LO QUE NOS QUEDA POR VIVIR

El atropello de Theo Angelopoulos por una motocicleta de la policía es uno de los más tristes símbolos de lo que vivimos y de los que nos queda por vivir. Como sucediera con Gaudí, el genio (en este caso, el de un cineasta absoluto, sin parangón en su estilo y clima), la calma, cae víctima de la furia homicida de los tiempos. Como él proclamó, una vida es la eternidad y un día. Quede para él la eternidad y para nosotros, al menos para mí, un día insoportable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s