CONMOVEDOR

A veces, uno se siente plenamente satisfecho de haber elegido su oficio. A pesar de, como en cualquier otro, los muchos desengaños, óbices, cortapisas y valladares. Porque también hay momentos para la recompensa, y ya tenemos edad para recibirlas con serenidad, sin haber perdido la ilusión ni el entusiasmo. Ayer noche y hoy día, después de la emisión del capítulo ‘La tragedia del Salto de Torrejón’, hemos comprobado el cariño con que, muchas veces, se recibe nuestro trabajo. Más, si cabe, del que empeñamos en él. Ha sido conmovedor leer y escuchar los comentarios acerca de un documental sobre ese olvido tan lleno de memoria que, personalmente, quería hacer desde hace mucho tiempo y con, precisamente, el tono que finalmente ha tenido. Personalmente, lo vi como si lo hubieran hecho otros, y me sorprendió la sensación de descubrimiento de su textura subterránea. Había mucho amor, mucha pasión, en las personas que participaron. Y si eso no me conmueve, nada puede hacerlo. Afortunadamente, hay gente con mucho amor y mucha pasión que regalar. De ahí que en días como hoy sea consciente de mi privilegio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s