EL MAL, BECADO

La resolución de la convocatoria de becas a la creación literaria de esta anualidad trae entre los beneficiados un nombre que me suena: el mío mismo, a causa de “El mal del arriero”, la novela que escribo y que Rafael Mellado ilustra generosamente. Dice una reseña que “en “El extranjero”, de Albert Camus, un sujeto tomó su pistola y disparó, sin motivo alguno, contra un anciano, quien cayó fulminado por el impacto, a la vista de su joven protagonista. El tiempo fue obnubilando sus recuerdos, mezclándolos con otros menos dolorosos, incluso felices. Convertido en un hombre solo, heredero de una pequeña fortuna que le permite vivir sin trabajar, lo persigue una obsesión: cometer un crimen estético, gratuito, perfecto. Su perfección radica en su gratuidad. Pero el destino le tiene reservadas algunas sorpresas, porque “en el mundo no hay nada desinteresado, nada gratuito”. ¿E impune? “El mal del arriero” trata de un hombre reputado, estable social y económicamente, que no sale de su asombro ante la impunidad con que se obra a su alrededor. De tal manera que, empujado por un azar, decide convertirse en un criminal para poner a prueba lo que, a su entender, de azaroso o argumentado tendría la represión, o no, de los abusos. Nada original, desde luego, pero la pretensión es poder acabarla y conseguir su publicación. Mientras tanto, disfruto. Y ahora, encima, cobraré dos mil euros por ello y para ello, lo que aumenta la delicia de la escritura y contribuirá a hacerme más llevadera la indigestión.

elmaldelarriero.blogspot.com/

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s