INOCENTES


Que los ciudadanos, los seres humanos, estamos indefensos ante las contradicciones y abusos de sistemas como el que nos gobierna, se hace explícito a diario: en cuanto uno roza mínimamente el marco de la autoridad, ésta te arrolla sin freno. Que once familias hayan sufrido durante más de seis años el drama personal y social que significa enfrentarse al banquillo, al ser acusados de una supuesta agresión que en el juicio solo sostiene un único testigo (por lo demás persona cercana a la presunta víctima) de entre una docena propuesta por la fiscalía, y resulta ser además un testimonio contra uno solo de entre los acusados, habla a las claras de la sed de paz, de enmienda, y de justicia de unas personas, los acusadores, que han ostentado cargos públicos durante décadas en Extremadura en total impunidad y con un espíritu inquisitorial impropio de su responsabilidad. Características principales, lamentablemente, de la actuación política en este país, repleta de personas con graves desequilibrios, ya en las alturas de la jefatura del gobierno estatal, y de ahí hacia abajo. Ya lo dijimos en su día: donde hay poca justicia, es un peligro tener razón. Y este disparate jurídico, este nuevo aviso para navegantes, dispendio de recursos públicos y represalia evidente, es un ejemplo de la rabia social a la que se nos reduce.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s