Mes: enero 2009

LA CANDIDATA

Resulta cómico -por no decir que están encantados de haberla conocido- el apoyo de las instituciones a Irene Cardona, la cineasta morala a la que el “conseguidor” Paco Espada eligió como flor para su florero. A Espada no le val mal en medio de la crisis: es dueño de Tragaluz y de Trovideo, ambas acaparadoras de ayudas públicas directas e indirectas a la producción y a la inversión, y a la vez productoras de hasta ¡cinco! programas distintos para el canal público extremeño de TV; es a la vez “inspirador” del Cluster del Audiovisual; presidente in péctore de la patronal del sector -en realidad lo es su socio…en Trovideo, tras haber dejado Espada el cargo-; es también un “guionista” agradecido, y propietario del carné socialista. En el ámbito teatral y de gestión, no se le conoce un solo cliente que no sea una institución pública, en particular la Consejería de Cultura, a cuya cabeza ha sido y es firme candidato. Amén de ello, “negocia” convertir “Un novio para Yasmina” en serie televisiva, lo que puede suponerle un montante considerable para, a la vez, sus dos empresas. Por supuesto, pagado por la Junta. Vamos, el yerno perfecto para el señor Vara. Un auténtico agitador cultural.

La presidencia de la Junta aflojó decenas de miles de euros, bajo cuerda, para que “Un novio para Yasmina” fuera distribuida por Alta Films -a petición de Espada al propio Vara-, tras haber ayudado previamente al proyecto con cerca de cincuenta millones de las antiguas pesetas (cantidad menor del coste final de la obra, como sabe perfectamente su directora, cuyas quejas al respecto ya ha olvidado). Ahora la Diputación de Badajoz afloja asimismo una buena cantidad para ofrecer gratuitamente el filme a una miríada de pueblos. El trato es ejem, semejante, por así decirlo, al resto de la producción audiovisual extremeña, sean cortos o largos. No digamos ya si son críticos con la política de la administración autonómica en algún sentido. Es de rigor decir que en esta última categoría prácticamente no se producen.

El “conseguidor” Espada -que ya obtuvo para un corto de Irene el premio Extremadura a la Creación, susurrando a la directora que abandonase apresuradamente el jurado, del que ella formaba parte, de cara a hacer más “natural” aquel galardón- sabe también perfectamente cómo moverse: convirtió en oro los premios en la sección paralela -competía con otros cinco trabajos- del festival de Málaga (en el certamen malagueño triunfó “3 días”, de F. Gutiérrez) y se alió inteligentemente con otra compañía hermana, Extra Audiovisuales (Maite Ruiz e iñigo Silva, históricos ya del sector extremeño desde su precipitada fuga de Euskadi), capaces ambos de conseguir para Cardona lo que le han conseguido: la candidatura al Goya como directora novel. El matrimonio vasco, especializado en cine de animación, lo es también a la hora de tirar de agenda e influencia de cara a los ciento y pico miembros de la academia cinematográfica española que otorgan con su voto (en realidad, los miembros con derecho a voto son más de mil, pero el absentismo es tal que las candidaturas se votan a estilo compadre) las posibilidades de competir en tan patético ejercicio de autobombo. Al gran número de afines con el que cuenta el matrimonio entre la industria se suma el hecho de que el vicepresidente de la citada academia sea el mismísimo Enrique Urbizu, otro vasco habitual por estos lares, a quien la Junta extremeña y sus satélites de lo cinematográfico tienen literalmente santificado. Y muy bien pagado por sus cursos, apariciones estelares y demás sandeces. Con semejantes cartas, a la que unir el hecho de ser mujer en la España de la paridad y trabajar en el programa de la Guillén Cuervo, lo de Cardona estaba cantado.

No hay que olvidar que Extra ya consiguió en su día, antes y después de Extremadura, dos premios Goya a sendos largometrajes de animación, uno de ellos propiedad en un porcentaje del 10% de quien esto suscribe, que perpetró una co-producción con los, por entonces, recién llegados, cometiendo uno de los mayores errores profesionales que recuerde. De cómo se obtuvo este premio, de cuánto tiempo antes de la ceremonia era un secreto a voces -y del rostro de Maite Ruiz gritando su sorpresa al recogerlo durante la ceremonia- habría mucho que hablar, si bien prefiero callar, por prudencia. En fin, que no descarto siquiera que Cardona obtenga también su premio por via semejante, aunque, paradójicamente, la directora cacereña comente que su candidatura es un logro obtenido “desde los márgenes de la industria“, como su película. No se lo cree ni ella. Al final, va a resultar que no le han regalado nada. Ahora, directora -a dedo- del festival de Cine Posible (cortina de humo de la Junta para mayor enriquecimiento personal de Millán Vázquez de Miguel, de Freak, hijo del homónimo santón) quizás recuerde, por ejemplo, cómo hizo posible quien esto firma que se proyectara su primer y excelente corto, “Varada” -producido con el empeño, literal, de sus padres-, en Cáceres y en una sala en condiciones, justo en la época en que ni dios le hacía el menor caso y ella misma consideraba a Espada como lo que es, y no se recataba en decirlo.

En fin, lo que resulta esclarecedor es que entre los futuribles premiados a la “mejor” dirección “novel” (sic) no figuren en esta anualidad ni el industrioso y auténtico triunfador de Málaga con “Tres días” ni, por ejemplo, Albert Serra, el combativo cineasta catalán autor de dos películas (“Honor de cavalleria” y “El cant dels ocells”) inolvidables. En mi pueblo dicen que quien tiene padrino se bautiza. Pero bueno, de ilusión también se vive.

CLAMANDO AL CIELO

La involución en el cuidado y la protección de la naturaleza que está suponiendo la gestión del gobierno extremeño, en connivencia con su principal “oposición” política, sitúa a este momento preciso, en la larga historia de la comunidad, como uno de los más negros, comparable a la crítica situación vivida durante la madurez y los estertores del franquismo. Al proyecto de refinería se suman centrales térmicas de ciclo combinado, la prórroga a Almaraz, la agonía de la mina a cielo abierto de Aguablanca, las prospecciones en busca de uranio por toda nuestra geografía, la impunidad de la caza de toda clase de especies, los parques eólicos sin comedimiento, Alqueva, la especulativa iniciativa en Valdecañas, las autovías por San Pedro y la sierra de Jerez, el plan para favorecer el AVE y acabar con el ferrocarril convencional, la contaminación de los ríos y la precaria calidad de las aguas para el consumo, las “ciudades mixtas” y los campos de golf, la sistemática hipocresía a la hora de auspiciar la conservación de especies animales y forestales mientras se impide por la vía de los hechos su supervivencia…En la práctica totalidad de las acciones contra el medio ambiente intervienen de una forma u otra los recursos públicos, y no precisamente en favor de la salvaguarda del bien común y la salud de los ciudadanos frente a la contaminación ambiental.

Es preciso frenar la decimonónica industrialización que se pretende como infame (e inútil) bálsamo para la economía post-Bruselas de una Extremadura que va a pasar del abismo al derroche, y de nuevo al abismo, sin el más mínimo cambio en una estructura social y económica propia de su antigua y déspota oligarquía (maquillada para la Constitución) y sus nuevas generaciones criadas a la teta de la Presidencia de la Junta. La indiferencia en que están inmersos los estómagos agradecidos, cuando no se aplican a la cooperación necesaria, se suma a la ignorancia que se siembra desde hace décadas a través del secuestro de la educación y los medios de comunicación social. Así las cosas, finiquito el mitín recordando cuanto talento y sensibilidad hay entre las gentes de esta tierra, en su mayoría, y clamando al cielo, como Los Verdes de Extremadura, al pedir los ciudadanos de la comarca de Mérida que reivindiquen su derecho a vivir en un medio ambiente saludable participando en la concentración-cacerolada de “Térmicas No” en Valverde.

La concentración organizada por la Plataforma Ciudadana Térmicas No será el próximo sábado, 31 de enero, en la plaza del Ayuntamiento de la localidad pacense de Valverde de Mérida a partir de las 17,00 horas, en contra de los proyectos de construcción de las Centrales Térmicas de Ciclo combinado de La Zarza (EGL), Alange (Iberdrola) y Valverde de Mérida (Siemens).
Las Térmicas que las multinacionales energéticas pretenden instalar en la comarca de Mérida, más allá de su enorme contribución en gases de efecto Invernadero, sólo la de Valverde emitiría entre el doble y el triple de lo que emite actualmente todo el sector industrial extremeño, representan una amenaza a la salud pública, al medioambiente y al futuro sostenible de la comarca. Hoy, que empezamos a comprender la relación entre contaminación y enfermedad, no podemos permitir que nadie nos engañe, que los intereses de unos pocos hipotequen el futuro de todos. Catalogadas oficialmente como nocivas, molestas, insalubres y muy contaminantes. ¿Cual es entonces su utilidad social cuando Extremadura exporta el 80% de la energía que produce?
Muy pocos empleos y mucha contaminación es la característica más importante de estas industrias, motivo por el cual todos los grupos políticos de la comunidad de Madrid han rechazado su construcción, mediante resolución de pleno de su Asamblea. ¿Por qué en Madrid ningún político, de ámbito regional o local, con responsabilidad de gobierno o sin ella las quiere, mientras aquí algunos las defienden con insostenibles mentiras?

Las alegaciones contra el proyecto pueden encontrarse en la página de la Federación de Plataformas Ciudadanas Térmicas No en Extremadura

CONTROL

“Como quiera que el control social que ejercen los medios de comunicación, a través de los periodistas, es la mejor garantía de calidad de una democracia, desde la FAPE instamos a la institución que usted dirige a reconsiderar la decisión que terminó con una sana tradición de años, por la que la Monarquía española abría sus puertas a los periodistas que podían informar de cuanto acontecía en las recepciones oficiales de su Majestad el Rey.”

Transcripción literal de un párrafo de la carta escrita -en representación de 14.000 periodistas españoles- por la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Magis Iglesias, a la Casa Real en defensa de la cultura del canapé. La frase “el control social que ejercen los medios es la mejor garantía de calidad de una democracia” es tan bárbara que sólo su correspondencia absoluta con la realidad (aunque logrando lo contrario, por supuesto) rebaja su poso amargo, para convertirse en señal indicativa del calibre de esta mentira que llaman, tan pomposamente, democracia.

POR SI ACASO

En breve, me aproximaré a la orilla del cercano embalse de Brozas en pelota picada, para comprobar la exactitud de la prohibición legible en el cartel adjunto. Ejemplo preclaro de la cultura de la prevención del delito (como el canon digital); el “por si acasismo” de las autoridades -tan extendido él- alcanza una nueva cumbre.

El cartel es cortesía de Pedro Salgado, como siempre desde la perplejidad.

PARÉNTESIS POR RODAJE

Como parte de la agenda de trabajo, estaremos unos días alejados del celestial silencio para sumergirnos en el mundanal ruido, hasta cierto punto. Unos días de viento y lluvia para rodar un anuncio invernal en las tierras de un sur que parece el norte. Esta entrada se la dedico a Jordi, nuestro cicerone y amigo en una comarca que es todo un país.

PRESENTE INDICATIVO

No lo consumo, pero algunas de sus fechorías me las mandan por correo electrónico, para mi disgusto. Como ésta: “Portugal no presenta objeciones al proyecto de Refinería Balboa”. Así, con el verbo en presente del singular en el titular, cuando aún no hay informe oficial del gobierno luso al respecto. El suelto, publicado en el “Hoy”, hace referencia a otro medio (que a su vez no difunde sus fuentes), y es una intoxicación de catálogo, amén de faltar a la verdad desde su titular, anticipándose a un hecho que, de ser cierto, merecería como mínimo conjugar el verbo en futuro. Pero para qué decir la verdad, si nadie escucha.

El autor o firmante de la “noticia” es un señor que ya hace 23 años manifestaba sentirse frustrado por trabajar en ese periodicucho de una provincia “desplazada por la historia y la cultura al confin más próximo con la raya de Portugal”, según su propia pluma, y trataba de dar el salto a una multinacional…como director de arte, pidiendo “ingeniosamente” acceder al trabajo. Sin éxito. Hemos de imaginar, si se trata de la misma persona, qué nivel de frustración habrá alcanzado a fecha de hoy. Su hijo ha colgado en su bitácora una carta suficientemente expresiva en este sentido. Da pena mirar hacia atrás, como da pena ver en qué han acabado algunos. El hijo trabajaba en algo llamado “El idealista.com”. Ojalá tenga más suerte que su padre, que algún día fue periodista mientras asfixiaba su vocación.

P.d El “pulso entre Madrid y Lisboa”, en la Televisión pública portuguesa: http://es.youtube.com/watch?v=vrL4tgReVbk

CREEMOS SIN EMBARGO

Escucho la lluvia
como una columna gris en el silencio de la tarde.

Ruido blanco
como una mampara de protección contra el exceso
de los días.

Cae como si quisiera limpiar algo
las hojas de los árboles o las columnas de refugiados,
la sucia podredumbre de la muerte comprada
pero esto no es así.

Al calor de la piel y ráfagas de ternura
creemos sin embargo
que mientras llueve hay esperanza de salvación.

Ana Baliñas, “Jaque al rey” (1998)