DELANTERO CENTRO

ninasantiago

El mal…el mal está en cada uno, la cuestión es donde está el límite del desgarro, de la enfermedad que lo haga aparecer con la violencia sin medida. En Cabanas, Fene, A Coruña, una mujer murió asesinada, violada, a finales de agosto: su asesino procuró no dejar huella. Ella vivía junto a una pista forestal. Apenas nada se sabe de la víctima y del criminal: investigarlo es complicado, una mujer muerta ha de ser apenas un síntoma, una anécdota. Semanas después, el gran carnaval se cierne alrededor de otro crimen, visiblemente chapucero, imitador de los guiones de Chabrol, ostentoso en su exhibicionismo, un reluciente ejercicio de impunidad. Una jovencita víctima es incomprensible, aberrante, descomunal. También aparece en una pista forestal. El exhibicionismo se contagia a los reporteros. La maldad elige a su presa más fácil, un cóctel explosivo de burguesía, arribismo, prestigio y salud mental. Todos especulan, divagan, averiguan, hunden sus miserias en las carnes recién despeñadas. La muerte es espectáculo, es motor de economía, de confesionarios: todo el mundo se aterra, hasta los chinos que asesinan recién nacidas chinas por decreto. Criminales en potencia somos todos. Como en el caso del delantero centro bien pagado, deprimido y solitario, solo nos falta concretar.
Y si concreta, entonces, será un buen killer. No es de extrañar. Y no debería haber nada que objetar. ¿Acaso no es el oficio mejor pagado por el capital?

Anuncios

4 comments

  1. me ha chocao tu inicio, si se cree que el mal está, así, que está ya, in initio, en cada uno…, amigo José, si eso es asi todo está permitido y to eso de la libertad, igualdad y amor o solidaridad es un cuento que se basa en nada, o en ese “pacto social” que no existe…, y esto es lo que desean los que están babeando, en esta época, que eso se despierte: la irracionalidad como base del fascismo y una ontología sin base, y que todo es mal y el mal surge de nos…

    espero sea ironía, pura ironía…

    hice al respecto esta reflexión…

    http://poetaenllerena.blogspot.com.es/2010/10/nada-es-malo.html

  2. vuelvo a leerte, pos no doy crédito a lo que menudeo: “Criminales en potencia somos todos. Como en el caso del delantero centro bien pagado, deprimido y solitario, solo nos falta concretar”, eso espero sea ironía, aunque por el contexto no se lo parece…, en fin, el principio teórico de los derechos humanos se va a tomar por culo: ese de toda persona es inocente mientras no se demuestre lo contrario…, y ni en “potencia” es criminal…, porque ya -al hablar en “potencia”- estás dando por sentado que somos en esencia mal; pero si hablas de potencias y esencias supone que tienes elaborada una ontología pertinente sobre el ser humano, que es lo que falla, creo entender, no hay ontología o filosofía de las “potencias” posibles del ser humano en estos calamitosos tiempos, NO porque el ser humano sea malo, o potencialmente criminal, NO, sino porque las circunstancias, el Poder, el Capital, la Costumbre, la Familia, la Propiedad Privada de medios de Producción lo hacen así, que esos sí son ontológicamente malos, perversos, criminales…, a ese Mal Ontológico le interesa a la “predicación” fascista de hacer creer y hacer ver, que tos semos iguales, tos semos delincuentes y namás que tenemos que tener la ocasión de mostrarlo o de demostrar que tos semos asinmmmm…, eso es lo que interesa a Aurora Dorada, al fascio en su sentido técnico, no lo uso de otra forma y como palabrita facilita de nenito progre…, así, que, amigo José, en estos tiempos revolvidos hay que afianzar mucho las bases de la libertad, y seguir afirmando que el ser humano, todo ser humano, es esencialmente bueno, solidario, sagrado, y que el Mal es ese NO SER que lo domina, lo asilvestra, lo machaca y en esa vorágine puede que todos se hagan malos; pero NO son, ni criminales potenciales, un abrazo grande

    1. Necesariamente asumo el contexto, la vorágine donde se nutre al mal, ajena al nacido. Convivo con seres humanos esencialmente buenos, solidarios, sagrados. Son la razón de mi existencia, de mis creencias, de mis principios. Y cada uno de ellos se revuelve ante el mal. Aún así, me reitero: el ser humano sin el contexto, y sin su cuerpo frágil, es inconcebible.

      1. ¡claro que hablamos de seres humanos en la realidad (o llámale contexto)!, y ahí es donde son esencialmente inocentes, no ya buenos; puede ser el contexto, o el pretexto, si consideramos al ser humano como un texto, lo que lo haga malo; eso sí
        cordial agradecimiento y saludos, y de Gurruñau y Guillo, mis dos gatos; porque Gruá se fue con una amiga
        agustín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s