DESASTRE

Despierto esta mañana desasosegado por un ministro actual que cuenta una anécdota sobre la próstata de Franco. Me trae a la memoria a Vázquez Montalbán y a otros escépticos, afortunadamente (para ellos) ya difuntos. Cada mañana, cada tarde, cada noche puede uno encontrar noticias funestas, desastres continuados. Recuerdo que en apenas dos años se cumplen cien de la gran guerra. Escucho a otro ministro decir que ‘la economía es lo más importante’, y no lo es, nunca lo ha sido para ninguna sociedad, salvo para las que han acabado o acabarán, como ésta, en desastre. Ya apenas escucho: es aburrido el mensaje diario. El capitalismo ha abierto las compuertas de su laboratorio y se han desperdigado sus virus criminales sin cortapisa alguna. Me gustaría oír hablar de la cercanía del desastre, y todo lo que me viene al oído es siempre lo mismo: cómo evitar, con las recetas, de siempre el hecho mismo inevitable. El desastre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s