CONTRA EL VENENO

Que los medios de comunicación hace ya tiempo que dejaron de servir de cortapisa a los poderes es un hecho objetivo. Nadie con un mínimo de criterio confía en ellos. De ahí a permitir o tolerar intelectualmente que los dos periódicos de mayor tirada de Extremadura continúen vertiendo veneno sin hacer siquiera un mínimo gesto (la tosca y vil campaña emprendida contra la coordinadora de Ecologistas en Acción no merece ya ni su reproducción) dista un abismo. Hace tiempo que es una cuestión personal. Así, dejar de consumirlos es el mínimo exigible, o abstenerse de acudir a los bares o establecimientos que dispongan de ellos cara al público, advirtiendo a los dueños del motivo. Escribiré a instituciones y administraciones públicas para que suspendan sus suscripciones, exigiendo conocer el alcance económico del dinero público invertido en ello. Al menos me exigiré esos gestos y animo a compartirlos. Lo lastimoso, en cualquier caso, es que con tanta gente sin empleo, lo tengan precisamente los responsables de estos ataques orquestados contra los derechos esenciales de las personas. Más aún cuando el resto de su trabajo es cuidar bien del silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s