ASCO

El director del invento Canal Extremadura TV comparece en la Asamblea y declara que la emisión de “Dígamelo”, un “teleconcurso” retirado de la parrilla (un “programa” producido y distribuido por el Grupo Endemol, esto es la compañía de Silvio Berlusconi), ha tenido un “coste cero” para la televisión autonómica, que “no es telebasura, ni se ha incurrido en fraude” y que se trata de “un programa entretenido” (sic). Y añade, como “argumento” adicional que “se ha emitido sin problema en otras autonómicas como Telemadrid, ETB o 7 Región de Murcia”. Finalmente aduce el mismo señor que niega el pan y la sal a todos y cada uno de los trabajos de Libre Producciones que con la emisión de tal cosa “hemos ganado una hora de programación”.
Ignacio Sánchez Amor, a la sazón portavoz del PSOE en la Comisión de la Asamblea, subraya que “la productora” decidió finalmente retirarlo “porque no era rentable”. Esto es, en realidad, Endemol pagaba a Canal Extremadura TV para emitir esa fraudulenta cápsula de basura catódica en la que se abusa de inocentes, ludópatas, insomnes y, como diría Álvaro Valverde, “ganao” en general. Ha sido decisión de la corporación italoholandesa la supresión del programa. Sencillamente, lo veía tan poco gente y caía tan poco primo que no les compensaba la inversión. Que la dirección de Canal Extremadura de un paso atrás tras un error no es tan fácil de conseguir.

A estas alturas, argumentos como “hemos ganado una hora de programación” teniendo en cuenta que el citado canal público podría y puede emitir gratuitamente 144 programas de “El lince con botas” hasta el fin del 2009, y no lo hace por la bajeza personal y profesional de sus responsables, me provoca simple y llanamente asco. La falta de respeto que ello significa -dar prioridad y minutos a “programas” como “Dígamelo”, que contribuyen a engrosar las arcas de Berlusconi y otros de su cuadra- tanto para los autores como para los miles de extremeños que colaboraron en la serie clama al cielo. Su táctica contra nosotros es la humillación, y su única defensa, la dilación. El atrevimiento de estos hombres al proponer tonterías ante cualquier auditorio y mentir con el refrendo a ultranza de sus protectores es un ejemplo del carácter de la época. Simplemente asquerosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s