DIOS GARCIA EN SANTA CLARA


El video muestra a un coherente Robe Iniesta (el Poeta de Plasencia) y la banda de aquel Extremoduro (1990) en el programa “Plastic”, haciendo un playback de la futura “Jesucristo García” a la altura de aquella promo clásica de “It’s Only Rock ‘N’ Roll (But I Like It)” de los Stones. ¿Cuánto más necesitaba para ser dios, aquel Evaristo que protagoniza la canción y cuyo pariente cercano, Benito, duerme hoy al raso tras aparcar de día los coches de la Plaza de Santa Clara?. ¿Cuánto más necesita convencer?.
A pocos metros de la plaza, un gran cartel asociado a una parada de autobus muestra una fotocomposición de una vía ferroviaria cuyos raíles y traviesas son hojas de cannabis: “Drogas: hay trenes que es mejor no coger (sic)”, reza el anuncio. En la parte de atrás, el rostro gélido de una adolescente anuncia uno de los carísimos trenes eléctricos de nuestra particular viña del señor, con un seco eslogan tatuado en la frente: “Puedo imaginar Extremadura dentro de 30 años”.
Los trenes hipócritas de aquellos que idean, pagan, protegen y difunden estos mensajes es mejor, desde luego, ni siquiera imaginarlos. Como llegan a juntarse los carteles en la confluencia de un instituto de secundaria y un colegio de bachilleres es, sin duda, digno de estudio: ejemplo de imaginación. No digamos ya sus misiones e iconos. ¿Cuánto más necesitan convencer, si todo el mundo a esa edad hace caso a la palabra de dios, aunque algunos de sus profetas mueran de frío?. ¿Y qué queda para imaginar si basta llegarse hasta Alcobendas para ver la Extremadura crucificada de dentro de 30 años?…

Concreté la fecha de mi muerte con Satán.
Le engañé
y ahora no hay quien me pare los pies.
Razonar
es siempre tan difícil para mí.
Qué más da
si al final me sale todo siempre bien del revés.
Nací un buen día, mi madre no era virgen
no vino el rey, tampoco me importó
hago milagros, convierto el agua en vino
me resucito si me hago un canutito.
Soy Evaristo, el rey de la baraja
vivo entre rejas, antes era chapista
los mercaderes ocuparon mi templo
y me aplicaron ley antiterrorista.
¿Cuánto más necesito para ser dios?
¿Cuánto más necesito convencer?
Y perdí
la cuenta de las veces que te amé.
Desquicié
tu vida por ponerla junto a mí.
Vomité
mi alma en cada verso que te di ¿qué te di?
Olvidé
me quedan tantas cosas que decir ¿Qué decir?
Por conocer a cuantos se margina
un día me vi metido en la heroína
y aún hubo más, menuda pesadilla
crucificado a base de pastillas.
¿Cuánto más necesito para ser dios?

“Jesucristo García”. Extremoduro, del albúm “Rock transgresivo”, 1989 (editado en 1994)
Letra, Robe Iniesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s