Mes: enero 2009

LA CANDIDATA

Resulta cómico -por no decir que están encantados de haberla conocido- el apoyo de las instituciones a Irene Cardona, la cineasta morala a la que el “conseguidor” Paco Espada eligió como flor para su florero. A Espada no le val mal en medio de la crisis: es dueño de Tragaluz y de Trovideo, ambas acaparadoras de ayudas públicas directas e indirectas a la producción y a la inversión, y a la vez productoras de hasta ¡cinco! programas distintos para el canal público extremeño de TV; es a la vez “inspirador” del Cluster del Audiovisual; presidente in péctore de la patronal del sector -en realidad lo es su socio…en Trovideo, tras haber dejado Espada el cargo-; es también un “guionista” agradecido, y propietario del carné socialista. En el ámbito teatral y de gestión, no se le conoce un solo cliente que no sea una institución pública, en particular la Consejería de Cultura, a cuya cabeza ha sido y es firme candidato. Amén de ello, “negocia” convertir “Un novio para Yasmina” en serie televisiva, lo que puede suponerle un montante considerable para, a la vez, sus dos empresas. Por supuesto, pagado por la Junta. Vamos, el yerno perfecto para el señor Vara. Un auténtico agitador cultural.

La presidencia de la Junta aflojó decenas de miles de euros, bajo cuerda, para que “Un novio para Yasmina” fuera distribuida por Alta Films -a petición de Espada al propio Vara-, tras haber ayudado previamente al proyecto con cerca de cincuenta millones de las antiguas pesetas (cantidad menor del coste final de la obra, como sabe perfectamente su directora, cuyas quejas al respecto ya ha olvidado). Ahora la Diputación de Badajoz afloja asimismo una buena cantidad para ofrecer gratuitamente el filme a una miríada de pueblos. El trato es ejem, semejante, por así decirlo, al resto de la producción audiovisual extremeña, sean cortos o largos. No digamos ya si son críticos con la política de la administración autonómica en algún sentido. Es de rigor decir que en esta última categoría prácticamente no se producen.

El “conseguidor” Espada -que ya obtuvo para un corto de Irene el premio Extremadura a la Creación, susurrando a la directora que abandonase apresuradamente el jurado, del que ella formaba parte, de cara a hacer más “natural” aquel galardón- sabe también perfectamente cómo moverse: convirtió en oro los premios en la sección paralela -competía con otros cinco trabajos- del festival de Málaga (en el certamen malagueño triunfó “3 días”, de F. Gutiérrez) y se alió inteligentemente con otra compañía hermana, Extra Audiovisuales (Maite Ruiz e iñigo Silva, históricos ya del sector extremeño desde su precipitada fuga de Euskadi), capaces ambos de conseguir para Cardona lo que le han conseguido: la candidatura al Goya como directora novel. El matrimonio vasco, especializado en cine de animación, lo es también a la hora de tirar de agenda e influencia de cara a los ciento y pico miembros de la academia cinematográfica española que otorgan con su voto (en realidad, los miembros con derecho a voto son más de mil, pero el absentismo es tal que las candidaturas se votan a estilo compadre) las posibilidades de competir en tan patético ejercicio de autobombo. Al gran número de afines con el que cuenta el matrimonio entre la industria se suma el hecho de que el vicepresidente de la citada academia sea el mismísimo Enrique Urbizu, otro vasco habitual por estos lares, a quien la Junta extremeña y sus satélites de lo cinematográfico tienen literalmente santificado. Y muy bien pagado por sus cursos, apariciones estelares y demás sandeces. Con semejantes cartas, a la que unir el hecho de ser mujer en la España de la paridad y trabajar en el programa de la Guillén Cuervo, lo de Cardona estaba cantado.

No hay que olvidar que Extra ya consiguió en su día, antes y después de Extremadura, dos premios Goya a sendos largometrajes de animación, uno de ellos propiedad en un porcentaje del 10% de quien esto suscribe, que perpetró una co-producción con los, por entonces, recién llegados, cometiendo uno de los mayores errores profesionales que recuerde. De cómo se obtuvo este premio, de cuánto tiempo antes de la ceremonia era un secreto a voces -y del rostro de Maite Ruiz gritando su sorpresa al recogerlo durante la ceremonia- habría mucho que hablar, si bien prefiero callar, por prudencia. En fin, que no descarto siquiera que Cardona obtenga también su premio por via semejante, aunque, paradójicamente, la directora cacereña comente que su candidatura es un logro obtenido “desde los márgenes de la industria“, como su película. No se lo cree ni ella. Al final, va a resultar que no le han regalado nada. Ahora, directora -a dedo- del festival de Cine Posible (cortina de humo de la Junta para mayor enriquecimiento personal de Millán Vázquez de Miguel, de Freak, hijo del homónimo santón) quizás recuerde, por ejemplo, cómo hizo posible quien esto firma que se proyectara su primer y excelente corto, “Varada” -producido con el empeño, literal, de sus padres-, en Cáceres y en una sala en condiciones, justo en la época en que ni dios le hacía el menor caso y ella misma consideraba a Espada como lo que es, y no se recataba en decirlo.

En fin, lo que resulta esclarecedor es que entre los futuribles premiados a la “mejor” dirección “novel” (sic) no figuren en esta anualidad ni el industrioso y auténtico triunfador de Málaga con “Tres días” ni, por ejemplo, Albert Serra, el combativo cineasta catalán autor de dos películas (“Honor de cavalleria” y “El cant dels ocells”) inolvidables. En mi pueblo dicen que quien tiene padrino se bautiza. Pero bueno, de ilusión también se vive.

CLAMANDO AL CIELO

La involución en el cuidado y la protección de la naturaleza que está suponiendo la gestión del gobierno extremeño, en connivencia con su principal “oposición” política, sitúa a este momento preciso, en la larga historia de la comunidad, como uno de los más negros, comparable a la crítica situación vivida durante la madurez y los estertores del franquismo. Al proyecto de refinería se suman centrales térmicas de ciclo combinado, la prórroga a Almaraz, la agonía de la mina a cielo abierto de Aguablanca, las prospecciones en busca de uranio por toda nuestra geografía, la impunidad de la caza de toda clase de especies, los parques eólicos sin comedimiento, Alqueva, la especulativa iniciativa en Valdecañas, las autovías por San Pedro y la sierra de Jerez, el plan para favorecer el AVE y acabar con el ferrocarril convencional, la contaminación de los ríos y la precaria calidad de las aguas para el consumo, las “ciudades mixtas” y los campos de golf, la sistemática hipocresía a la hora de auspiciar la conservación de especies animales y forestales mientras se impide por la vía de los hechos su supervivencia…En la práctica totalidad de las acciones contra el medio ambiente intervienen de una forma u otra los recursos públicos, y no precisamente en favor de la salvaguarda del bien común y la salud de los ciudadanos frente a la contaminación ambiental.

Es preciso frenar la decimonónica industrialización que se pretende como infame (e inútil) bálsamo para la economía post-Bruselas de una Extremadura que va a pasar del abismo al derroche, y de nuevo al abismo, sin el más mínimo cambio en una estructura social y económica propia de su antigua y déspota oligarquía (maquillada para la Constitución) y sus nuevas generaciones criadas a la teta de la Presidencia de la Junta. La indiferencia en que están inmersos los estómagos agradecidos, cuando no se aplican a la cooperación necesaria, se suma a la ignorancia que se siembra desde hace décadas a través del secuestro de la educación y los medios de comunicación social. Así las cosas, finiquito el mitín recordando cuanto talento y sensibilidad hay entre las gentes de esta tierra, en su mayoría, y clamando al cielo, como Los Verdes de Extremadura, al pedir los ciudadanos de la comarca de Mérida que reivindiquen su derecho a vivir en un medio ambiente saludable participando en la concentración-cacerolada de “Térmicas No” en Valverde.

La concentración organizada por la Plataforma Ciudadana Térmicas No será el próximo sábado, 31 de enero, en la plaza del Ayuntamiento de la localidad pacense de Valverde de Mérida a partir de las 17,00 horas, en contra de los proyectos de construcción de las Centrales Térmicas de Ciclo combinado de La Zarza (EGL), Alange (Iberdrola) y Valverde de Mérida (Siemens).
Las Térmicas que las multinacionales energéticas pretenden instalar en la comarca de Mérida, más allá de su enorme contribución en gases de efecto Invernadero, sólo la de Valverde emitiría entre el doble y el triple de lo que emite actualmente todo el sector industrial extremeño, representan una amenaza a la salud pública, al medioambiente y al futuro sostenible de la comarca. Hoy, que empezamos a comprender la relación entre contaminación y enfermedad, no podemos permitir que nadie nos engañe, que los intereses de unos pocos hipotequen el futuro de todos. Catalogadas oficialmente como nocivas, molestas, insalubres y muy contaminantes. ¿Cual es entonces su utilidad social cuando Extremadura exporta el 80% de la energía que produce?
Muy pocos empleos y mucha contaminación es la característica más importante de estas industrias, motivo por el cual todos los grupos políticos de la comunidad de Madrid han rechazado su construcción, mediante resolución de pleno de su Asamblea. ¿Por qué en Madrid ningún político, de ámbito regional o local, con responsabilidad de gobierno o sin ella las quiere, mientras aquí algunos las defienden con insostenibles mentiras?

Las alegaciones contra el proyecto pueden encontrarse en la página de la Federación de Plataformas Ciudadanas Térmicas No en Extremadura

CONTROL

“Como quiera que el control social que ejercen los medios de comunicación, a través de los periodistas, es la mejor garantía de calidad de una democracia, desde la FAPE instamos a la institución que usted dirige a reconsiderar la decisión que terminó con una sana tradición de años, por la que la Monarquía española abría sus puertas a los periodistas que podían informar de cuanto acontecía en las recepciones oficiales de su Majestad el Rey.”

Transcripción literal de un párrafo de la carta escrita -en representación de 14.000 periodistas españoles- por la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Magis Iglesias, a la Casa Real en defensa de la cultura del canapé. La frase “el control social que ejercen los medios es la mejor garantía de calidad de una democracia” es tan bárbara que sólo su correspondencia absoluta con la realidad (aunque logrando lo contrario, por supuesto) rebaja su poso amargo, para convertirse en señal indicativa del calibre de esta mentira que llaman, tan pomposamente, democracia.

POR SI ACASO

En breve, me aproximaré a la orilla del cercano embalse de Brozas en pelota picada, para comprobar la exactitud de la prohibición legible en el cartel adjunto. Ejemplo preclaro de la cultura de la prevención del delito (como el canon digital); el “por si acasismo” de las autoridades -tan extendido él- alcanza una nueva cumbre.

El cartel es cortesía de Pedro Salgado, como siempre desde la perplejidad.

PARÉNTESIS POR RODAJE

Como parte de la agenda de trabajo, estaremos unos días alejados del celestial silencio para sumergirnos en el mundanal ruido, hasta cierto punto. Unos días de viento y lluvia para rodar un anuncio invernal en las tierras de un sur que parece el norte. Esta entrada se la dedico a Jordi, nuestro cicerone y amigo en una comarca que es todo un país.

PRESENTE INDICATIVO

No lo consumo, pero algunas de sus fechorías me las mandan por correo electrónico, para mi disgusto. Como ésta: “Portugal no presenta objeciones al proyecto de Refinería Balboa”. Así, con el verbo en presente del singular en el titular, cuando aún no hay informe oficial del gobierno luso al respecto. El suelto, publicado en el “Hoy”, hace referencia a otro medio (que a su vez no difunde sus fuentes), y es una intoxicación de catálogo, amén de faltar a la verdad desde su titular, anticipándose a un hecho que, de ser cierto, merecería como mínimo conjugar el verbo en futuro. Pero para qué decir la verdad, si nadie escucha.

El autor o firmante de la “noticia” es un señor que ya hace 23 años manifestaba sentirse frustrado por trabajar en ese periodicucho de una provincia “desplazada por la historia y la cultura al confin más próximo con la raya de Portugal”, según su propia pluma, y trataba de dar el salto a una multinacional…como director de arte, pidiendo “ingeniosamente” acceder al trabajo. Sin éxito. Hemos de imaginar, si se trata de la misma persona, qué nivel de frustración habrá alcanzado a fecha de hoy. Su hijo ha colgado en su bitácora una carta suficientemente expresiva en este sentido. Da pena mirar hacia atrás, como da pena ver en qué han acabado algunos. El hijo trabajaba en algo llamado “El idealista.com”. Ojalá tenga más suerte que su padre, que algún día fue periodista mientras asfixiaba su vocación.

P.d El “pulso entre Madrid y Lisboa”, en la Televisión pública portuguesa: http://es.youtube.com/watch?v=vrL4tgReVbk

CREEMOS SIN EMBARGO

Escucho la lluvia
como una columna gris en el silencio de la tarde.

Ruido blanco
como una mampara de protección contra el exceso
de los días.

Cae como si quisiera limpiar algo
las hojas de los árboles o las columnas de refugiados,
la sucia podredumbre de la muerte comprada
pero esto no es así.

Al calor de la piel y ráfagas de ternura
creemos sin embargo
que mientras llueve hay esperanza de salvación.

Ana Baliñas, “Jaque al rey” (1998)

EL SOLITARIO

Son las 13’05 de un jueves laborable. Registro un documento en la Consejería de Cultura y Turismo, en Cáceres. Al terminar, pregunto por el aseo a una amable funcionaria. Me conduce hasta un pasillo en la misma planta baja del gran palacio, y me enfrento, sin hilo, ante un laberinto de más pasillos y despachos, cosidos entre ellos por grandes paneles de colores. A mi izquierda aparece un despacho decorado con criterios de lujo minimalista: mobiliario nuevo, de diseño y caro.Computadora de pantalla plana. De espaldas a mí, una persona, su único ocupante, juega al solitario en la pantalla de su ordenador. Me quedo mirándole fijamente y añoro mi nueva cámara. Vuelvo de mear y allí sigue, en lo mismo. Salgo a buscar a otro testigo de aquel ejemplo vivo de tópico administrativo. Cuando llegamos, el sensor de movimiento de su nuca nos detecta y cambia de pantalla sin girarse. Salimos del templo y le dejamos allí, solo, abandonado a su suerte. Me refiero al documento en registro, claro.

FUNCIONAMIENTO EN EL REDIL

Se cumple ahora el segundo aniversario -veinticuatro meses y quince días- de veto continuo por parte de Canal Extremadura TV a los programas y trabajos, todos sin excepción, de Libre Producciones. Con la aquiescencia y el apoyo -por acción y omisión- del ejecutivo extremeño y los consejos, asesor y de administración, de la citada empresa pública. 

Ello no ha sido óbice para que sigamos trabajando, y exhibiendo nuestro trabajo. Por ejemplo, pasado mañana se proyecta “La pizarra de El Barrado”, episodio de la serie “El lince con botas”, en la población altocacereña que le da título. Un programa sobre la singular pizarra hallada en El Barrado -que “documenta distintos aspectos de la vida social en la España visigoda y presentan, además, fenómenos precursores de las lenguas romances, por lo que se consideran punto de partida del estudio del castellano”– y que fue empeño personal de un servidor, que no paró hasta que mis compañeros llevaron a cabo el episodio con la inestimable colaboración de la catedrática Isabel Velázquez. Pasado mañana no voy a poder acudir a la cita a la que fui invitado, como tampoco pude acudir a otras proyecciones de episodios de esta serie, criminalizada y despreciada por Canal Extremadura. 
Actos públicos (más de setenta) con proyecciones de episodios de “El lince con botas”, por los que nunca hemos cobrado un céntimo. Es más, la inmensa mayoría nos han costado dinero. Trabajos sobre memoria histórica (exhibido en Cuenca), trashumancia (en Brozas), los sucesos de Castilblanco (en las jornadas sobre movimientos libertarios de Cáceres), la vida en la frontera (Badajoz), el calerizo de Cáceres (en el propio Aldea Moret), la cueva de Maltravieso (en Cáceres también), los arrieros (en Salvatierra de los Barros), los dólmenes (en Valencia de Alcántara), el pop autóctono (en Montijo), Manolo Chinato (en Vallecas), los colmeneros (en Fuenlabrada de los Montes), el proyecto de autovía por San Pedro (en La Roca y Puebla de Obando), en Cabañas del Castillo, el Valle del Jálama, Alcántara, Alburquerque…además de un ciclo entero de proyecciones con los episodios censurados por el medio público (sobre el proyecto de refinería), que nos llevó a más de cuarenta poblaciones regionales y estatales. Además, hasta treinta y un capítulos han participado en festivales y certámenes, amén de haber obtenido premios como el Adenex 2007 y el Libertad concedido por Adhex, a la postura de la productora de no transigir con el veto. 
Ninguno de estos acontecimientos ha merecido un solo plano en Canal Extremadura TV. En algún caso, pese a que se trataba de un reconocimiento a una serie co-producida y emitida por ellos mismos.

Pues mira por dónde, hoy ¡me llaman! desde la redacción de informativos de Canal Extremadura TV. ¿Motivo? El canal “va a cubrir” la proyección de “La pizarra de El Barrado” el sábado. ¿Por qué? Porque es un acto organizado por la Agrupación Local del PSOE en la localidad. Y aquí paz y después gloria. Así funcionan las cosas. Dato que evidentemente conocíamos, y que no fue óbice para prestar nuestra colaboración, con la advertencia previa a nuestros interlocutores acerca de la situación de la serie y de la productora. Lejos de nuestra intención el hacerles ver que bien podrían interceder ante el medio (público) para que el citado programa fuera emitido en condiciones -ya lo fue en su día, la madrugada de un lunes-. Y con él, el resto de la serie.
En fin, para nosotros lo importante es que se vea éste o cualquier otro programa, y bien lo sabe cualquiera que nos haya solicitado alguno. Que el canal público se niegue a emitir ninguno de ellos -y podría hacerlo gratis hasta 2010- no parece asunto de nadie. Como nos escribió cierto socialista de carné, “la libertad tiene un precio”, y ninguno de ellos parece dispuesto a pagarlo en beneficio de la audiencia extremeña. Mucho menos en el nuestro, por supuesto.
Así, después de dos años, se dignan apuntarnos por teléfono, ante mi indignación, que el aviso de este acto les llega de la organización del mismo, y que, consecuentemente, éste si interesa al tratarse de un asunto “cultural”. La omisión de cualquier información sobre las anteriores proyecciones públicas  -incluido el silencio absoluto sobre el intento de impedir alguna de ellas  mediante amenazas por escrito desde el CEXMA, sin fundamento jurídico alguno-, es debida a nuestra subversión, supongo, o al hecho de que los diferentes organizadores de las proyecciones fueran colectivos o instituciones sin influencia ni margen de maniobra alguna en la redacción del medio (público): desde foros sociales, colectivos, asociaciones, sindicatos anarquistas, departamentos universitarios y ongs hasta el Partido Verde o las plataformas ciudadanas, por ejemplo. Ni que decir tiene que me he negado en redondo (esto es, furioso) a prestar siquiera oídos a la pretensión “informativa” de la joven, perfectamente al tanto del contencioso de la productora con su medio (público) y sin embargo capaz de asumir el “marrón” de la llamada, sin dar su nombre ni plantearse siquiera una mínima delicadeza ante lo peliagudo de la situación. 

NIEBLA

Las nueve de la mañana, frío invernal. Niebla. Paseo matutino, dos pequeños terneros blancos se levantan inquietos del regazo de su madre blanca. Al fondo, trompetean grullas en medio de un silencio de sepulcro, solo roto por los ladridos de los perros encarcelados, que se quejan de no ser los nuestros. Un vecino de setenta y pico años, que anda todos los días entre cuatro y ocho kilómetros para cuidar de huerto y ganado, carga diez o doce kilos de leña cortada en un pequeño carro artesanal. En la panadería compro dos barras y dos pastelitos recién hechos. Atizo la chimenea. Zumo de naranja y café. Desde el ventanal todo es niebla, mientras avanza la mañana. Y el camión vocea su mercancía, de ajos y cebollas, bien, pero que bien baratos.

25 WATTS

Aletargado por la resaca laboral diaria, hace uno lo que no acostumbra y mira “La 2” a la hora de la cena. Más que nada, atraído por los subtítulos de “Tosca” (1992), dirigida por Giuseppe Patroni Griffi y realizada por Brian Large para la RAI y ¡107 televisiones públicas más! La pretenciosa versión cinematográfica, de logros muy aislados, resultó ser la más adecuada para escuchar exclusivamente la música, lo cual era incompatible con la lectura de los subtítulos. Interrumpida una sola vez (¡pero qué vez!) por la publicidad, la experiencia no fue del todo insatisfactoria, con lo cual repetimos el lunes con la película argentina “No sos vos, soy yo” (2006) -de bandera española, al parecer: produce Filmanova, el consorcio gallego liderado por el “capo” Antón Reixa, la Xunta y una caja de ahorros-. Obra de Juan Taratuto, probablemente sea la cinta más insípida y previsible que pueda surgir de Avellaneda. Interrumpida hasta el hastío por la publicidad (aunque hay que reconocer que, en ocasiones y para el caso, con efectos benéficos para el espectador), sufre también la amputación de los títulos de crédito, lo que impide presentarse ante el notario reclamando el dinero público invertido, con el pertinente conocimiento de causa. Nada nuevo bajo el sol televisivo, pues. A hacer puñetas la operación nostalgia.

La noche con Filmanova y la comparación me trajo el recuerdo del fallecido (suicida) Juan Pablo Rebella, firmante junto a su colega Pablo Stoll de dos inmensas películas uruguayas, cuyo talento y frescura eran tantas como diferentes sus planteamientos artísticos, que no argumentales. Se trata de “Whisky”, la segunda (2004) y de “25 watts” (2001), la primera. Deudora de referentes como el Jarmush de “Extraños en el paraíso” (el nombre del cineasta aparece en la lista de créditos -esa que suprimen las televisiones públicas e indultan las de pago- como uno más entre las decenas de agradecimientos a familiares y mercerías), los dos directores y guionistas Rebella y Stoll crearon con “25 watts” una obra redonda sobre su generación, convirtiendo lo insípido en trascendental, lo patético en cómico y lo en apariencia gris, en sorpresa y pasmo. Una película con vitaminas, ingeniosa en su puesta en escena (tan radicalmente diferente del posterior y magnético ascetismo de “Whisky”) que alterna decenas de posibilidades, siempre bien elegidas: desde el virtuosismo con las focales y la composición hasta el largo plano secuencia con la cámara anclada, pasando por la convicción del clásico plano-contraplano y la sencillez de inspiración teatral tanto en exteriores como en interiores. En la variedad está el gusto, y mucho más: dialogada con precisión, interpretada con arte y solvencia, la juventud retratada en “25 watts” y su contexto resultan tan cercanos, tan reconocibles a esta hora y en este continente, que convierten a los protagonistas de aquel primer filme de Jarmush en auténticos extraños.

Que Rebella se diera un tiro con apenas treinta años da una lástima grande. No verlo en manos de especuladores del audiovisual como la “industria” española, que ha convertido al prometedor cine latinoamericano -desde Argentina a Cuba- de los ochenta y noventa en un patio de atrás alicatado a la española, consuela. Aunque poco. La pérdida de un cineasta de su potencia y genio lo dice todo y, como siempre en estos casos, no aclara nada.

25 watts , Uruguay, 2001, escrita y dirigida por Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll

OBSEQUIOS

Me gustaría saber para quién ha empezado bien el año nuevo, salvo, como siempre, para el tráfico: el de armas, el de drogas y el de influencias. Probablemente quedará gente inocente -¿se puede serlo siendo indiferente?- y personas muy jóvenes que disfruten de la existencia vacilante y encolerizada que nos ocupa, y otras muy sorprendentes que vean en el regreso de las aves, con el solsticio, un nuevo viento fresco bajo el que subrayar su esperanza.¡Vaya usted a saber! El caso es que el año trae obsequios y éste también. Unos ilustran cómo nos recuerdan enviándonos desde el lejano norte deliciosas felicitaciones aromatizadas con bolsitas de té. Otros traen las “Fábulas” de Italo Svevo en una edición hermosa de Gadir; “La evidencia del filme”, un ensayo sobre Abbas Kiarostami de una editorial llamada ingeniosamente “Errata naturae”; o “Berlín, ciudad de humos”, libro dos de la “epopeya histórica” de Jason Lutes editada por Astiberri. A sumar al detalle del regalo la presencia junto a nosotros de los obsequiadores, durante las horas del día. Para nuestro estupor, no solo no se limitan a observarnos en nuestro retirado devenir, que podría entenderse como velada penitencia, sino que encima nos tratan con delicadeza y cariño, sin comedimiento alguno. Hay que joderse como está el mundo.

EL HOLOCAUSTO

Dahlia Wasfi nació en EE.UU. en 1971, hija de una madre judía estadounidense y un padre musulmán iraquí. Obtuvo su título en medicina de la Universidad de Pensilvania en 1997. La Dra. Wasfi se pronuncia a favor de una retirada inmediata, incondicional, de las fuerzas estadounidenses de Iraq y por la necesidad de terminar la ocupación “del Nilo al Éufrates.” Su sitio en la Red es: www.liberatethis.com

El holocausto

El negacionismo del Holocausto es antisemita. Pero no hablo de la Segunda Guerra Mundial, ni de Mahmud Ahmadineyad, o de judíos askenazíes. A lo que me refiero es al holocausto que todos presenciamos hoy mismo y por el que somos responsables en Gaza y el que ha tenido lugar en Palestina durante los últimos 60 años. Por definición, un holocausto es la matanza masiva de un pueblo o una destrucción exhaustiva que involucra una amplia pérdida de vida, especialmente mediante el fuego. No hay una definición más exacta del infierno que las Fuerzas de Ocupación Israelíes armadas y financiadas por EE.UU. desencadenan ahora mismo contra el pueblo de Gaza. Ya que los árabes son semitas, la política de EE.UU. e Israel no podría ser más antisemita.
Si pensáis que exagero, consideremos las palabras de Matan Vilnai, Ministro Adjunto de Defensa [sic] de Israel, en febrero de este año: “Mientras más se intensifica el fuego de Qassam [cohetes] y los cohetes aumentan su alcance, se buscarán una mayor shoah porque utilizaremos todo nuestro poderío para defendernos.” En hebreo, “shoah” se refiere al Holocausto Judío de los años cuarenta. Pero masivos ataques aéreos no son autodefensa si uno es el agresor. Eso vale para toda la estúpida así llamada “Guerra contra el Terror,” en la que ni una sola víctima ha tenido algo que ver con los eventos del 11 de septiembre de 2001. Eso vale para EE.UU. en Iraq y Afganistán; también vale para Israel en Palestina.

Y vale para Alemania en Polonia. En 1940, los alemanes comenzaron a concentrar a judíos polacos en guetos antes de deportarlos a los campos de exterminio. El mayor era el Gueto de Varsovia, donde una insurrección – una insurrección judía – comenzó en 1943. Actualmente, Gaza es esencialmente un inmenso gueto, con una población de cerca de 1,5 millones que viven en unos 360 kilómetros cuadrados. Israel controla las fronteras terrestres, el espacio aéreo y los accesos por mar, el agua, y el flujo de bienes, incluidos alimentos y suministros médicos. Desde junio de 2007, Israel ha impuesto un bloqueo al pueblo de Gaza, matándolo lentamente de hambre, matándolo lentamente al negarle atención sanitaria en medio de intermitentes ataques aéreos. Esos crímenes contra la humanidad violan, evidentemente, las Convenciones de Ginebra – derecho internacional establecido después de la Segunda Guerra Mundial en el espíritu de “nunca más”. A diferencia de Varsovia, Gaza no es el área de preparación para los campos de exterminio; Gaza ES el campo de exterminio.

Los cohetes Qassam disparados desde Gaza como represalias por los ataques aéreos de los F-16 israelíes son el equivalente en los cócteles Molotov utilizados por la resistencia en el Gueto de Varsovia en 1943. Como las armas cortas de los judíos polacos, no son nada en comparación con el armamento sofisticado del ejército invasor. Por eso la cantidad de víctimas es tan elevada entre la gente en Gaza, y tan mínima entre los israelíes. Los medios dominantes la presentan como una “guerra a fondo,” como presentan la ocupación ilegal de Iraq. Pero en ambos casos estamos ante un pueblo hambriento, esencialmente desarmado, atacado con F-15/F-16, misiles crucero, uranio empobrecido, bombas de racimo, tanques y artillería. No se trata de una guerra, es asesinato en masa; es genocidio. Y el apoyo militar, financiero y político estadounidense posibilita este derramamiento de sangre.

Desde Norteamérica a Alemania, de Camboya a Ruanda a Palestina a Iraq, el asesinato masivo es malo. Cuando los estadounidenses buscan a quién culpar, no podemos culpar a las víctimas. Sí, hay muchos protagonistas y muchos gobiernos que hacen la vista gorda ante el genocidio, pero ¿no alardeamos de lo mejores que somos? ¿No debiéramos dejar de ser cómplices en esos crímenes supremos contra la humanidad? Todo lo que tenemos que hacer es cumplir nuestras propias leyes, que incluyen todos los tratados y acuerdos internacionales firmados. Debemos terminar nuestras ocupaciones ilegales de Iraq y Afganistán y dejar de financiar y suministrar armamento para la ocupación ilegal y robo de tierra palestina. En las palabras de Rachel Corrie, una estudiante universitaria estadounidense de 23 años asesinada en Rafah por las Fuerzas Israelíes de Ocupación el 16 de marzo de 2003:

“… Sólo quiero escribir a mi madre y contarle que estoy presenciando este genocidio crónico, insidioso y que estoy verdaderamente asustada y cuestionando mi creencia fundamental en la bondad de la naturaleza humana. Esto tiene que detenerse. Pienso que es una buena idea que todos abandonemos todo y dediquemos nuestras vidas a hacer que esto se detenga. Ya no pienso que sea algo extremista. Realmente quiero todavía bailar con Pat Benatar y tener amigos y divertir a mis compañeros. Pero también quiero que esto se detenga. Lo que siento es incredulidad y horror. Desilusión. Me desilusiona que ésta sea la realidad de base de nuestro mundo y que nosotros, en los hechos, participemos en ella. Esto no es en nada lo que quería cuando llegué a este mundo. Esto no es en nada lo que la gente de aquí quería cuando llegó a este mundo… Así que si sueno demente, o si los militares israelíes rompieran con su tendencia racista de no herir a gente blanca, por favor culpen por el motivo directamente al hecho de que estoy en medio de un genocidio que también estoy apoyando indirectamente, y por el cual mi gobierno es en gran parte responsable.”

Escuchemos su valerosa sabiduría, y terminemos la ocupación ilegal. Si no actuamos, la próxima vez que alguien lance aviones contra edificios estadounidenses, no preguntemos por ignorancia: “¿Por qué nos odian?”