LA IMAGINACIÓN SIN PODER

Hubo un tiempo, no muy lejano, en que mirar por encima del hombro era muestra no (solo) de mala educación y de soberbia, sino de extremeño seguro de sí mismo. De casado con el poder. En él estaba la imaginación. Y prueba de ello es lo bien que les iba.

 E-Cultura, la ‘empresa’ señera del ibarrismo y el pallerismo más impunes, desaparece también, inmersa en deudas (?) y conflictos con sus trabajadores. Ya lo advertí en su día (y me llovieron piedras): el ejercicio del despilfarro de los recursos públicos, el dirigismo institucionalizado en las adjudicaciones de los concursos públicos, el monocultivo del clientelismo, las subcontratatas precarizadas a profesionales que hacían el trabajo sucio, los precios inflados fuera de mercado, el decorativismo en los contenidos, el desprecio por la competencia (por los competentes, mejor dicho) y la frivolidad en la gestión solo conducen, tarde o temprano, al desastre que se anuncia. Ese ha sido el modelo de empresa (satélite de la Administración) que ha vendido E- Cultura, sobre principios tan abstractos como la ‘imaginación’, los ‘emprendedores’, y la ‘comunicación’. Básicamente, la labor de ésta y tantas otras empresas del gremio ha sido absorber recursos a base de información privilegiada, emitiendo a cambio nubes. Cuando se acabaron la información de palacio y el recurso fácil del dinero público, se acabaron también la imaginación y el talento. Polvo al polvo. Como fue crear una red de centros de interpretación, museos o gaitas similares que no han servido absolutamente para nada en tantos casos y están hoy cerrados o infrautilizados por falta de medios. Otro ejemplo más de cómo se ‘activó’ la economía hasta llegar a esta crisis…Pero, ¿y aquellas decenas de millones que se pagaron por humo? ¿Y lo facturado en este tiempo? ¿Quién responde por ellos? ¿Dónde están los ‘imprescindibles’ a los que aludía la anterior vicepresidenta de la Junta, cuando tramó su despliegue de empresas afines al poder sentando sus bases sobre sus cómplices? ¿Eran estos los imprescindibles? ¿O lo eran ellos mismos, que tan bien extendieron su máxima: toma el dinero y corre…? Ahí siguen todos, esperando el regreso,con toda aquella grasa para pasar este largo invierno.

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s