LA PESADILLA

Hoy ha habido huelga general en Portugal y, además, se ha conocido la renuncia definitiva de ese Estado al tren de alta velocidad, una espléndida noticia para ese país y para las comunicaciones y el sentido común. Ahora bien, Mourinho sigue en España y estoy entrando en el peliagudo territorio de la contradicción, aterrorizado porque ya no sé si prefiero que el Madrid gane o pierda y eso, como dijo aquel, afecta de lleno al sentimiento, convirtiendo en incontrolables mis reacciones. Cada vez que el tal Paramés abre la boca, mi retrato de Noam Chomsky derrama sangre. Cada vez que Aznar aparece en el plano general del palco, la foto con la alineación 70-71 inicia su habitual trámite de combustión espontánea. Cada vez que Pepe sale a defender fuera del área, rememoro aquella laparoscopia sufrida en el 96. Cada vez que Higuaín se queda en el banquillo, más cerca le veo de azulgrana. Las lecciones del tunante Guardiola (a quien no se le habría consentido en Madrid su ingenioso derrotismo, un ardid excepcional digno de un guión de Frederic Raphael) superan cualquier expectativa. Acierta hasta dormido. El maniqueismo jamás ha sido tan bien abonado como durante estos años de florentinismo, gracias a la absoluta incapacidad del club blanco en contarrestar el discurso del entrenador catalán. El estado general de nervios del madridismo procede de la misma desconfianza, sembrada en el subsconciente colectivo, que tiene nuestra sociedad en volver a ser lo que se era antes de esta crisis. Es decir, procede del sentimiento de culpa. Con personajes de la mediocridad, la extrema estupidez y el culto a la demagogia que pregona Mourinho -a imagen y semejanza de un caudillo- está siempre encendida la señal que alerta de la cercanía del abismo, aunque se le apoye, se le vitoree o se le perdone. Anoche, tras el partido, soñé que el luso se convertía en presidente del club y fichaba a ¡Ibarra! para entrenar al equipo, aclarando que no encontraba otro español más a su imagen y semejanza. Otra pesadilla así y me hago del Atleti, que me dijeron en Castuera que celebran los triunfos alrededor del caza F5 que preside una rotonda del pueblo. De perdidos, al río.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s