EL CABALLO DEL MALO


Crónica apresurada del tercer clásico: básicamente, se ha impuesto la coherencia. Ha ganado el sensato. De hecho ya ganó en la rueda de prensa, en una de las mejores interpretaciones desde “Husbands” de Cassavettes. Ahora bien, la impunidad y la grosería triunfan siempre en el mundo real. Conclusión: el fútbol no tiene nada que ver con la realidad. Lo más absurdo -lo más cercano a la realidad- es que siempre se le abre una puerta en el callejón sin salida al malvado de turno. A pesar de ello, el caballo del malo, aún siendo el mejor y el más caro, ya sabemos como suele correr. Despacio y a la defensiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s