FABULOSO

Así, sí. El pregón de huida se transformó en cuerpo y alma instalados en la excepción. Un rival enorme para cada uno, mitad miedo, mitad admiración. Da gusto ver trabajar tan bien a unas personas durante un par de horas largas. Es lo que llevan buscando tantos abuelos, tanto tiempo mirando las obras: la buena disposición de obreros y arquitectos, se vayan a casa mejor o peor pagados. Encontrarse con semejante espectáculo, tan raro, no tiene precio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s