LA VIÑA DEL SEÑOR


Elegimos “La viña del señor” como título de nuestro nuevo trabajo documental, un sarcasmo acerca de los “complejos lazos de dependencia en la vida pública basados en las relaciones de reciprocidad en el favor y amistad entre patrocinadores y clientelas” o caciquismo, una corriente subterránea inmortal en nuestra tierra. Como el azar se empeña en acompañarnos burlesco, coincide nuestra metáfora con la alegórica despedida del dirigente de la Extremadura de las dos largas últimas décadas largas: “Me voy porque la viña queda bien guardada”.
Atada y bien atada quedan viña y cortijo, bajo la atenta mirada de la “fuente”, que dirían las “Embrujadas”. Pero a buen seguro que sus innumerables mayorales empezarán a cuestionarse quienes han de llevar encima el manojo de llaves ante la primera contrariedad . A fe mía que no faltará entretenimiento en nuestra pequeña Disneylandia. Y para muestra, basta un botón: “Necesito un sueldo”, dice el que se marcha. Público, por supuesto. No vaya a decirse que ha resuelto su futuro gobernando. Si ni siquiera él ha podido ahorrar para siete años de asueto -e ingresos irregulares- hasta su jubilación, como podrán otros soportar la erosión, la palabra que mejor define su gestión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s