Mes: febrero 2010

PIRÁMIDES O COCODRILOS


Veníamos hablando en el coche y se nos apareció una frase que acuñamos cuando firmamos el contrato con la televisión, que dios nos perdone. Al parecer alguno de nosotros definió la situación como una elección entre “pirámides o cocodrilos”. Es decir, entre trabajar como esclavos, o ser devorados por voraces fauces. Resultó que, aunque lamentamos profundamente la sangre vertida, se sobrevive a los ataques enfurecidos, sin miedo a nostalgias. Gracias a las enseñanzas del Abate Faria, por supuesto: el tesoro aún nos espera, esperamos.

MINAR LA CONFIANZA


No me puedo siquiera imaginar que lo que lloviera del cielo no fuera agua, incluso este pedrisco como bolindres. Por ejemplo, lo que cae en Gaza, o en Afganistan, donde los medios de comunicación, a sueldo de financieros y políticos, han decidido que no existe guerra. Las guerras contemporáneas, al menos en España, sólo lucen si aparecen en las ceremonias de entrega de premios o se lleva por delante a algún valiente español. Stanley McChrystal, el jefazo militar que “en un ataque fallido” ha asesinado a 29 personas más al bombardear un microbús se ha sincerado:“He dejado claro a nuestras fuerzas que estamos aquí para proteger al pueblo afgano y matar o herir civiles sin querer mina su confianza en nuestra misión”. Leído aquí, en el excepcional diario de JR Mora.

EL SINGLE

http://www.vxv.com/e/47hDZExcBbQA

Para alguien que, como yo, ha nacido hace mucho, la palabra “single” tiene aún un significado, musicalmente hablando. Ahora lo ha perdido, en beneficio del videoclip, como predijeran los Buggles. Ahora bien, si hay un sinónimo de single en mi vida, ése es “My sharona”. Recuerdo perfectamente cómo se comparaba a “The Knack” en su día con…¡The Beatles!, tal fue el impacto de esta espectacular canción producida por Michael Chapman en sus años de cielo, tras Suzi Quatro y el “Pararell lines” de Blondie. Por entonces, uno estudiaba primero de B.U.P. Y hasta la fecha, en que su cantante y co-escritor Doug Fieger acaba de morir, “My sharona” es el single con mayúsculas, que aún conservo. Igualarla es posible (salvo la línea de bajo). Superarla, complicado…Hasta para Chapman.

COMPARTIR

Me agradece un lector de este diario que “comparta”. Agradezco yo el detalle, porque de eso se trata. Así, me apetece refrescarme la memoria y compartir aquellos libros que más han influido en la formación de mi carácter como lector, es decir, como mínimo como lector. Autores favoritos como Stendhal, Barnes, Schlink, Maloouf, Tabucchi, Coetzee, Capote, Hesse, Highsmith o Montalbán han significado lo mismo, pero son estas once novelas las que, como diría un clásico, impiden el insomnio cuidándome desde la mesilla.

“El pasmo”, de Víctor Chamorro.
“El contexto”, de Leonardo Sciascia
“El extranjero”, Albert Camus
“Señorear la tierra”, José Luis Giménez Frontín

“La saga/fuga de J.B”, Gonzalo Torrente Ballester
“La vida de Benvenuto Cellini, contada por él mismo”
“Las vigilias de Bonaventura”, August Klingemann
“Retorno a Brideshead”, Evelyn Waugh

“El Chancellor”, Jules Verne
“Billar a las nueve y media”, Heinrich Böll
“El misterio de la cripta embrujada”, Eduardo Mendoza

VEINTIDOS MIL COPIAS

http://www.facebook.com/v/1279989772691
He aquí una entrada de promoción: el Patronato de Turismo de Cáceres, para el que Libre Producciones rodó el “promo” “TIerras de Cáceres” (en cuatro idiomas, hasta dieciocho versiones diferentes, incluyendo spots y un documental de 12 minutos) va a editar 22.000 copìas en DVD, lo cual nos satisface enormemente, pues para obtener la mayor repercusión posible se hizo. En breve estará de nuevo disponible una página web desde la que se pueden ver todos los contenidos, que quedó en stand-by debido a problemas con el servidor. Coincidirá además con la reapertura de la página de la productora, terminada su “rehabilitación” de más de dos años que nos convierte además en editorial…A través de ella estará disponible todo nuestro catálogo de casi 400 títulos.
Adjunto la versión de seis minutos del “promo”, desde la página de Libre Producciones en Facebook . Como decimos en ella, el guión de Ana Baliñas adapta el “Romance del Conde Olinos” -que tan bien cantara Paco Ibañez- para dar un sentido al relato; Carlos Ojeda pone la música, aprovechando al tiempo, en la parte final, un “sampler” de Enrique Cordero, el tema “A la orilla del rido”. La voz es de Mercedes Montalá, todo un placer, como lo fue trabajar con Carlos y Enrique. El efecto de las palabras volando como avefrías fue diseñado por J.J Rodríguez, que se encargó además de toda la pospo. El libro que se observa al principio es una pieza de artesanía. La producción de los programas empleó seis meses en total, incluido uno y medio de rodaje, prácticamente. Entre los figurantes, Román Tarriño, Celia Prieto, Raúl Delgado…y algunos lectores de este diario. Las escenas de baño se rodaron en ¡febrero y marzo! en las gargantas del Jerte y en la cantera de Alcántara…El árbol, la excepcional encina que sale al principio y al final, lo veo todos los días con sólo asomarme a la ventana…

OBSERVACIONES

La tarea de los documentales de última generación parece ser (extraigo la reflexión de “El encargo”, una pieza extraordinaria de Friedrich Dürrenmatt) “arrancar siempre nuevas observaciones a la naturaleza, que en cierto modo se ha desnudado ante él, despojándose de todo secreto, y es explotada por él y ve sus recursos escarnecidos, por eso a veces tenemos la impresión de que la naturaleza, por su parte, observa al hombre que le observa, volviéndose agresiva, tomando medidas de protección bien calculadas, de la naturaleza observada contra quien la observa”. Y es que, refugiándose uno en los canales temáticos, es sencillo encontrar documentales diferentes entre sí (a nivel estilístico, presupuestario y funcional) pero que comparten la necesidad de objetivar mediante la observación una realidad que se vuelve inconcebible si no tiene asiento en el entendimiento. Y para conseguir ese “rigor” llevan hasta las (pen)últimas consecuencias técnicas y de exposición su microscópica indagación. Las últimas fechas, cuatro han sido los programas documentales -de entre ellos, tres españoles- que proponían en sus argumentaciones, por pocas afinidades que tuvieran, una minuciosa mirada (científica, psicológica, metafísica…) con un denominador común: sintomáticamente, todo adquiere sentido a través del hombre. Algo muy propio de nuestra civilización presuntamente empírica.
No abundo en los contenidos (prácticamente todo se puede ver ya desde internet si existe el propósito) y sí en los títulos: un costosísimo documental australiano que quita literalmente el sentido por la calidad de sus imágenes, y su muy contenido tono divulgativo titulado “Oxigeno: La molécula que creó el mundo” (2009). “A través de cuidadas dramatizaciones y la utilización de últimas tecnologías, este magnífico documental da respuesta a los enigmas sobre la importancia del oxígeno en la historia de la evolución”, es el ejemplo ideal del uso de instrumentos cada vez más sofisticados para observar y despojar, con buenas intenciones, por supuesto…
“Camino a la inmortalidad”, dirigido por Ana Monserrat para Ovideo en 2009 “es un documental que recorre diversas investigaciones científicas sobre envejecimiento que se están llevando a cabo en España por los biólogos moleculares María Blasco y Manuel Serrano, (…) una receta de felicidad natural para el hombre, animal vulnerable y de momento mortal…” Documentado y trabajado hasta la extenuación por guionistas y realizadores -doy fe-, contiene argumentos que podrían resumirse en la certeza de la ¿futura? existencia de un dios personal que, además de llamarse dinero, garantice muchos más años de vida. Como singularidad, señalar que las alegorías visuales, más aproximativas que explícitas, con las que se sugiere al espectador tema tan abstracto resultan perfectas. Por lo demás, el aire de familia -en este aspecto- con alguno de nuestros propios trabajos (como “Cielo e infierno”) me hizo extraordinariamente simpático este programa.
Una obra diferente, exquisita y franca es “El perdón” (2008), dirigida por Ventura Durall sobre Andrés Rabadán, película que exhibe, sobre la vida y la tragedia judicial de este hombre, la misma fruición detectivesca que las anteriores sobre la química y la física. Durall rodó también una película de ficción sobre el mismo personaje, que ha pasado desapercibida en el maremágnum actual de las celdas y los ágoras, como no podía ser de otra manera. En “El perdón” intervienen Canal + y TVE, lo que lejos de perjudicar -como es habitual- beneficia al relato -a niveles presupuestarios-, siendo mérito exclusivo del director y de Nanouk Films, productora catalana que lo fuera también del clip “Cinco minutos más”, de Andrés Calamaro, que cito porque es imponente.
Por último, Visual Producciones ofrece “La guerra dibujada” (2003) una película sobre la “memoria histórica” (en fin) con el mismo afán que las anteriores y un extraordinario argumento: “El documental recoge la historia de los dibujos de la Guerra Civil y la de sus autores. Presenta el punto de vista de los niños que realizaron aquellos dibujos y a los que la historia no suele dar la oportunidad de contar su versión de los hechos”, sinopsis muy mal redactada pero que da pistas sobre la investigación que se precisó para desarrollar el proyecto . Dentro del lamentable episodio al que nos tienen sometidos instituciones y profesionales del ocio con sus tristes batallas, “La guerra dibujada” emerge con suficiencia del lodazal: su objetivo es un país de niños no observados, sino inobservados. Y esto, en España sería razón más que suficiente para que nadie se hubiera interesado nunca por ellos.

LAS CANDILEJAS DE LA CONSIDERACIÓN


A pesar de que cuenta con una ayuda la producción de la Junta de Extremadura, no colabora especialmente esta institución en dar relieve a la promoción de “El sabio mudo”. Al estreno, y aunque se les invitó protocolaria y formalmente, no acudió ninguno de los altos cargos, ni los representantes de la Filmoteca, la Film Commission o el Cluster audiovisual extremeños, como si se reservaran para ellos aquello que Dürrenmatt llamó “las candilejas de la consideración”, restando importancia a cuanto no honran con su presencia. Tampoco el Boletín cultural mensual y público “Eco” se hizo idem del estreno, pese a que se tramitó una cortés nota de prensa. En fin, perdieron la oportunidad de los observadores, pero la página de promoción institucional cita aquí y así la proyección en Cáceres del cortometraje entre las actividades de la Biblioteca Pública. Probablemente la nota contribuirá a que la audiencia sea mayor para el cortometraje en esa próxima fecha.
En la imagen, la carta ensangrentada que se empleó en una de las secuencias, concienzudamente elaborada y “manchada” por Juan José Rodríguez.