura otorgada por Fray Álvaro González Camello y Juan das Regras, en nombre de Juan I de Portugal, con los procuradores de Enrique III de Casilla, para ajustar los treguas. Año 1393.

-Juramento que otorgó Fray Álvaro González Camello, Mariscal del Ejército del Rey de Portugal, de guardar las treguas ajustadas con Enrique III de Castilla. Año 1393.

En el Archivo Histórico Nacional, se custodian los siguientes expedientes:

-Carlos de Manoa y Camello sobre que se franquee el paso a las aguas del riachuelo en el sitio llamado dacortes, Santa María de Cortegada. Año 1806.

-Alegación fiscal del pleito civil sobre el recurso interpuesto por Nicolás Orlandis ante la Audiencia, sobre el concurso de acreedores de la herencia de Francisco Ballester Camello. Año 1779.

En la actualidad, según datos del año 2006, llevan este apellido en España 465 personas repartidas por las provincias de Badajoz, Barcelona, Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Cuenca, Girona, Guipúzcoa, Huelva, Jaén, Madrid, Asturias, Sevilla, Toledo, Valencia y Vizcaya.

SAN MARTÍN

¡¡Terrorismo empresarial!! “FeS-UGT Extremadura empleará todos los medios necesarios para combatir esta práctica de terrorismo empresarial.” Esta expresión forma parte de un brutal comunicado de la Federación de Servicios de UGT Extremadura. Se refiere al Diario HOY, propiedad del grupo Vocento, y a su “política de despidos selectivos camuflados bajo la etiqueta de ‘causas objetivas y económicas’”.
Particularmente, sería un hipócrita si no escribiera hoy aquí que desearía la desaparición inmediata  del citado medio de comunicación, cuya contribución al desarrollo social y moral de Extremadura era insignificante y es nociva. Los trabajadores que no se han opuesto a la vergonzante política “informativa” -manipulación, ocultamiento, sectarismo, corporativismo, falsedad, avaricia…- del “medio” (dando alas a un contexto laboral tan cínico como patético) han cometido un error mayúsculo creyéndose bajo el amparo de sus dueños, y sus compañeros colaboracionistas, que se irán a buen seguro de rositas. Y los débiles de espíritu lo van a pagar tan caro como podía preverse. Sorprenderse y revolverse ahora es la simpleza del soldado. La agonía de San Martín.

Al respecto del sindicato del régimen, poco más se puede añadir, salvo que hay un santo para todos, incluso los que siempre se creen a buen recaudo. No se puede pactar con el diablo y salir indemne. El final de su comunicado “El empleo de un ERE encubierto con la complicidad de la situación de crisis generalizada, que sin embargo apenas afecta a la empresa, es una práctica que este sindicato no permitirá a ninguna empresa” mezcla expresivamente su enfermiza e inútil arrogancia con la indecencia que les caracteriza. Decir sibilinamente que la crisis “apenas afecta a la empresa” es querer ahora señalar que el sol que supuestamente les calienta (las eléctricas y bancos que dominan Vocento) no sufren drama alguno, lo cual es de dominio público. También lo es que el sindicato apoya la política industrial decimonónica -y condenada al abuso y el fracaso- en Extremadura de esos mismos patrones y sus secuaces políticos, amén del modelo económico clientelista en el que naufragamos. Que lo expliquen también en otro comunicado contra el terrorismo, aprovechando para quitarse ellos mismos los pasamontañas.

ANIVERSARIO

Hoy, 20 de diciembre, se cumplen 19 años de la invasión norteamericana de Panamá, una “quirúrgica” matanza de personas indefensas que garantizó el control del canal y selló la brutal política de EEUU contra su “patio trasero”.Por entonces, el mal era Noriega, como hoy es quien se decida. Por entonces se puso en marcha la estrategia de control económico y político de los grandes medios. Aquellos años -que hoy continúan en Oriente, mientras las multinacionales, entre ellas las españolas, remueven el territorio para volver a la carga en Latinoamérica- caen en el olvido como las famosas lágrimas en la lluvia. Salvo para quienes no pueden olvidar, porque les va la piel en ello.


“Este 20 de diciembre se han cumplido 19 años de la invasión a Panamá por los EEUU. El país, al que algunos califican como el próximo Dubai, puso 5.000 muertos según organizaciones de víctimas de dicha invasión.
Esta tierra chiquita de la que se conoce bien poco, o por lo menos yo conocía poco, esconde el origen del imperialismo estadounidense en América Latina. No fue hasta hace pocos días en un curso sobre “Resolución de Conflictos en Latinoamérica” cuando me acerqué más a dicho país.
Leyendo, después, supe que se había independizado de la Gran Colombia de Simón Bolívar en 1821. Luego llegarían varios intentos de separación de Colombia, hasta el definitivo de 1903. Inmediatamente fue reconocido el nuevo país por los Estados Unidos y las potencias europeas. 10 años llevaba Francia intentando el canal y 20.000 muertos no estadounidenses y no europeos, todos pobres, le había costado el intento.
Como decía, inmediatamente después de la independencia de Colombia, llega la seudo dependencia de los EEUU. Hoy las ventas de soberanía llegan en protocolos llamados Tratado de Lisboa o Tratado de Libre Comercio, por ese tiempo el nombre era “Tratado Mallarino-Bidlack” (que abría la puerta a la intervención militar en Panamá en 1846), “Tratado Herrán-Hay” (para finalizar el canal que comenzaron los franceses, en 1903) o “Tratado Thompson-Urrutia” (1922), donde se legaliza la ‘compra’ de Panamá por EEUU con 25 millones de dólares.
Uno de los muchos ‘tratados’ firmados entre ambos países, benefició al más chiquito: el “Tratado Torrijos-Carter”, de 1977, donde se firmaba el regreso del Canal a la soberanía panameña. Claro que esto no se dio hasta 1999.
Otro panameño que todo el mundo recuerda es al infausto general Noriega, su relación con el narcotráfico y su volteada a los EEUU a los que sirvió fielmente hasta ese momento, lo que provocó la invasión por parte de los militares estadounidenses en 1989. Los ‘Tratados, que legalizan el despojo en un mundo de hipocresía, legalizó la invasión mediante la Reserva de Concini, que decía: “De haber riesgo para el funcionamiento del Canal de Panamá, los EEUU pueden intervenir militarmente en el país”. ¿Y que mayor riesgo que un empleado volteado de la CIA llamado Noriega?
Como de lo malo hay que sacar algo provechoso, tras la nueva constitución, se elimina al ejército en 1992. Tanto Panamá como Costa Rica eliminaron la figura del militar y, curiosamente, son los dos países más prósperos de Latinoamérica, si de desigualdades hablamos.
La prosperidad del estado caribeño ha llevado capitales de muchos lados del mundo, uno de ellos es Colombia que ha invertido entre 2.500 y 3.000 millones de dólares. ¿Será Panamá otra lavadora del aparato bursátil del narcotráfico? ¡Malpensado!
No sólo dinero se fuga de Colombia, también ‘capital’ humano y ya son más de 300.000 los colombianos y colombianas en ese país. No llegaron por tierra. La Carretera Panamericana que cruza de Norte a Sur el continente se corta en un tramo de unos 50 km. Purita selva (cada vez menos) y uno de los santuarios de la biodiversidad del mundo (cada vez menos), se cruza en mitad de los planes energéticos, viales y de comunicación de las grandes multinacionales (cada vez más).
En mi opinión no es la selva, que también, quien para esa unión. Panamá, con su boyante economía y su estabilidad política y social, no tiene el más mínimo interés en tener un acceso desde el sur que lo ponga en contacto con un país como Colombia, con una población migrante, unos índices de pobreza espectaculares, cuatro millones de desplazados internos, el narcotráfico permeando las máximas esferas del establecimiento y el conflicto armado interno más viejo del continente.
Así la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Latinoamericana (IIRSA), del año 2000, deberá desviar los cables de fibra óptica, los eléctricos, el gaseoducto y el oleoducto, que le lleguen o salgan, por el mar. Mientras, de los transportes ya se encargarán los barcos con sus puertos estratégicos y el viejo canal. Aunque dejará de ser tan viejo cuando salga de la remodelación de 5.000 millones de dólares que lo dejará preparado para la circulación de los nuevos buques, evitando competencias con otros canales interoceánicos. Muchos de esos barcos tienen bandera panameña, 8.159 buques para ser exactos, según el Registro Internacional de naves y Tonelaje Bruto. Claro que ni esos buques pertenecen a Panamá, ni la mayoría del dinero que recala en los bancos es de producción panameña.
Bien lo dice el antiguo dicho: “Vales un Panamá”. ¿O era un Potosí?”

Por Pablo Casado

DEFINICIÓN DE TRASCENDENCIA

                Verdaderamente, más allá de lo malo y de lo bueno,
hay este sabor a vainilla de la madrugada,
                la noche como un tren que llega a su estación y despacio
se detiene,
                la promesa que podría no cumplirse de los segundos
siguientes.

Ana Baliñas, “Ilusiones, definiciones y otras adivinanzas” (2.000)
“Namoradeira”, foto de Aldao, serie sobre o Pazo de Cadro, en Marín, con Salva Castro. “Namoradeira non é tanto un título como o nome con que se coñece en galego do sur e portugués a eses bancos de pedra situados a carón das ventanas”.

RETORNO A "EL CRISTO"

Hace unos años, cuando teníamos buenas noticias en el ámbito profesional, nos conjurábamos delante de una buena comilona en un restaurante de Elvas. Después, nos cansamos, no de festejar, sino del hábito…y el gasto. Más tarde, no quedaban demasiadas ganas de alegrarse, tan preocupados en cavar las trincheras. Ahora, estamos en condiciones de festejar de nuevo: el viento sopla a favor. “Resiste y vencerás”, dice un dicho. Y tengo más: “Un hombre, maquinando males para otros, los maquina para sí mismo. Y una mala decisión es malísima para quien la toma”. Éste, cortesía de Hesíodo. Y los hombres en cuestión, en plural, bien saben ellos a quienes me refiero. La próxima en “El Cristo” será a su salud. Si no, al tiempo.

(PREVENIR LA) PARTICIPACIÓN CIUDADANA: MANUAL DE INSTRUCCIONES

Expresiva viñeta de J.R Mora, un humorista espléndido al que sigo a diario. La táctica contra la sociedad civil está en el prólogo de cualquier manual político que se precie. La forma de expresarlo mediante el dibujo -poltrona y frases telegráficas incluidas- vale por muchas palabras.

Pinchando la ilustración, se agranda

EL TIEMPO DEL LOBO

Aún guardo como oro en paño “El séptimo continente” y “71 fragmentos para una cronología del azar”, dos de los primeros títulos de Michael Haneke, pero recién nos pusimos a ver “El tiempo del lobo”, su antepenúltimo filme. El cineasta austro-alemán resulta fascinante por ser uno de los analistas -sin duda, el más incisivo- del derrumbe y la subversión de valores de la sociedad occidental, a la que condena -me sumo, naturalmente- por su hipocresía, su cinismo, su falsedad y su hedonismo, que no son pocos, ni fácilmente atajables, males. Lo hace, generalmente además, colocando el dedo en las llagas más dolorosas: la degeneración de la educación de los hijos hasta la rendición sin concesiones, el infantilismo real y moral dominantes, el rampante fascismo sociológico europeo, el terror a la diferencia, la voluptuosidad del materialismo y el suplicio de los remordimientos, que afloran tarde o temprano ante la complicidad con un sistema insostenible, profundamente culpable y que termina cobrando daño (el encuentro con la pérdida de la salud y su burocracia, con el accidente, con el drama familiar o laboral, con lo extraño, lo azaroso, lo perverso, lo oculto…) cuando menos te lo esperas. Así surgieron “El vídeo de Benny”, “Funny games”, “Código desconocido” o “Caché”, todas ellas obras maestras admirables…y brutales emocionalmente. Haneke es, a la sazón, el amigo sincero y con autoridad moral al que todos recurriríamos si no fuera tan incómodo para nuestra propia culpa.

“El tiempo del lobo” es un retrato, ni más ni menos, que del apocalipsis. Un brusco final -sin ubicación en el tiempo ni en el espacio, sin explicación tampoco- que cae como un violento chaparrón sobre gentes acomodadas, dejadas a partir de entonces a la buena de dios: sin justicia, sin alimento, sin dignidad, sin aseo… Un tren sinónimo de anhelo y una estación abandonada en la que desesperar son el escenario figurado y real de un relato que, curiosamente -para quienes, como un servidor, son devotos del cineasta- enseña en su epílogo un atisbo de esperanza, para quien así lo quiera entender. Poco antes de dejar para la posteridad uno de los plano-secuencia más arrebatadores del cine contemporáneo, después de firmar una puesta en escena extraordinariamente fluida, con ese mecanismo que tan bien gestiona y que le une con los narradores clasicistas a la hora de dejar su labor desapercibida. Contra quien pudiera sospecharlo, Haneke es cualquier cosa menos un cineasta pretencioso y aletargador. Más bien es un individuo hipnótico.
La ventaja de adquirir un dvd y verlo en casita está en sus “extras”, que dejan en evidencia -a menudo a causa de las entrevistas adjuntas- cualquier interpretación de la obra, amén de ayudar a consolidar la propia opinión, por supuesto. No es precisamente su edición española -de Divisa- ejemplar (para eso, los paquetes de Intermedio con la obra de Bresson, por ejemplo)  pero sirve para apercibirse de algunas cosas. Entre ellas, la absoluta falta de escrúpulos de las distribuidoras -los intermediarios- españolas: al incluir en el dvd sendas versiones del trailer del filme, el original (mercado francés) y el español, el espectador puede hacerse idea de la falaz traición que el pequeño promocional español ejecuta contra la película, convirtiéndola en una vulgaridad sin paliativos mediante el uso descontextualizado de sus imágenes escabrosas y una música que, paradójicamente, se vierte como aceite hirviendo sobre una película que carece de ella. Por su parte, el trailer de origen se sirve de la voz en off para construir un pequeño e inteligente resumen del relato que el filme contiene, sin desvelar ninguna de sus cimas. Dos formas contrapuestas de ver y vender, de tratar al público, que dan como resultado, sin ir más lejos, un expresivo símbolo del cine español y el francés en la actualidad y desde la transición. Por no hablar de sus carteleras, sus autores y sus espectadores. 
“El tiempo del lobo”, (“Le temps du loup”), Francia-Alemania, 2003, escrita y dirigida por Michael Haneke

EN EL LUGAR DE TODAS LAS EVASIONES

Salud, personas. Aquí estamos.


Para algunos la vida es galopar un camino empedrado de horas, minutos y segundos.
Yo, más humilde soy,
y solo quiero que la ola que surge del último suspiro de un segundo
me transporte mecido hasta el siguiente. (*)

Esto dijo el poeta aspirando el humo de su cigarro.

Pero…. ¿por qué empezar con unos versos? Quizás porque los poemas son como pólizas al viento: verdades y deseos que se suman a la corriente, e inquietan, contra pronóstico, a aquellos que consideran el aire y la poesía como enemigos, y han hecho instalar contra ellos sus fingidos argumentos, levantando murallas de cemento, acero y papeles, de papel moneda, de papel de imprenta: el triste papel de un poder al que sólo importa su propia fecha de caducidad.

Esta mañana nos encontramos en el lugar de todas las evasiones, hasta dónde nos han empujado la falsedad y la imposición, es cierto, pero también la dignidad de las caravanas y el orgullo del sedentario. Estamos en la finca dónde nunca aterrizará ningún dragón de acero, desalmado, incendiario de aires y devorador de aguas.

De este lugar escaparán también las amenazas y en él vendrá a escribirse la historia con mayúsculas: la que escribe el sentido común, la que cantan los poetas, porque el roce absoluto de la palabra desarma a las milicias, alumbra la esperanza de vivir en medio de la veda, de los cotos y los cortijos.

Contra el poder que aturde y el ojo del negocio, atengámonos a las razones, a las palabras ya gastadas. Neguémonos a que nos dicten el gusto, el odio, la avaricia. Enarbolemos la duda, nuestras banderas cansadas, nuestras estrellitas pequeñas, pero firmes. Disfrutemos de los pájaros, del sol en las fachadas blancas, de las tejas amusgadas, torcidas bajo este invierno, de las callejas, y del verde al horizonte del camino de tierra.

Porque vivimos mientras se mueven las espirales de una historia enorme y ampulosa que crece en otra parte, dónde se han extirpado las almas y los árboles son ya recuerdos en los parques públicos. Aquí en este rincón de un recodo de Europa colgamos aún los tendales de ropa en el aire del barrio, y junto a ellos pancartas con voces mudas, pero que claman al cielo.

Tendamos el cuerpo bajo las nubes, como una sábana que juega con la luz del invierno. Y no pensemos ser más que la tierra adormecida y suave bajo el aire suspenso, olor de oliva y hierba en un campo de tregua. Este aire que es nuestro.

Como en todas las épocas oscuras se vuelven las cadenas, invisibles y opacas, aún más duras. Pero no nos rindamos, expliquemos nuestras verdades a los que nos devuelven las mentiras desnudas. Digamos no, porque los suyos no son dogmas para vivir por ellos.

Hay que seguir lanzando lo que tenemos a mano, las palabras, los conjuros, los clamores, hay que seguir, lanzándoselas a la cara, tirándoselas al horizonte, lanzándoselas, hasta que no reboten.

Esto dijo el poeta aspirando el humo de su cigarro. Que si tanto mal hay en ese humo, mucho más habría que contar del que nos mata callando.

Salud, personas y feliz día.”

Texto escrito por Ana Baliñas y un servidor, leído el día 13 de diciembre de 2008, durante la toma del aire de la finca de la sierra de San Jorge, por iniciativa de la PCRN. Alegría, barro, admiración, calor, frío, agua, tesón, anís, emoción. Una historia. Un honor. Un placer.

* Extraido del libro de poemas
“La mala gana” de Santos Isidro Seseña.

LA SATURACIÓN

En su intervención parlamentaria de finales del verano, dedicada a explicar la resolución por la cual su departamento había declarado desierto el concurso para la adjudicación de las licencias de TDT en Extremadura, la vicepresidenta Dolores Pallero declaró que el mercado audiovisual extremeño estaba “saturado” y “coyunturalmente castigado” (sic). Solo cinco meses antes había considerado al mismo sector (de la comunicación) como estratégico, el yacimiento para el empleo por excelencia de cara a un futuro abierto a los avispados. La notable inyección pública en el sector habría pues servido para saturarlo, con la misma rapidez que se consumían los recursos.

“Saturación” es sinónimo de hartazgo, que es lo que provocan las contradicciones, las carencias profesionales y la falta de escrúpulos de los responsables de concebir y aplicar las políticas adecuadas en Extremadura para un sector que, en palabras de la misma señora, necesitaba un medio televisivo público, y una unión entre las empresas para su desarrollo. Incluso, redondeando, para su propia fundación como parcela industrial, superando lustros de precariedad. Pero hay que preguntarse qué significa saturación para esa cabeza. 

Para cualquier vigilante de su trayecto hasta la fecha, viene a significar que existe la posibilidad de que haya no ya un exceso, sino algunas excéntricas anomalías de productores y emisores no afines a la línea oficial, de control de la industria y de los contenidos ofertados. Porque, ¿qué ha sucedido desde la creación de CEXMA hace apenas tres años para que el mercado se sature, cuando, como era obvio, el tejido económico no iba a propiciar un aumento siquiera constante de la inversión publicitaria? ¿Cómo es posible que pueda hablarse de saturación cuando aún no han comenzado, no ya a emitir, sino siquiera a implantarse en Extremadura los dos canales autonómicos privados, adjudicados a Prisa y Kiss Media?, ¿cómo lo es si aún no se ha publicado el renovado concurso para la licitación por las desiertas licencias para la televisión digital terrestre? ¿Cómo, ante la actual y decisiva -por mortal- crisis de los medios convencionales de prensa y radio? Cabe pensar que las 76 empresas de radio y televisión y las 68 (¡¡¡) de producción audiovisual que, según el Anuario Estadístico anual del Ministerio de Cultura operan en Extremadura, son demasiadas. Y más si continúan fieles a la atomización inseparable al sector, haciendo oídos sordos al consejo de fusión de la Vicepresidencia, solo llevado a cabo por una minoría muy bien pagada por su adhesión “arrojo”. Ellas son la excepción, aquellas cuya estrategia empresarial es precisamente la impuesta por Pallero, y que se han beneficiado, por el cumplimiento de sus órdenes, con un suculento reparto de la parrilla de Canal Extremadura TV y de cualquier ayuda pública, ya sea directa o indirecta, a título particular, de colectivo patronal o asociativo, a través de un Cluster.

Las pocas empresas que se resisten a ser adquiridas, a negociar como franquicias o a rechistar ante el clientelismo, la precariedad laboral y de medios, y la mediocridad del conjunto de los contenidos producidos, se ven abocadas a escuchar la frase predilecta de esta administración: “nadie es imprescindible”. Salvo ellos mismos, por supuesto. El miedo es tal que las empresas –de comunicación- que participaron en el fallido concurso de la TDT amenazaron con dar, pero ahí siguen, en silencio e inactivas, a la espera de que la oportunidad de negocio se concrete y continuar con el ciclo de clientelismo.

Resulta que el pastel repartido por la Junta -y sus empresas públicas- no quiere abrirse más allá de las compañías extremeñas afines o directamente satélites del partido gobernante -y del de la oposición, por descontado: las empresas políticas, digámoslo así-, creadas ad hoc por unos y otros para irrumpir en el mercado de la televisión o de los contenidos, y garantizar el status quo político, cada uno con su interés local, provincial, autonómico o estatal. Algunas especialmente descaradas fueron pilladas in fraganti cuando se disponían a recaudar en el mercado lo que antes se había sembrado desde cargos y responsabilidades públicas. El colmo de la desfachatez y causa evidente de la resolución del citado concurso como desierto.

También hay espacio para aquellas ya nacidas con un desolador espíritu clientelista, y que coman de la mano de los gestores públicos y las instituciones, para no tener ésta que lidiar con más casos de disidencia o descontrol en los medios: el sólido control de la información y la conversión en fina línea de la distancia entre la propaganda y la comunicación es la estrategia que define la política de la Vicepresidencia desde su propia creación, que viene a coincidir en su base con la de los sucesivos gobiernos estatales, y también en su resultado, con ejemplos tan palmarios como la inefable Italia de Berlusconi.

Queda sitio y grande para aquellas que realmente se comen los recursos, entendidos como escaparates propagandistas al más alto nivel, como “JL Asociados” o “Vida en Marte SL”, autoras respectivamente de la producción (más de un millón de euros en total) de los anuncios para las campañas “Somos Extremadura” y “25 años de Estatuto”, obtenidos mediante concurso público. Empresas que, curiosamente, no comparten nombre, pero sí actividad y domicilio (en la Calle Santo Ángel, de Madrid) y por ende, propietarios: los señores Carlos Moro y José Luis Sánchez. Quizás el gerente de Marca Extremadura, el señor Arce, pudiera ampliar información  -si alguien le preguntara, claro-, por ejemplo a requerimiento de la Asamblea, acerca de estas productoras, beneficiadas más de una vez por esta empresa pública extremeña. Quizás pudiera aportar reveladores datos acerca del desembarco de estas compañías coincidiendo con su cargo. O Transglobe, productora de, al menos, tres encargos de gran presupuesto para Canal Extremadura TV. Fruto todo ello, sin duda, de la política de respaldo a las empresas locales, como la de contratación de programas de ficción y series del medio público, que acaba en manos de RTVE, el grupo Prisa o Fininvest, esto es, el referente Berlusconi, entre otras empresas del ramo.

Por el camino quedaron también los 300.000 € gastados en aquel fantasmal encuentro sobre producción realizado en Mérida en 2005 y del que no se ha vuelto a saber nada, mediante el cual se adquirió la adhesión inquebrantable de APECA, la patronal del sector de los contenidos, dominada con mano férrea por Tragaluz Ingeniería/Trovideo, el tipo de fusión que agrada en la Plaza del Rastro. Entre ambas suman centenares de miles de euros en facturación, única y exclusivamente provenientes de fondos públicos extremeños. La primera de ellas es además, especialista en marketing de recaudación instantánea: convierte premios en secciones paralelas sin competencia en logros comparables a la expedición de Admunsen, gracias a la supina ignorancia de sus voceros. 
La inversión en un estático Cluster liderado también por APECA hay que sumarla a los 100.000 euros del “Libro Blanco” del audiovisual, que debería recoger también las promesas de la Ciudad de la Imagen en Mérida, generadas también en la chistera Pallero, como los premios a proyectos de formatos televisivos, dotados con miles de euros y que fueron también a engrosar los bolsillos entregados a la causa. Mientras tanto, la ley autonómica del audiovisual es una conjetura.
La opacidad de los presupuestos de CEXMA (mientras Vara se vanagloria en “El Pais” que cuesta 9 millones de euros anuales, las cifras oficiosas de 2005 y 2006 se disparaban ya a 25 millones, hasta llegar a los ¡29 millones! de 2007, lo que supone triplicar su pretendido gasto original) va a conducir, y no por ello, sino por la gestión del medio, a un endeudamiento insostenible del que todo el mundo, a nivel político y profesional, es ya consciente. La supuesta modestia del medio es, además de incompatible con el elevadísimo número de sus empleados y su política de pírrica producción propia, fruto de una mentira piadosa para con el ciudadano que éste va a pagar muy, muy cara. A título anecdótico, que años después de inaugurada no emita aún un informativo de mediodía clamaría al cielo si de éste, como es el caso extremeño, no llovieran piedras de continuo contra aquellos que osan toser. No digamos ya de quienes se limitan a señalar que la emperatriz sigue desnuda, pese a todo lo que de sus presuntos ropajes quieran contarnos. Y pese a que todas y cada una de las prendas son pura propaganda, confeccionadas con tanta lana e hilo de verdad como ella teje sus palabras.


LA SEÑAL ALADA

“Presta atención cuando oigas la voz de la grulla; ella trae la señal de la labranza, como señala el comienzo del lluvioso invierno”, decía Hesíodo. Y como diría, de forma mucho más prosaica, nuestra amiga y compañera Manuela Gutiérrez, “estamos embarcados en un apasionante proyecto” de película documental sobre esa señal alada que se llama grulla. Esas “plumas viajeras” que nos devuelven al lugar de dónde emergimos como empresa: la producción propia de documentales de y sobre la naturaleza, en particular la extremeña, lo más rentable en términos económicos y de proyección, de entre todo lo hecho hasta la fecha. Las imágenes (en alta definición, faltaría más) que pueden obtenerse del ave en esta tierra son prodigiosas. Algunas de las que consiguió Fernando oculto en su “hide” ya aparecieron en un capítulo de “El escarabajo verde”. El año que viene estarán todas bien agrupaditas en “Grullas, las señalas aladas”, o “Cranes, the signs winged”, que para el caso es lo mismo. Y es que lo que aquí se desprecia, lejos se aprecia. Y a vivir, que son dos días. 

HACEDOR DE LECTORES

“Me dejo caer solo por la capital de provincias y allá abajo, en los soportales de la plaza, encuentro entre los estantes al aire libre de la “Librería Vicente” (mi penúltimo asidero del gran naufragio de la ciudad, y con ella de mi propia infancia) una joya de esas de fondo de librero como “El caballero y la muerte”, de Leonardo Sciascia, mi autor predilecto”. Escribía esto en agosto del año pasado. Hoy, con amargo retraso, me entero del fallecimiento de Vicente Santos, librero, lector, hacedor de lectores. Difícil pago tienen algunos profesionales, desde luego santos para ciudades tan ingratas. Éste era el caso. Que nos volvamos a ver, diría yo.

41 REFLEJOS Y 5 METAMORFOS

Excelente compositor, brillante escritor y orador, “blogger” pionero, espléndido proselitista, buen cantante…Alejandro González es una de esas personas de las que uno está más que contento de haber conocido. Si hubiera nacido en el Renacimiento -y hubiera sobrevivido, dado su carácter pacífico- quizás no me hubiera hecho agotar los adjetivos, que a este paso voy a tener que acercarme a comprar más. Pero en este país y en esta época… Si su banda (“Ciento volando”), la tuerta en el país de los ciegos, no hubiera tenido la fortuna de ser ignorada tras su primer y excelso álbum, ahora tendríamos que compartirlos y no serían nuestra particular leyenda. Egoísta que es uno. Ahora, el sábado 13 coincide, lamentablemente, nuestra ocupación de finca con la presentación de su libro, “Devocionario pop (1220-1996): 41 reflejos y 5 metamorfos”, del que la sinopsis cuenta :“De los Carmina Burana a Elvis Costello, 46 canciones memorables sirven de punto de partida a Devocionario pop, un peculiar libro de oraciones en el que Dylan predica en alejandrinos o endecasílabos de gaita gallega y las visiones lisérgicas de los Beatles, Pink Floyd o los Doors inspiran décimas,sonetos o romances. Con esta historia elíptica del pop, el autor integra en nuestra tradición no tanto el texto (solo cinco poemas son versiones, muy heterodoxas, de canciones), sino la estética y mitología del mejor pop.” Presentado en Madrid por al autor y, ni más ni menos que Jesús Munárriz, son estas cosas, y otras no tan grandes, las que te dan aliento en la nuca para seguir tirando. Cohetes, claro.

13 DE DICIEMBRE 2008

“Hace casi cuatro años ya. Empezamos invitando a expertos en energías, en petróleo, en economía, en medicina y salud pública, en agricultura ecológica, filósofos, sociólogos, especialistas en política internacional y mercados del petróleo, sindicalistas, trabajadores de refinerías, vecinos de poblaciones afectadas por la contaminación…

Nos informamos y tratamos de difundir lo aprendido a todos los extremeños.

El objetivo: Un pueblo informado, no admite este tipo de industria. Un pueblo informado no permite el deterioro de su medio ambiente y la agresión a su salud.

Las dificultades: El posicionamiento de las instituciones extremeñas respecto al proyecto ha hecho una cuestión de partido la defensa incondicional del mismo. Nuestra información sólo ha podido llegar a quien en realidad la buscaba. El control de los medios de gran difusión y entre ellos los públicos, se ha materializado en forma de omisión, no divulgando lo que se considera “incomodo” y por acción, centrando su publicidad en falsos datos de empleo, negando sin argumentos los perjuicios que la petroquímica produciría.

Debate: La Plataforma Ciudadana Refinería No, lleva casi cuatro años pidiendo un debate serio, imparcial y de máxima difusión regional sobre la conveniencia de la creación de un complejo petroquímico en Extremadura.

La respuesta es que a día de hoy, éste, no ha existido. Nuestros argumentos están sobradamente expuestos y contrastados ¿Los suyos?

Han cerrado las puertas del diálogo: Hace casi cuatro años ya que la PCRN existe y todavía no ha tenido un encuentro con el Presidente de los extremeños. Ni con Ibarra, ni con Vara.

Situación actual: Un importante grupo de ciudadanos extremeños, caracterizados por su diversidad ideológica e independencia de intereses partidistas, ha recibido una amplia y multidisciplinar información que le hace posicionarse, con la certeza de la razón, en contra de un proyecto multimillonario a realizar con aporte de capital público hacia un solo empresario y su entorno, en tiempos de crisis.

El proyecto incumple las normativas actuales: Si no cambia nada, el proyecto es inviable. Para dejar de serlo, ciertas normativas tendrían que ser modeladas a las características de este. ¿Pueden cambiarlas? ¿Qué no pueden?

Otro paso más: En estos ya, casi cuatro años, la PCRN ha realizado múltiples actividades con el objetivo de manifestar nuestro rechazo absoluto al proyecto del Sr. Gallardo. Otro acto, quizás el más simbólico de los realizados hasta ahora, va a tener lugar el día 13 de diciembre de 2008. Ciudadanos extremeños, cargados de razones, vamos a tomar la Sierra de San Jorge. El aire de la sierra no figura en las escrituras, no se puede comprar ni vender. Ese aire unas veces está allí, en las posesiones del empresario, y al rato circula por nuestras calles, nuestros patios, nuestras habitaciones…Los ciudadanos vamos a dejar bien claro que no admitimos imposiciones que afecten a nuestra salud y nuestro medio ambiente. Que cualquier actividad empresarial por productiva que sea no puede alterar nuestro aire, el que va a ventilar nuestras vidas.

Plantaremos encinas en la sierra y en el camino Mozárabe -Ruta de la Plata, tramo importante del camino de Santiago que sería “sacrificado” por la Refinería de petróleo Balboa.

Con esta acción, pacífica y llena de simbolismo pondremos en escena nuestras razones.

Hacemos un llamamiento a todas las personas que defiendan la salud, el desarrollo responsable, el reparto de la riqueza, las libertades…y que rechacen un modelo de desarrollo obsoleto y perjudicial para nuestra salud y posteriores generaciones, nuestro medio ambiente, nuestra identidad cultural, estructura socio-económica y sobre todo, por que es un proyecto que quieren imponer sin escuchar la voz de los ciudadanos.

Quedamos en la pradera de San Isidro, Villafranca de los Barros a las 11:30 h.
Nos vemos en la Sierra de San Jorge.”

VIDA COTIDIANA

Hemos “coincidido” en el Festival de Málaga, durante la celebración de Mercadoc y Market TV, con la representación de la televisión autonómica pública extremeña. Éramos, Libre Producciones, la única productora extremeña presente en uno de los más relevantes escaparates de compra y venta del documental, y la ficción, a nivel estatal. La “competencia”, o no está, o está en otra onda, más glamourosa, más “creativa”, más exhibicionista, más caciquil. La representación institucional extremeña en el principal evento del sector en Andalucía (comunidad vecina, parece) se circunscribía al citado medio público, presente como comprador y como vendedor, a pesar de lo cual no había inscrito ni uno solo de sus programas de cara a su venta, caso único entre el resto de televisiones presentes. Así las cosas, en el perfil del catálogo podía leerse que “Canal Extremadura es una de las 13 emisoras públicas regionales españolas. Emitimos una gran variedad de programas, incluyendo noticias, magacines, cine, series y documentales”. Y en cuanto a qué producción querían adquirir y andaban por allí buscando, se incluía lo siguiente: “Documentales: Historia y etnología, Naturaleza y vida animal, Reportaje, Sociología y vida cotidiana”. 



Vida cotidiana, dicen. Libre Producciones, además de nuestro catálogo en plan francotirador, vendía en ese mismo Mercadoc la serie “El lince con botas”, co-producida con Canal Extremadura TV, que no la emite a pesar de poder, técnica y legalmente, hacerlo (y de forma gratuita, hasta 2010). Serie que retiró de su programación aludiendo a “razones éticas”, según explicó su director general en sede parlamentaria. Existe, ya lo hemos dicho por activa y pasiva, un veto no sólo a este serie, sino a cualquier otro programa producido por nuestra firma, que abrimos, recuerdo, en 1988, cuando para la señora Pallero la televisión era la caja que estaba debajo de una sevillana de juguete y un paño de encaje. Por cierto, días atrás hemos recibido la “contestación” de la Presidencia de la Junta, responsable última de esta cuestión, tras once meses de espera. Pero esa será otra historia. Por lo demás, en Málaga se come estupendamente, a pesar de tener que respirar todo el mundo el mismo aire.

EL BUEN ANÓNIMO

He de decirle a la amable persona que nos envió a nuestra atención un escrito anónimo por correo postal, conteniendo documentos y reveladores detalles acerca de la cosa pública del audiovisual, pues que, al habernos mudado de dirección, hemos recibido con cierto retraso la carta. Ahora, estamos trabajando para recopilar pruebas acerca de lo que contiene: como no resulta sencillo para los ciudadanos obtener alguna transparencia acerca de las actividades de empresas y personas, incluso en el ámbito público, hemos puesto en manos de un investigador privado profesional la búsqueda y captura de nuevas evidencias que justifiquen la denuncia. Como ciertos datos adelantados en esa carta han resultado, a la fecha, de una precisión propia no ya de un clarividente, sino de alguien que conocía de antemano lo que la actualidad ha revelado como verdadero, me inclino a pensar que lo que se denuncia en ella sea cierto, tanto como ciertas serán las precauciones que los aludidos hayan podido disponer para llevar a cabo su plan, que básicamente consiste en el clásico “toma el dinero de los paletos éstos y corre”, con una dosis aún mayor de atrevimiento. Así las cosas, agradezco la consideración mediante este peculiar comunicado, al tiempo que aliento a los lectores de éstas y otras letras a no resignarse al estado actual de la cuestión, ciertamente arbitraria y corrupta, y hacer llegar a quien crean conveniente -en particular a los juzgados y si no, adonde crean mejor- cuánta información dispongan en beneficio de un uso legítimo de los recursos públicos. Naturalmente, considero que mis dos piernas merecen llegar sanas y salvas a navidades, por lo que he de rogar que, en principio, nadie se dé por aludido. Pueden, si lo desean, empezar a quemar papeles, que para el caso les va a dar igual. Fin.

ILUSIÓN GRAMATICAL

Hemos estropeado las personas del verbo.
¿Os dais cuenta? “Nosotros”
suena como si todos fuésemos iguales
igualmente culpables
marchando al paso con el mismo pie,
militarmente siendo.

En cuanto a ese “vosotros, os dais cuenta”
acusa por igual, casi intimida
es magistral y torpe, porque vosotros
(¿quiénes sois?) no sois
idénticos ni únicos.

Por eso digo que no me sirven para hablar las personas del verbo.
Y ese yo desentona, chirría como un niño de tres años;
“yo soy” es casi un pecado
invasor y monótono, es el yoyó de los sujetos, yuyu…

¿A ti que te parece?, me pregunto,
y cada “tú” interroga, extorsiona, exige focos
que te pongan al descubierto a solas y desnudo
en el centro del calabozo.

El que lea esto no va a entenderlo
(y decir “él” ya discrimina
porque él podía ser ella,
pero eso no se dice); es un misterio
qué pasa con un él, con una ella
tan ajenos, de espaldas, observados por la mirilla
de una oración- espía.

“Ellos y ellas” es más políticamente correcto:
a fin de cuentas, el pensamiento único
está diseñado para esa masa amorfa que conforma
la tercera persona del plural, un ente anónimo y discorde

porque “plural”, otra palabra de moda, es una sucia trampa del idioma
que sirve para esconder y defender
de la luz invasora del lenguaje,
desigualdad, miseria, coches caros, sobornos y otros vicios…
Para cubrir y proteger y ocultar la codicia, la malicia, la milicia, el mismísimo sistema policial…
y confundirnos, mimetizarnos,
ensuciándonos todos
(menos los destrozados inocentes, a quien nada puede manchar)

sin el caos de personas imaginario
que habría que fundar, como se pone la segunda piedra
de una utopía,

para encontrarnos
sin disculparnos unos por otros
para hablaros
sin confundiros unos en todos
para aceptarme
sin consagrarme a mí mismo
para entenderte
sin prejuzgarte por ser tú-otro
para respetarle
sin conocerla (a él o a ella, me da igual)

para comprendernos, en fin,
para comprenderlos a todos
(aunque no se comprenda ningún “todos”)

porque, al cabo,
nosotros y vosotros, tú y yo, ella y él,
no podemos ser generalmente más que ellos para el resto de la humanidad.

Ana Baliñas
“Ilusiones, definiciones y otras adivinanzas” (2000)