Mes: junio 2008

WUNDERBARE MENSCHEN

Dos minutos después de terminar el partido suena el teléfono y al otro lado habla la amabilidad personificada. Se llama Henning Krug y nació en Colonia. Es profesor de español, y de vez en cuando nos visita: aún estamos por devolverle la cortesía. Por concretar: si algún día me viera en un precipicio aferrado con una sola mano a una rama saliente, clamaría al cielo: no me contestaría nadie, pero Henning aparecería. Y después además nos agradecería habernos acordado de él. Gente maravillosa, los alemanes. Y el señor Krug, en particular.

¡VAMOS A PONER UN DOCUMENTAL EN LA PLAZA DEL PUEBLO!

Pues parafraseando a los Tequila (de antaño), ayer los compañeros de la PCRN llevaron “Mientras el aire es nuestro” a la plaza de Pueblonuevo del Guadiana. No es la primera vez -ya se ha hecho en algún municipio de la comarca de Barros, o en Aldea Moret-, pero no deja de tener su aquel, entre lo épico y lo lírico, el que a estas alturas haya que recurrir a estos resplandores de la ilustración popular, propios de edades supuestamente muertas, para verse y ser vistos. Compitiendo, o complementando mejor dicho, las mil y una verbenas, los carromatos con los hinchables para los niños y las terrazas de los bares, héte aquí que dónde no lleguemos no llega nadie. Hoy mismo, por ejemplo, en competencia con el fútbol patrio -que ha disparado la afloración de banderas en los balcones, un espectáculo perverso que, sumado a la campaña por la lengua castellana y la demagogia monárquica en los palcos, me tiene sumido en un desasosiego de cálices- se proyecta el documental nuevamente en Sevilla, en La Casa de la Paz y dentro del “Encuentro social alternativo al petroleo”. El domingo proyectamos de nuevo en Madrid, en el mismo encuentro y dentro del taller acerca de la movilización ciudadana contra la refinería, en el Patio Maravillas a las seis de la tarde. Y el día 3 de julio a las 20 horas en la Sala Aldana de Cáceres, con “Mientras el aire es nuestro” , al tiempo que las actividades culturales, artísticas, pacíficas y reivindicativas que el Colectivo Cultural “Otros” y el Foro Social de Cáceres pondrán en marcha esa jornada para apoyar y recoger la recogida de alegaciones contra el proyecto de refinería en Extremadura. Que no decaiga.

EL PRESIDENTE SUPLENTE

Escribía Leonardo Sciascia en su diario “Negro sobre negro” (¡en 1979!) que “nunca ha habido una época como la actual en esto de dar más importancia a lo dicho que a lo hecho. Basta que uno de la retaguardia afirme ser de la vanguardia para que sea vanguardista; que un reaccionario diga que es partidario de la revolución para que sea un revolucionario;un canalla afirma ser defensor de la honestidad, y es honesto”. Así de esta “paremiología del mundo al revés convertida en aceptado y respetado juego de las partes, regla, normalidad” se han aprovechado -se aprovechan- quienes ostentan el poder hasta sus últimas consecuencias, una de las cuales es la búsqueda del perfeccionamiento de la democracia: que los gobernantes elijan a sus electores, antes que al contrario.
Así, las declaraciones del presidente suplente Fernández Vara para su periodista de corte en el diario HOY abundan en la misma dirección de este contrasentido sobre el que cabalgan sus intereses, perdidos ya aquel pudor y aquella humildad que a menudo procedían del ejercicio de la fuerza, antes del advenimiento de esta era nuestra en las que las mentiras se disfrazan con la jovialidad del cargo, sin más trámite que una elección condicionada. El señor Vara, como todos y cada uno de los miembros de su gobierno y de su partido, sabe que su proyecto de desarrollo industrial decimonónico no encaja, sencillamente, en esta tierra y en este momento, y que se trata de una guerra contra el tiempo y contra el sentido común. Por ello no han permitido el debate ni la menor transparencia. Porque el beneficio no será de los ciudadanos, sino más bien una estrategia elaborada en su contra. Pero les da igual, porque se sienten muy seguros no ya del apoyo popular, sino de su control, que es otra cosa y no la misma. Por ello, el señor Vara se permite decir que sus planes -que son los planes de un suplente- de instalación de un polo petroquímico asociado a centrales térmicas, siderurgias y cementeras, a una red viaria ingobernable, a un aeropuerto internacional y a la adquisición de medios de comunicación ruinosos, no ha estado nunca en el medio del debate social extremeño. “-La sociedad extremeña no la ha tenido nunca (en el candelero) , sí algunas personas concretas.”, dice en la entrevista. Superamos los aludidos el concepto de “nadie” acuñado en Alange por el gobernante titular, eso sí. Pues bien, esos aludidos, esas personas concretas a las que se refiere, son muchos miles que han levantado su voz y muchas más que no se atreven a hacerlo, llana y simplemente, por miedo. A esas personas concretas a las que se refiere y cuyos nombres bien conoce porque para ello ha implicado a un número impensable de personas y recursos su administración y su partido, se nos ha atacado con una aversión inaudita. En algún caso, el nuestro, aún estamos esperando no ya una explicación, sino una excusa. En vano, desde luego. Pero, como recoge el mismo Sciascia en su libro citado, “hay algunos regimenes de cuyos favores y elogios los inteligentes y honestos (mejor dicho: los intelegientes honestos) deben sentirse más ofendidos que de las amenazas y persecuciones”. Es tiempo de decir, como lo hizo Isidoro La Lumia: “si me mimáis, me enseñáis el camino al exilio; si me maltratáis, me quedo”. Y quiera o no, explicaciones tendrá que dar, mientras quede la ley. Sus disculpas nos traen, y nos traerán, al fin, sin cuidado.

http://www.hoy.es/20080622/regional/nunca-exigio-tanto-como-20080622.html

DIOS LOS CRÍA…

“Aquí tenemos los mismos problemas que en cualquier lugar y a mí me toca ser confidente de vecinos que piensan diferente y hasta están enfrentados. Lo de la térmica, por ejemplo, me ha pillado en medio. Tengo amigos a favor y en contra. Esto era un paraíso hasta hace dos años, pero ahora se ha instalado el virus de la discordia”. Esto contaba el párroco de Alange a El Mundo, que le dedicó un espacio acorde con su status de escritor de novelas históricas agraciadas con el favor del gran público. Acostumbrado a publicar en los medios regionales su opinión acomodada con el marco social, económico y cultural de esta Extremadura, no menos solicito a la participación en aulas, talleres, homenajes, conferencias y demás ritos promocionales de uno de sus oficios, sorprende que no se haya planteado nunca la procedencia y en particular la causa oculta del “virus de la discordia” que está quemando su particular “paraíso”. Sorprendería mucho más que se lo planteara a partir de ahora, cuando la empresa editorial para la que trabaja Jesús Sánchez Adalid con notable éxito, Ediciones B (Grupo Z), pase a ser propiedad del Grupo Gallardo, uno de los azares con los que el mundo cruel de los negocios nos llama la atención con su aliento a averno. Uno de los floreros literarios del régimen se encuentra con que el nido dónde prospera ha sido adquirido por sus compatriotas que más saben de lo terrenal, de lo tangible y material, y de cómo imponer su criterio. Si quisiera y escuchara bien los argumentos de algunas almas de sus rebaños podría de paso documentarse sobre la Extremadura de hoy y además sobre las actuaciones de su próximo editor, de manera que pudiera dejar de lavarse las manos con tanta suficiencia y reprochar, como el buen pastor, a los sembradores no solo de la discordia, sino de la soberbia, la ira y la avaricia a su alrededor, en aquel paraíso de cuya desaparición solo algunos tienen responsabilidad. Y no son precisamente los pobres del lugar, o quienes, parafraseando lo dicho por el caudillo precisamente en Alange, exigen aire puro y poesía para su edén en extinción.

http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2007/401/1180706964.html

EL COLOQUIO DE LOS PERROS

Extraído de “Salvados de la quema”

http://salvadosdelaquema.blogspot.com/2008/06/coloquio-entre-cipin-y-berganza.html

Luis Sanabria rememora a Cervantes, reaparecen una vez más el espíritu cabal y su fino instinto para el análisis social que habitan en su cuerpo de profesor y ciclista, y de paso contribuye a elevarnos más allá de dónde merecemos. Siempre es un placer tratar amigos que, encima de amables y con ingenio, te invitan a comer a Portugal. Si me dan a elegir, elijo a los amigos.

Amigo Cipión cuanto ha llovido desde que nuestro genial creador nos dio a conocer, y cuanto han cambiado los tiempos.
Querido Berganza, especialmente ha cambiado la posibilidad que tienen los humanos de destrucción, pues en nuestros tiempos, no por conciencia, si no por falta de medios, existía una mayor riqueza, en la que en este planeta cabíamos más.
Cip.: ¿Qué opinas sobre la importancia que el ciudadano ha adquirido en la gestión de las repúblicas?
Berg.: ¿Tu crees? La verdad es que es todo apariencia, en las que las cadenas que existían ahora se han convertido en hilos, más o menos finos, que manipulan al pueblo. Fíjate en el caso que ha ocurrido en Europa, en donde gobernantes se reunieron en Lisboa, después del varapalo francés y holandés a una constitución mercantilista que se pretendía que fuese el patrón para todos los países europeos. Pues bien, allí la “decoraron” y decidieron que fuesen los parlamentos de cada uno de los países los que la ratificasen. Es como si una panda de amigos decidiese en donde tienen que hacer una fiesta, primero en casa de uno de ellos, y después, los mismos en otra casa.
Sin embargo, como te digo Cipión, en Irlanda se ha hecho un referéndum que ha salido no, simple y llanamente no. Los políticos desoyen la decisión popular, las reglas que los políticos ponen, si los resultados no son propicios, las rompen, y le vuelven a dar vueltas y vueltas. Se oye de todo, poco más o menos que no han sabido lo que han elegido, que son pocos, que hay que volver a preguntar…
Cip.: Berganza, no creo que todo sea peor, pues fíjate que hay un sistema democrático en el que los ciudadanos eligen a sus representantes.
Berg.: Si, todo aparenta ser mejor, pero depende desde donde se mire. ¿Te has fijado en la cantidad de miseria y hambre que hay en esta sociedad? Miseria económica y social. En la que cada uno se mira su ombligo, en la que el emigrante molesta fuera de su trabajo, muchas veces en manos de despiadados empresarios o de sonrientes amas de casa, que le sangran hasta que le despiden sin contemplación.
Las mentiras son institucionales, en donde no hay acciones de guerra, pues son acciones humanitarias; no hay muertos, si no daños colaterales; no se invaden países, si no que se actúa en acciones humanitarias en las que se les libera de regímenes no democráticos; o en donde “díscolos” libre pensadores, que invitan al ciudadano al laberinto de la libertad con documentales libres y serenos, son boicoteados y asfixiados, en acciones que si no son ilegales es porque las leyes se modifican hasta que encajan en los caprichos de los caciques gobernantes. Hablo, de los que le dieron voz a nuestro enemigo, el lince (ahora ya extinguido en estas tierras), con diálogos muy peligrosos para los que desde el gobierno quieren matar la libertad del ciudadano en pos de sus caprichos mercantilistas. Sin duda estos de Libre Producción son una bocanada de aire fresco, lleno de libertad con razonamiento, en medio del desierto del consumo y del BurgerKing, en donde la apariencia engaña hasta ser convertido en un espejismo que suplanta la realidad, engañando a somníferos ciudadanos, insensibilizados televidentes, drogados y narcotizados que se conforman con lo que les cuentan, sin cuestionarse nada.
[http://laverdaddelpajarito.blogspot.com/]
Cip.: Echa a un lado y sonríe, que el de la cámara nos toma una foto, menea la cola y ládrale, que me molesta su presencia. No creo que a éste le tengamos que correr a mordiscos, pero si es necesario…
Berg.: Calla y ladra

Guau, guau, guau, guau…

EL MAL, BECADO

La resolución de la convocatoria de becas a la creación literaria de esta anualidad trae entre los beneficiados un nombre que me suena: el mío mismo, a causa de “El mal del arriero”, la novela que escribo y que Rafael Mellado ilustra generosamente. Dice una reseña que “en “El extranjero”, de Albert Camus, un sujeto tomó su pistola y disparó, sin motivo alguno, contra un anciano, quien cayó fulminado por el impacto, a la vista de su joven protagonista. El tiempo fue obnubilando sus recuerdos, mezclándolos con otros menos dolorosos, incluso felices. Convertido en un hombre solo, heredero de una pequeña fortuna que le permite vivir sin trabajar, lo persigue una obsesión: cometer un crimen estético, gratuito, perfecto. Su perfección radica en su gratuidad. Pero el destino le tiene reservadas algunas sorpresas, porque “en el mundo no hay nada desinteresado, nada gratuito”. ¿E impune? “El mal del arriero” trata de un hombre reputado, estable social y económicamente, que no sale de su asombro ante la impunidad con que se obra a su alrededor. De tal manera que, empujado por un azar, decide convertirse en un criminal para poner a prueba lo que, a su entender, de azaroso o argumentado tendría la represión, o no, de los abusos. Nada original, desde luego, pero la pretensión es poder acabarla y conseguir su publicación. Mientras tanto, disfruto. Y ahora, encima, cobraré dos mil euros por ello y para ello, lo que aumenta la delicia de la escritura y contribuirá a hacerme más llevadera la indigestión.

elmaldelarriero.blogspot.com/