Mes: febrero 2009

LLAMAMIENTO

“…la idea aún vigente de que el mejor derecho y la justicia más justa, de quererlos de verdad, de no dejarlos en manos del destino o de Dios, solamente pueden salir del cañón de una escopeta” entronca con ese “oscuro amor propio que los siglos de infamia que un pueblo oprimido, un pueblo vencido, hacía pesar sobre la ley y sobre los que eran instrumento de ella”. En palabras de Sciascia y en referencia a su pueblo siciliano. Existen señales de advertencia, desde uno y otro bando. Yo no haría excesivo caso omiso, aunque se me tilde de apocalíptico. Miren si no, lo que cuesta una pancarta (¿se puede decir otra verdad mayor que “políticos, sobráis”?) y cantar algunas consignas que se oyen en las calles mucho antes de los sucesos de Castilblanco. Mes tras mes, se suceden hechos semejantes, intimidantes,represivos, castrantes, liberticidas y sólo en una pequeña comunidad como la nuestra. Mientras tanto, los conductores de carritos del Carrefour no nos damos, aún, por aludidos.

Extraído de Kaos en la Red:

“En Cáceres el día 18 de diciembre se dio una charla informativa sobre las actuales movilizaciones de la sociedad griega. Como apoyo a esta lucha el día 20, jornada mundial de solidaridad con Grecia, nos concentramos unas dieciséis personas en la plaza de Sta. María. Allí desplegamos unas pancartas de solidaridad con Grecia y con los detenidos en los actos de Madrid y Barcelona, gritando consignas tales como “Libertad detenidos”, “Policía asesina” y “Abajo los muros de las prisiones”.

A los pocos minutos apareció una pareja de policías nacionales, que de una forma agresiva nos pidió la documentación, que facilitamos sin negativa. Ellos se negaron a darnos su número de placa así como explicaciones del motivo de la identificación. Fué entonces cuando comenzó una discusión y la Policía pidió refuerzos. Identificaron a once personas y mientras comprobaban los datos nos amenazaron con frases como “hoy vais a acabar muy mal” y “no sabéis con quien estáis hablando”, al cabo de una media hora nos devolvieron la documentación y continuamos la protesta por el centro de Cáceres.

A mediados de enero, nos llegaron denuncias a seis de los presentes en la concentración, en las que se nos acusaba de una falta por “desórdenes públicos”, concretamente por “desobediencia y falta de respeto a la autoridad”.

El juicio tuvo lugar el 16 de febrero. La Fiscalía trató de demostrar nuestra culpabilidad argumentando que los gritos de “policía asesina” iban dirigidos a la policía española y no a la griega, por lo que tendrían carácter ofensivo, y que nos negamos a identificarnos, porque según la policía pasaron veinte minutos hasta que accedimos a ello.

En nuestras declaraciones dejamos bien claro que en ningún momento nos negamos a la identificación (transcurrirían unos cinco minutos como máximo), de hecho fué la policía la que no se identificó. Por otro lado, declaramos que los gritos de “policía asesina” iban dirigidos a la policía griega (que efectivamente ha matado a un joven), siendo prueba de ello las octavillas alusivas al tema, que estábamos repartiendo y las fotos en las que se pueden ver nuestras pancartas. El juez en ningún momento nos prestó excesiva atención (tal vez porque como dice el informe policial, nuestra indumentaria nos delata como “ultraizquierdistas”) y esto lo confirma la sentencia del veinte de febrero, en la que el Magistrado da por bueno el relato de los hechos de la policía, incluso manifiesta que nos impondría una pena mayor si la petición de la Fiscalía no le limitara.

En resumen, se nos sentencia a pagar seis multas. Una de 300€ para el presunto “cabecilla del grupo” (¡!) y cinco de 200€, es decir, 1.300€ a los que hay que añadir los costes judiciales. Disponemos de una semana de plazo para presentar el recurso.

Estos hechos, más allá de la injusta pena que recae sobre los implicados, supone un flagrante y alarmante ataque a la libertad de expresión y del uso social de la calle, ataque que no es a nosotros, si no a toda la sociedad.

Somos conscientes de que esta sentencia tiene por objetivo asustarnos para que no volvamos a tomar parte en ningún acto de solidaridad y apoyo. Tiene por objetivo limitar la libertad de expresión a tres o cuatro opiniones oficiales, castigando aquellas atípicas y/o “peligrosas”. Persigue también hacer de la calle un lugar solamente de tránsito o compras, acabando con su función de lugar de encuentro y disfrute, donde poder expresar opiniones o realizar actividades políticas, artísticas o de otro tipo.

Consideramos esto, ya que el que nos atañe no es un hecho aislado, sino que últimamente asistimos a una serie de cambios (nuevas leyes, ordenanzas ciudadanas, cámaras de vídeo-vigilancia, violencia policial…) que nos prohíben a la gente derechos naturales tan básicos como jugar o cantar, protestar o disentir, en definitiva, hacer uso de lo que es de todos, la calle.

Llamamos por tanto a los colectivos de Cáceres y a sus gentes en general, a solidarizarse con nosotros en los actos que puedan organizarse desde ahora y a defender sus derechos a la libertad de expresión, de movimiento y de intimidad frente a los ataques del poder político y económico.

EL SILENCIO DE LOS EMPATES

Me comenta Ana que, a pesar de la media docena de goles frente al Betis, lo del saloncito nuestro el sábado pasado le recordaba más bien “el silencio de los empates”. Escéptico que es uno, aunque no tanto como aguda ella. En fin, quien hubiera pillado ese silencio anoche. Porque, que un israelí cabecee a gol en el minuto 83 (el mismo y fatídico minuto que hace 27 años en París, cuando lo hizo un tal Kennedy con la misma camiseta y contra el mismo rival) en favor del equipo de la ciudad de los Beatles, en cuya alineación figuran un ex del Atleti, otro del Castilla, otros de la Real, el Villarreal o el Espanyol, más gente procedente del Valencia o el Racing, o el sobrino de Leivinha, siendo además su entrenador el tipo que subió al Almendralejo a primera, población cuyo nombre escrito sobre una bandera extremeña aparecía en pantalla a cada momento, parecen, en fin, demasiados factores para no hacer meditar a cualquiera sobre el cálculo de probabilidades. Y si encima Aznar está en el palco; el presidente del club se apellida como un insulto argentino y hace, además, honor a ello; el peinado de Mijatovic ejerce de evidencia, Cannavaro se afeita la cabeza como un busto boca arriba de Benito, y el tal Guti luce bigotillo de mando de la Reichwehr, pues la cosa se hace imposible. Señales las hay a manta…Pero, hasta los Beatles echaron un borrón. Voy a buscarlo afanosamente, a ver si lo encuentro…

DE PURA FELICIDAD

Algún día
todas las contradicciones volarán por su propio peso
dinamitando el aire
sin duelo, sin espasmos
como un dúo de pájaros.
No habrá torres más altas.
Los alambres de espinos se arañarán el corazón
y el papel moneda arderá solo
en la cripta embrujada de los bancos.
Entonces será el día.
Volveremos a vivir como siempre quisimos.

Entonces temblaremos de pura felicidad
y aprenderemos a temblar de pura felicidad.

Ana Baliñas
Poesía / La muerte entre dos viajes / Puntos subversivos (1998)

EL BROMISTA

Allá por 1978, recién empezado el bachillerato, el dinero de la paga de varias semanas se fue en el albúm “Dire Straits”, que incluía “Sultans of swing” y por entonces parecía el colmo de la sofisticación. Parece que habían pasado años, pero sólo fueron doce meses lo que tardó Mark Knopfler en meter la guitarra en un albúm de Dylan, el redentorista “Slow train coming”. Y ya en el 83 -cuando “Like a rolling stone”, “Hurricane”, “Man gave name to all the animals” y “Changing of the Guards” me parecían su cumbre, y yo ya estudiaba lejos de casa- Bob Dylan publicó “Infidels”, un disco con una magnética portada que sin embargo parece sólo un retrato. Producido ya por Knopfler, “Infidels” se abría con la que a día de hoy es, junto a “Ring the bells”, mi preferida del inmenso cancionero dylaniano. Se llamaba “Jokerman” (“Bromista”), incluso se produjo un hermoso video de ella que grabé en nuestro Betamax del 82 para a continuación verlo un millón de veces, o más. Contenía una literatura beata, pero excepcional. Para muestra, “La libertad te espera a la vuelta de la esquina/ Pero con la verdad tan lejos / ¿de qué te puede servir?” Una canción que me permitió dejar de mirar a Dylan por el ojo de la cerradura, para a continuación admirar a sus admiradores. Y hasta hoy.

Quieto sobre las aguas
repartiendo tu pan…
mientras brillan los ojos de tu
ídolo con cabeza de hierro.

Barcos lejanos
navegan hacia la bruma.

Naciste con una serpiente
en tus dos muñecas…
mientras un huracán soplaba.

La libertad te espera
a la vuelta de la esquina.
Pero con la verdad tan lejos,
¿de qué te puede servir?

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

Bromista.

El sol se pone tan deprisa
en el cielo.
Te levantas
y te despides de nadie.

Los tontos se apresuran a entrar
donde los ángeles temen andar.
Sus futuros, tan llenos de
miedo, tú no los revelas.

Quitándote otra capa de piel,
siempre un paso por delante
de tu propio acusador.

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

Bromista.

Eres un hombre de las montañas,
puedes caminar en las nubes.
Manipulador de multitudes,
eres un tergiversador de sueños.

Vas a Sodoma y Gomorra,
¿pero qué te importa?
No hay nadie allí que quiera
casarse con tu hermana.

Amigo del mártir y de
la mujer avergonzada.
Miras dentro de
la caldera ardiente…
y ves al rico sin nombre.

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

Bromista.

Bueno, el Levítico
y el Deuteronomio,
la ley de la selva y el mar
son tus únicos maestros.

En el humo de la penumbra
sobre un corcel blanco…
Miguel Ángel podría haber
esculpido tus rasgos.

Descansando en el campo,
lejos del turbulento espacio,
medio dormido
cerca de las estrellas…
mientras un perro
te lame la cara.

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

Bromista.

Bueno, el hombre del rifle,
está persiguiendo a los
enfermos y a los cojos.
El predicador quiere lo mismo.
¿Quién llegará primero?
No se sabe.

Bastones y cañones de agua,
gas pimienta y machetes,
cócteles Molotov y rocas
detrás de cada telón.

Jueces de falso corazón
muriendo en sus propias redes.
Es sólo cuestión de tiempo
para que la noche llegue.

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

Bromista.

Es un mundo de sombras,
los cielos son grises.
Una mujer dio a luz un príncipe
hoy y lo vistió de rojo.

Él pondrá al cura en su bolsillo
y a la espada en el calor,
sacará a los huérfanos
de las calles…
y los dejará a los
pies de una prostituta.

Bromista, tú sabes
lo que él quiere.
Bromista, tú no muestras
ninguna reacción.

El bromista baila al compás
del canto del ruiseñor.
El pájaro vuela alto
bajo la luz de la luna.

http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=4563840669393845579&hl=es&fs=true

Standing on the water, casting your bread
While the eyes of the idol with the iron head are glowing
Distant ships sailing into the mist
You were born with a snake in both of your fists while a hurricane was blowing
Freedom just around the corner for you
But with truth so far off, what good will it do.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

So swiftly the sun sets in the sky
You rise up and say goodbye to no one
Fools rush in where angels fear to tread
Both of their futures, so full of dread, you don’t show one
Shedding off one more layer of skin
Keeping one step ahead of the persecutor within.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

You’re a man of the mountain, you can walk on the clouds
Manipulator of crowds, you’re a dream twister
You’re going to Sodom and Gomorrah
But what do you care ? Ain’t nobody there would want marry your sister
Friend to the martyr, a friend to the woman of shame
You look into the fiery furnace, see the rich man without any name.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

Well, the Book of Leviticus and Deuteronomy
The law of the jungle and the sea are your only teachers
In the smoke of the twilight on a milk-white steed
Michelangeo indeed could’ve carved out your features
Resting in the fields, far from the turbulent space
Half asleep near the stars with a small dog licking your face.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

Well, the rifleman’s stalking the sick and the lame
Preacherman seeks the same, who’ll get there first is uncertain
Nightsticks and water cannons, tear gas, padlocks
Molotow cocktails and rocks behind every curtain
False-hearted judges dying in the webs that they spin
Only a matter of time ‘til the night comes stepping in.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

It’s a shadowy world, skies are slippery gray
A woman just gave birth to a prince today and dressed him in scarlet
He’ll put the priest in his pocket, put the blade to the heat
Take the motherless children off the street
And place them at the feet of a harlot
Oh, Jokerman, you know what he wants
Oh, Jokerman, you don’t show any response.

Jokerman dance to the nightingale tune
Bird fly high by the light of the moon
Oh, oh, oh, Jokerman.

1862

De paseo por los alrededores del pueblo, a la vera de un hermoso -pero parco en aguas- meandro del arroyo en su andar hacia el Salor, aparecen los restos de un molino que da cuenta de cómo sería el cauce un siglo y medio atrás: impresionante. Una inscripción junto a la puerta probablemente data su fábrica. “Año de 1862”, dice. Llevado por la curiosidad, buceo en busca de una publicación periódica de la provincia en esa época y hallo “El Eco de Extremadura”, cuyo subtítulo, amén de expresivo, es irreprochable: “Periódico de intereses materiales”, proclama. Chúpate esa. Esos eran tiempos. Dobleces, las mínimas. En su número de diciembre de 1861 y anteriores, incluye el periódico un extenso artículo de opinión sobre el espinoso asunto de las inversiones en el ferro-carril para la provincia. Leerlo es llorar: avanza una derrota de la que esta tierra aún no se ha recuperado. Y en su página tres, en la sección “Gacetilla”, y teniendo en cuenta que se había obsequiado previamente a los abonados con una participación de lotería en el número anterior, puede leerse una deliciosa proclama: “Lo siento señores. Nuestros abonados habrán visto en su lista de lotería que hemos tenido la suerte de no sacar premio alguno. Más vale así, hubiera sido mucho trabajo el de repartir un dividendo”. Bárbaro. A continuación, las gracias se vuelven uñas: “A quien corresponda. creemos que sería muy prudente para tranquilizar al vecindario de esta población que la autoridad averiguara con qué recursos cuentan tres o cuatro malhechores que viven entre nosotros…”. Acerca del molinero aquel, en su castillo, a buen seguro no habría dudas, exiliado en su horizonte de labor imprescindible, viviendo entre piedra, madera y agua. Todavía a salvo. Como la prensa.

MALDITOS HIPÓCRITAS

Maldita pandilla. ¡Se escandalizan a un lado y a otro del Hotel Ritz, juristas y políticos, porque las televisiones recuerdan a día de hoy aquellos tiempos de Alcàsser, con las tripas de las niñas expuestas al viento! ¿Cómo se pagó aquello, aquella carnicería mediática de la mano de Nieves Herrero, origen de tanta basura? Que se lo pregunten a Vara y a la pandilla de descerebrados que tiene empleados en su canal público, capaces, como tantos otros canales públicos de televisión, de darle empleo, un dineral y cancha para divertirse a Nieves Herrero, esa vociferadora, esa, como tantos otros, inmundos cómplices de la avaricia, el salvajismo y el oscurantismo, mientras putean a conciencia a la gente honesta. Maldita panda de hipócritas. Que se quejen a dios, a ver si manda un rayo y les parte a todos.