EL MALÉVOLO TITULAR

Frente al titular a 4 columnas de la franquicia extremeña del Grupo Zeta, cabe primero la sorpresa: no se ha elegido la redacción canónica (“No a la refinería”, por ejemplo) sino la alusión, claramente más grandilocuente, a la forma más coloquial de nombrar a la Plataforma Ciudadana Refinería No. No es cuestión baladí: mientras que un vistazo ligero al gran titular puede dar a entender que el periódico asume, de forma excepcional y oportunista, desde su explícita elección, las tesis de la oposición al proyecto, la lectura de los antetítulos y subtítulos revela su malévola concepción: si el primero reza “Declaración ambiental negativa tras seis años de espera” (condicionando al lector hacia la frustración por la tardanza), el segundo ‘aclara’ “Medio Ambiente tumba el mayor proyecto industrial de Extremadura”, coinciendo en la elección del verbo (“tumbar”) con el periódico de la competencia, y primando las presuntas características del elemento industrial (del promotor) por encima de los argumentos técnicos y ambientales (del Ministerio al que alude). Los tres restantes subtítulos son reveladores de una intención más cercana a los planteamientos abiertamente vinculados a la afirmación del proyecto que el (patético) medio ha llevado como bandera durante todo este tiempo: “El Gobierno dictamina que el oleoducto puede dañar el Parque de Doñana y hay riesgos de vertidos”, sintetizando los daños, evitando los relativos al territorio propiamente extremeño (abundando en la idea de la ‘novena provincia’) y complicando en la decisión al Gobierno, esto es, vinculándola a la política; “El promotor guarda silencio pero dijo hace un mes que iniciaría una batalla judicial”, es un texto contradictorio desde su misma redacción y del que se puede presumir un interés en rescatar una postura advertida por quien así no se pronuncia en la fecha precisa, es decir, tejiendo una especulación. Finalmente “La Junta se da quince días para decidir si alega, mientra (sic) el PSOE ve discriminatorio el veto”, representa un alarde de falsedades: el plazo de alegaciones es el ajustado a Derecho y no lo plantea la administración extremeña, sino la legislación vigente, y el partido en la oposición puede opinar lo que le plazca, pero la resolución no es, en ningún caso, un veto, y si así lo considera, hay que entrecomillar la palabra antes de su publicación. Naturalmente, no hay que empeñarse en subrayar una vez más con sarcasmos el hecho de que un medio se convierta en altavoz de una opinión sin expresar tipográficamente esta circunstancia: hay quienes no respetan su profesión y dan suficientes motivos a diario para que cualquiera pueda concluir en ello.

En fin, una prueba más, evidente, de la falta de rigor y el editorialismo encubierto de presuntos profesionales de la comunicación. La conclusión, desde su gran titular, es la de enfilar a los ciudadanos activos en contra del proyecto, y proceder a retratar su filiación y nombre como culpables. Sobre ellos se coloca la irónica (ejem) diana del periodista. Una nueva ocasión desaprovechada, bien mirado, para entregar las lanzas y rendirse a la evidencia histórica de un brutal paso en falso de la clase dirigente extremeña, corregido por una movilización social que, en cualquier otro contexto (más poblado, dirían algunos) y en cualquier otra época (más sana, digo yo) hubiera sido saludada como se merece: con la recuperación de una exposición pública de la que nunca ha dispuesto en igualdad de condiciones, a causa de malóvolos pesebristas como el perpetrador de estos titulares.

Anuncios

2 comments

  1. Los creadores de opinión hacen su trabajo. El cuarto poder criminaliza a ciudadanos indefensos y victimiza a quienes han querido dar un pelotazo. Lo malo es que el populo aborregado se cree lo que le cuentan (porque lo de leer es otra cuestión). Así nos va. Un saludo a todos.

  2. “Ahora que la DIA es negativa quería aprovechar para pedir disculpas al pueblo extremeño. Mi partido político y yo estábamos convencidos de que lo mejor para que nuestra tierra creciese era poner en marcha una industria de estas características. Pero la DIA es tajante: medioambientalmente es inviable. Por lo tanto, retiramos nuestra intención y pedimos disculpas a todas las personas que han sufrido nuestra ira por defender este proyecto”.

    Más o menos sería una respuesta inteligente. Sería lo esperado. Habrían tenido una buena ocasión para pedir perdón. Pero la realidad es otra:

    “Alguien nos tendrá que explicar por qué la fauna marina de Huelva se puede ver afectada por una refinería en Extremadura, y en cambio no se ve afectada por dos refinerías. Extremadura no puede vivir sólo de la naturaleza porque necesita industria, como tienen los demás. Yo quiero saber qué razón hay para que las industrias que pueden tener los demás nosotros no las podamos tener, porque hasta ahora nadie me lo ha explicado”.
    (http://www.hoy.es/20120329/local/vara-refineria-201203292045.html)

    Me parece terrorífico. Se sienten censurados….se sienten cesurados…..se sienten víctimas. Es grotesco: tienen a la prensa comprada, ellos son los censores,….A pesar de todo esta mala gente no va a empañar la alegría inmensa que tengo ahora mismo: hemos ganado. Sí, hemos ganado. Esta es la realidad. Hemos ganado. Lo hemos conseguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s